Porqué el periodismo independiente me hizo rica

Mercedes Bluske Moscoso

Mercedes Bluske Moscoso

¿Periodismo independiente?, es la pregunta que con más frecuencia nos hacen. Es como si se tratara de un espécimen en peligro de extinción al cual nos animamos a rescatar. Desafiamos la lógica del mercado. Cambiamos las reglas de la supervivencia del papel prensa basada en el papel monda; en la moneda pública. Nos volvimos independientes y, así,  me volví rica.

Aunque somos dos quienes capeamos la marea en la balsa del periodismo independiente, estas palabras son mías, reflejan mi sentir. De ahí que, si bien somos dos los que encabezamos esta cruzada, sólo puedo asegurar que soy yo quien se volvió rica.

Aunque muchos amigos y colegas me habían advertido que con el periodismo me iba a “morir de hambre”, paradójicamente descubrí que el periodismo independiente me había vuelto rica de la noche a la mañana. ¿Quién dijo que la riqueza viene impresa solo en billetes? De la noche a la mañana descubrí que la riqueza también viene impresa en papel periódico, en los rostros de quienes te ponen el hombro todos los días y en la libertad de un párrafo escrito sin condicionamientos.

Recordé a un antiguo profesor de filosofía de mis épocas de universidad, quien tras proyectar una imagen del mapamundi en el que Sud América estaba en el norte y Estados Unidos y Canadá en el sur, nos preguntó: “¿Qué es esto?”

-“Un mapa al revés”, dijo un compañero impulsivo. Uno de los pocos que se animaba a abrir la boca ante la mirada intimidante de aquel profesor. Quizá uno de los mejores profesores que tuve.

– “¿Según quién?”, contestó el filósofo antes de dar inicio a un largo debate sobre las reglas establecidas, quienes las normaron y a quienes convenía.

Lo mismo me pregunto yo, según quién la riqueza se mide  sólo en monedas. Me negué a aceptar al capitalismo como padre del periodismo y me volví rica.

El periodismo independiente me regaló la libertad de hacer escuchar mi voz, la capacidad de expresarme sin direccionamientos,  independencia para escuchar las voces a favor y en contra y me alejó de la parcialización. Me volvió rica en experiencias, en conocimientos, en vocabulario. Me volví rica cuando pude olfatear la putrefacta propaganda y la cambié por 50 centavos de honesta publicidad.

Me volví rica cuando asumí que no me importaban los números en el papel moneda, sino las letras en el papel periódico.

Cuando el invierno decidió prestarse un cuerpo

Maria Lourdes Rojas Gutierrez

María Lourdes Rojas Gutierrez

A mí me gustaba el invierno, me encantaba llenarme de capas de ropa, en las cuales encontraba comodidad, hasta que entendí que era sólo un reflejo de mi interior, que de igual manera le gustaba abrigarse el alma con capas y capas de armadura sólida. Y el invierno era tan apropiado… pues mantenía congelada una parte de mí que no quería sentir.

Ya para ese entonces era tarde, lo había conocido, me había dejado palabras y se había robado tres primaveras.

Cuando el invierno decidió prestarse un cuerpo, esa historia podría resumirse en lo que aprendí, que posiblemente sea algo obvio, pero uno no aprende hasta que sangran tres veces las heridas y lo vives en tu propia piel. En esta historia hay dos tipos de personas.

Las primeras se alejan o se van justo al anochecer. Sin hacer mucho ruido, antes de que puedan desaparecer, te dejan el alma herida como sello del ego que los caracteriza; una marca propia de ellos es también dejar en el pecho un nudo y  un vacío que carcome. Esas personas no sienten. Solo, te ven durmiendo en la cama vacía y fría en posición fetal, deseando volver al útero donde te sentías protegida y nadie te hacía daño.

Esas te dejan sin fuerzas para volver a construir barreras que derribaste para que entren a cobijarse, te sientes desprotegida porque ya no hay capas que ayuden a filtrar el dolor, ya nada de armaduras de hielo ni de acero.

Pero también está el otro tipo de personas.

Esas llegan cuando ya nadie quiere sentir, cuando nadie quiere compañía real y todo es hipocresía, cuando tienes el café enfriándose pero igual te preguntan si pueden sentarse a tu lado, justo ahí te das cuenta, mirando sus ojos libres de cobardía,que es de esas personas que te hacen sentir. Ya no deseas ser feliz, eres feliz.

