“Los Leños sabor chapaco”, un pedacito de Tarija en la llajta

“Los Leños sabor chapaco”, un pedacito de Tarija en la llajta

Vinos, alojas, rosquetes, mermeladas artesanales, hojarascas, pepitas de leche y hasta Karpil puede encontrarse en este particular restaurante, donde flamea la rojiblanco, ubicado en la zona norte de Cochabamba

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta-octubre/2017) El tarijeño es querendón de su tierra y cuando está afuera la añora constantemente, es por eso que los amantes de la gastronomía regional terminan por abrir restaurantes en sus ciudades de residencia, los hay en Cochabamba, La Paz, Santa Cruz, Sucre u otra capital del país e incluso en la Argentina, sitios que son llamados “embajadas” por los residentes chapacos.

Quizá entre estos lugares característicos queda en la memoria del boliviano, el restaurante del Gringo Limón en La Paz, local que era administrado por José Antonio Lema, quien además de los tradicionales platos tarijeños, le ponía su propio sazón, pero especialmente su humor.

“Le ponemos siempre ají rojo, amarillo y verde”, decía al finalizar cualquier plato con estos productos en una señal de unidad entre los bolivianos.

El negocio del “Gringo Limón” fue tan conocido y exitoso que llegó hasta la televisión nacional y de ahí, empezaron a surgir otro tipo de restaurantes de residentes tarijeños en diferentes puntos del país; cada uno con habilidades culinarias en la gastronomía tradicional.

Entre las nuevas generaciones de estos embajadores, aparece Manuel Figueroa Velasco, un joven de 33 años que decidió emprender un restaurante que junte lo más tradicional de Tarija en un solo lugar.

“Los Leños Sabor Chapaco”, es el nombre del restaurante, donde según él, se convierte en un pedacito de Tarija en la llajta.

Este emprendedor, es un amante de todo lo que tenga que ver con su “pago”. Para una entrevista en cadena nacional, no saca sus mejores sacos o zapatos de charol, sino que busca la camiseta del club de sus amores, Ciclón o una camisa tradicional de chapaco.

Manuel Figueroa con la bandera tarijeña y su emprendimiento que va dejando huella en suelo cochabambino.

Manuel, quien es conocido por sus amigos tarijeños y cochabambinos como “Churco”, ya trabajaba esta idea en su mente desde que ingresó el año 2003 a estudiar Ingeniería de Alimentos en la Universidad Mayor de San Simón; sin embargo, al salir profesional, su trabajo lo llevó con diferentes empresas a operar en el campo, hasta que se dio un cambio radical que le dio un giro a su vida, volviendo así a establecerse en la ciudad.

Alicia le cambió la viva. Su pequeña bebé hizo que dejara su trabajo en el campo para volver a la ciudad y emprender un negocio propio.

Sí; gracias a esa niña de cabellos dorados que ahora tiene cuatro años, decidió hacer realidad el sueño que tenía cuando era un universitario.

Compró un local en la zona norte de Cochabamba, mismo que ya tenía el nombre de Los Leños, donde vendían carnes ahumadas.

Al nombre original, le aumentó un toque singular, “sabor chapaco”.

Además de hacer los platos tradicionales, le puso al sitio las buenas características del tarijeño; poco a poco, fue tomando personalidad y alma propia.

Platos tradicionales como la arvejada, los picantes, el chancho a la olla, los guisos, el saici, la ranga, el chancho a la cruz son ofrecidos junto a una botella de aloja, una jarra de agua de pelón, los tradicionales vasos de combinados y el infaltable vino tarijeño, tanto de las principales marcas industriales como el “patero” del valle central.

Pero no solo son los platos regionales los que ofrecen en este sitio, también figura la repostería típica como son las empanadas blanqueadas, los pastelitos, los rosquetes, las hojarascas, los ancucos y las pepitas de leche.

Una imagen con algunos de los productos tradicionales que se ofertan en el local.

Otra particularidad de este restaurante, es que promociona productos de industrias tarijeñas como mermeladas, ajíes, sales ahumadas o refrescos, donde incluso puede encontrarse el refresco Karpil.

Junto a toda esta gama de sabor, el tema cultural no queda atrás; en este sitio, realizan guitarreadas, partidas de truco y para contextualizar una tarde tarijeña, después de comer, uno puede sentarse a conversar, tomando un mate caliente antes de la siesta.

“Una vez, una señora incluso se puso a llorar cuando vio uno de estos productos, porque le recordaba mucho a Tarija y se emocionó aún más cuando vio el mate, diciéndome que tenía recuerdos de hace años cuando viajó a nuestra ciudad”, cuenta Manuel en contacto telefónico con el equipo de Verdad con Tinta, de fondo, es inevitable escuchar el ruido de las voces acompañadas por dos guitarras.