De pronto, no importa si el frío se burla de tus huesos o el sol te abraza. Él te dice que beses, que ames, que llores, que rías, que el invierno a veces dura sólo 90 días; pero no sabes cuándo se te va  a acabar la vida.

Sólo he podido aprender HOY

Maria Lourdes Rojas Gutierrez

María Lourdes Rojas Gutierrez

Hace poco me han decepcionado y hasta el día de hoy no ha sonado el celular con la notificación de una disculpa. Y, una vez más, he esperado a quien no me busca.

Todo el tiempo que pasé pensando que la persona con quien estaba era lo que veía, no hice nada de lo que debía. Dejé en un rincón las cosas que me sostenían por sostener su mano. Sin tener la mínima sospecha que para él sería fácil soltarla al aburrirse de mi sonrisa.

Hoy me han decepcionado.

Pero hoy he hecho reír y me han hecho reír. Me he reencontrado con personas que me han aportado cariño y comprensión, he visto a mi sobrina crecer y la escuché balbucear de alegría, he visto una hermana pequeña hecha madre, un hermano que captura lo mejor de las personas en una imagen, otra hermana que ha sacado de su diccionario la palabra rendirse y se ha adherido el significado entero de fortaleza.

Hoy también he recordado las charlas en el auto de mi padre, la mayoría de las veces al despedirse suele decir: “aprende mucho hoy hija”. Y yo, HOY, sólo he podido aprender que la vida es esto, y con esto me quedo.

Ya no elijo su nombre ni el nombre de aquellos que me han decepcionado. Porque sí. Puedes elegir. Puedes elegir con qué y con quién te quedas. Y yo siempre me quedo conmigo y con todos los que como luces en el camino, me han ayudado a reencontrarme en incontables ocasiones, me han iluminado el alma y por eso sé que la luz sí se contagia.

Los Brennan, un amor de 37 años

Los Brennan, un amor de 37 años

Carismáticos y sonrientes. Compañeros y joviales. Así se mostraron Peter Brennan y su esposa, Lizanne Brennan, durante la entrevista con Verdad con Tinta.

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta/Julio 12/2017)

Lejos de los negocios bilaterales y de los protocolos que envuelven al encargado de necocios de Estados Unidos en Bolivia, la pareja se mostró abierta a hablar de su historia de amor y de su vida matrimonial.

“Ella me perseguía”, responde Brennar entre risas, ante la interrogante de cómo se conocieron. La carcajada se contagia a todos los presentes en la entrevista. “Eso es lo que tu dices”, agrega Lizanne, compartiendo una mirada cómplice con su esposo.

Aunque cada quién tiene su versión de cómo empezó su relación, lo cierto es que se conocieron cuando eran jóvenes universitarios en la ciudad de Washington.

“Estábamos en la universidad de George Town y teníamos varios amigos en común”, dice el encargado de negocios, alejándose por unos segundos de su papel de autoridad y acercándose más a aquellos recuerdos de juventud y noviazgo.

Pese a tener amigos en común, ambos aseguran que nunca habían salido juntos. Sin embargo, todo cambió el último año de universidad, cuando ambos volvieron de realizar un año de estudios en el extranjero, ella en Francia y él en Inglaterra.

“Al volver a George Town nuestros amigos comunes nos presentaron nuevamente… y después ella me persiguió”, agrega Brennan, despertando nuevas risas.

Los Brennan compartieron sus momentos más felices y recordaron los más tristes.

Llevan 37 años de casados y tienen tres hijos, los cuales crecieron viendo el trabajao diplomático de su padre, disfrutando de las cosas buenas y fortaleciendo con las cosas menos buenas. Sin embargo, para ellos siempre fue importante que la familia estuviese unida.

Aunque aseguran que la carrera diplómática tiene muchas cosas buenas, uno de sus momentos más difiíciles lo pasaron en Venezuela, hace varios años.

“Cuando estuvimos en Venezuela, y nuestros hijos eran chiquitos, tuvimos dos atracos armados en la casa”, cuenta el diplomático, quien describe aquel momento como uno de los más difíciles y complicados de su vida.

Pese al susto, ambos coinciden en que los amigos que hacen en cada uno de sus destinos son quienes los ayudan a sobrepasar los momentos difíciles, y aquel incidente en Venezuela no fue la excepción.

Sin duda alguna, la lista de buenas experiencias sobrepasa con creces la de los malos. Estar en Tarija para el 4 de julio, día de la independencia de Estados Unidos y día de la fundación de Tarija, para ellos, es uno de aquellos momentos que les genera dicha.

El nacimiento de sus tres hijos, ocupa un lugar primordial. “Es algo que te cambia la vida”, asegura Lizanne.

Por su parte, su padre, Peter, se siente orgulloso de que sus hijos actualmente estén haciendo trabajos vinculados a la región, porque la mayor parte de su carrera diplomática se desarrolló en Latinoamérica y fue lo que sus hijos aprendieron de él. “Eso a mí me da mucho orgullo”, insiste.

La pareja asegura recibir mucho cariño por parte de los bolivianos.

Los Brennan y su pasión por el fútbol

Se hicieron seguidores de “La Verde”, no se pierden un solo partido de la Selección Boliviana desde uno de los palcos del estadio Hernando Siles de la ciudad de La Paz.
Chalecos color verde y la tricolor en la mano, no dejan de alentar a los seleccionados, pese al mal momento futbolístico del equipo.
Cuando se les pregunta por qué club simpatizan en el país, una sonrisa cómplice entre ambos acompaña la respuesta. “Somos de la Selección, podemos crear susceptibilidades en nuestras amistades si decimos el nombre del algún equipo en particular”, indican, aunque esas miradas delatan que su corazón se apega a uno.
Es extraño que un ciudadano estadounidense sea aficionado por el fútbol o soccer como se le llama a este deporte en los Estados Unidos, pero Peter explica que siempre estuvo acompañando en diferentes países a su padre, quien también fue diplomático.
Peter vivió gran parte de su niñez en África, donde la mayoría de sus pobladores son aficionados del fútbol. Sus posteriores trabajos como diplomático lo llevaron por Latinoamérica, donde la pasión terminó de inyectarse en sus venas.

Esta pasión fue contagiada a todos los miembros de su familia, que siguen pendientes los partidos de la Selección Boliviana especialmente, siendo particular para ellos, el cántico de ¡Bo,bo,bo, li,li,li, via,via,via!

Hinchas de la selección boliviana, amantes del silpancho y del chancho a la cruz, la pareja asegura sentirse plena y feliz con su vida en Bolivia.

 

La institucionalidad en la era de Trump y Morales

La institucionalidad en la era de Trump y Morales

Explosivas. Así son percibidas las personalidades de los mandatarios estadounidense y boliviano, por la prensa internacional.

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta-Julio/2017) Twitter, en el ámbito de las redes sociales, parece ser un espacio en el que la diplomacia queda de lado y la retórica peca de libertinaje.

“Único déspota en el mundo es Trump por discriminar a migrantes y mujeres, e impulsar agresión e intervención a pueblos del mundo. Ridículo”, dice uno de los cientos de mensajes que escribió el presidente boliviano, Evo Morales Ayma, en Twitter, sobre el presidente de Estados Unidos.

Sin embargo, el presidente Trump parece hacer oídos sordos a las críticas de Morales, no solo en las redes sociales, sino también en declaraciones ante la prensa, en las que se abstiene de responder al mandatario boliviano.

Más allá de los roces verbales o cibernéticos, la institucionalidad juega un papel importante para ayudar a mantener una relación diplomática entre ambos países, en un contexto marcado por intenciones como el muro con México y eventos como la Cumbre “Anti Trump”.

Brenann y su esposa hablan con Verdad con Tinta sobre la diplomacia norteamericana en Bolivia en un complejo contexto.

Para el encargado de Negocios de Estados Unidos en Bolivia, Peter Brennan, iniciativas como la cumbre, no ayudan en términos de la relación bilateral.

Creo que es mejor tratar de sentarnos a hablar de las diferencias que tenemos. El personalizarlo tampoco ayuda”, dijo Brennan respecto a la cumbre que fue realizada en Bolivia en contra de las políticas del presidente de Estados Unidos.

En este sentido, el diplomático expresó que “cree firmemente en la institucionalidad” y en la importancia de trabajar entre instituciones, en lugar de polemizar sus diferencias.

Respecto a las constantes publicaciones del presidente Evo Morales en Twitter, que critican al presidente Donald Trump, Brennan aseguró que “es más importante enfocar en las áreas institucionales y pragmáticas, donde podemos trabajar, y no hacer demasiado énfasis en la retórica, o declaraciones que no ayudan a establecer una mejor relación”.

Al margen de los logros de la diplomacia para mantener buenas relaciones de gobierno a gobierno, Brennan asegura que mantiene una política de “acercamiento con el pueblo”, siendo partícipe de celebraciones importantes en el país, e incluso asistiendo a partidos de la Selección Boliviana. Tanto él como su esposa, aseguran disfrutar de los partidos de la Verde.

Para él, el 80% de la función de un diplomático, es acercarse al país en general y tratar de hacer diplomacia de pueblo a pueblo.

“Hay mucho que se puede hacer en esas áreas, sin entrar a temas políticos o ideológicos”, explicó en encargado de Negocios, quien asegura que es ahí, en la diplomacia de pueblo a pueblo, donde han decidido enfocar sus esfuerzos.

Las becas e intercambios culturales, entre otros, son parte de los programas que maneja la Embajada de Estados Unidos como parte de su diplomacia de “pueblo a pueblo”, para brindar nuevas oportunidades a jóvenes bolivianos.

Peter Brennan “Quitando el gas, Estados Unidos es el mayor socio comercial de Bolivia”

Peter Brennan “Quitando el gas, Estados Unidos es el mayor socio comercial de Bolivia”

Durante su visita a Tarija por el 4 de julio, una fecha cívica importante tanto para los tarijeños como para los estadounidenses, el encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos, Peter Brennan, hizo énfasis en la relación comercial entre ambos países.

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta/Julio 12/2017) Más allá de las diferencias políticas entre el presidente Donald Trump y el mandatario Evo Morales Ayma, la institucionalidad prima a la hora de hacer negocios.

“Es algo en lo que hemos puesto mucho énfasis en los últimos años, porque es un área de interés común, donde hay beneficio para ambos lados”, expresó Brennan, quien aclaró que si bien el volumen de importaciones y exportaciones bajó en el último tiempo, se debe a la coyuntura económica que se vive a nivel mundial, no precisamente a las relaciones diplomáticas entre los dos países.

“Quitando el gas, Estados Unidos es el mayor socio comercial de Bolivia”, afirmó el encargado de Negocios.

De acuerdo a los datos que maneja la embajada norteamericana, el comercio entre ambos países aumentó significativamente en la última década, llegando a doblar las cifras que se manejaban en 2007.

“Si, bueno, eso es algo en lo que hemos puesto mucho énfasis en los últimos años, porque es un área de interés común, donde hay beneficio para ambos lados. Si uno mira el balance del comercio y quitas el gas, Estados Unidos es el mayor socio comercial que tiene Bolivia”, aseguró Brennan.

Acotó que el intercambio es “balanceado”, es un poco a favor de Bolivia y el comercio ha crecido casi el doble en la última década, de lo que era en 2007.

Para el diplomático, lo importante es “identificar mercados” que puedan ser aprovechados por los exportadores bolivianos, porque hay demanda de productos nacionales, no sólo en las comunidades bolivianas que viven en Virginia y otros lugares de Estados Unidos, sino en mercados como el de Nueva York o Los Ángeles, en los que los consumidores están abiertos a productos diferentes o novedosos.

El encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos en entrevista con el equipo de Verdad con Tinta.

Si bien el singani tarijeño poco a poco se va abriendo camino en el mercado internacional, ganando cada vez más prestigio entre los consumidores, para Brennan, hay otros productos bolivianos que podrían triunfar en el extranjero.

Los tejidos de alpaca son parte de los productos que, para el diplomático, tienen potencial para ser exportados, debido a su calidad y su diseño.

Por su parte, explicó que los exportadores americanos encontraron un fuerte mercado en el sector de la maquinaria agrícola, contando con la presencia de marcas estadounidenses como John Deer, que apuesta por la tecnología productiva en Bolivia y que tiene el mercado del ganado principalmente en Santa Cruz.

De acuerdo a datos del instituto Boliviano de Comercio Exterior, de enero hasta abril de 2017, los principales productos exportados de Bolivia a Estados Unidos, fueron: estaño sin alear, plata aleada en bruto y artículos de joyería, sumando un total de 153 productos exportados, por un valor superior a los 167 millones de dólares.

Por su parte, los productos importados entre enero y abril de 2017, fueron: diésel, máquinas de sondeo y perforación más compresores de potencia. Todos estos, sumando un total de 2.738 productos importados por un valor superior a los 273 millones de dólares.

Si bien, las exportaciones de Bolivia aumentaron en relación al 2007, aún queda un largo camino por recorrer, para alcanzar las exportaciones de 2014, las que alcanzaron un valor superior a los 2.000 millones de dólares.

La nueva meta deberá ser volver al país más productivo y competitivo en el ámbito de exportaciones, pues actualmente, Bolivia importa más del doble de productos que exporta.