“Bazar chapaco” se lee en la parte frontal del restaurante, donde están colocados: vinos, rosquetes, frascos de mermeladas y jueguitos tradicionales como las bolitas o canicas y el trompo; siendo un lugar que no solo llama la atención de los tarijeños, sino que empieza a convertirse en un referente turístico de Cochabamba.

“Un chapaco nace donde quiere”, “Cuando un chapaco muere se va al infierno ¿Pa’ qué va ir al cielo si ya ha viviu en Tarija?”, son los letreros que aparecen en uno de los muros.

La particularidad de este restaurante, es que no solo aglutina la comida regional, sino también la repostería, algo que incluso no se ve en la misma capital tarijeña.

“Sería interesante que en Tarija realicen una iniciativa de estas, donde se aglutine todo lo tradicional, porque eso llama la atención del turista, creo que nos falta un poco trabajar en eso”, admitió Figueroa.

Una maratón televisiva en pro de la Reserva de Sama

Una maratón televisiva en pro de la Reserva de Sama

Es la primera vez que se hace una tele-maratón a nivel nacional desde Tarija.

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske Moscoso y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta-octubre/2017) Nació con el nombre de Ecomaratón, y tiene el fin de recaudar fondos que serán destinados para crear un vivero con las especies nativas de la Reserva de Sama, para posteriormente hacer una reposición en la zona afectada por el incendio, y así ayudar a producir más agua.

“Buscamos lograr dos objetivos. El primero, que creo es el más importante, es generar conciencia. El segundo, conseguir recursos económicos que nos van a permitir hacer esto”, explicó el representante legal de la Fundación Rincón de la Victoria, Virginio Lema Trigo, quien encabeza la organización del evento.

La modalidad de maratón televisiva, es la acción propuesta por los miembros de la Fundación Rincón de la Victoria para lograr conseguir 50.000 dólares, que servirán para cubrir los gastos que demanda la creación de un vivero en el corazón del Rincón de la Victoria.

En Bolivia no existen viveros con semillas ni plantines de estas especies para plantarlos en la zona afectada por el incendio y de esta manera mitigar el daño ambiental, ayudando a generar más agua para la toma ubicada en el Rincón de la Victoria.

La denominada Ecomaratón, consiste en una transmisión en vivo que dudará aproximadamente 6 horas y que será realizada por la red nacional ATB. En la misma se presentarán distintos artistas tarijeños que mostrarán el talento y la picardía que caracteriza al “chapaco”, a nivel nacional.  Si no hay impedimentos técnicos, el evento será realizado en el Patio del Cabildo, el sábado 11 de noviembre.

Quienes deseen cooperar con esta causa, y se encuentren fuera de Tarija, pueden hacer su aporte a la cuenta que aparece en la imagen.

“Vamos a tener un gran show que nos permita llamar la atención a nivel nacional, mostrando también lo que somos: nuestra alegría con nuestros chistes, nuestra danza, música… estamos convocando toda la gente que hace arte en Tarija para que se pueda unir”, agregó Virginio Lema.

A lo largo de la tele maratón se recibirán donaciones de todo el país, para intentar llegar al monto fijado.

“Estamos muy esperanzados de que realmente va a ser una fiesta hermosa”, concluyó el organizador.

Países como Argentina y Chile, realizaron grandes recaudaciones a través de esta modalidad mostrando, una vez más, que el esfuerzo colectivo puede lograr mucho más que el individualismo.

La tele maratón “Un sol Para los Chicos”, que es realizada desde hace 26 años en Argentina, el pasado 2 de agosto estableció una cifra récord, logrando recaudar 75 millones de pesos argentinos.

El dinero de Un Sol para los Chicos, es destinado a proyectos para niños, niñas y adolecentes.

 

PERTT espera colocar 50 mil plantines en Sama

PERTT espera colocar 50 mil plantines en Sama

Una planta que no sea del lugar, genera problemas ambientales. En Sama el resultado sería nefasto, especialmente con las fuentes de agua

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta-octubre/2017) “Solo especies nativas”, aclara Marcelo Vacaflor Pérez, el actual director del Programa Ejecutivo de Rehabilitación de Tierras de Tarija (PERTT), al iniciar la entrevista con el equipo de Verdad con Tinta, tras tomar conocimiento de las fuertes críticas contra la institución por este anuncio.

Un grupo de ingenieros agrónomos empezó a cuestionar al PERTT, al indicar que estarían haciendo acciones apresuradas sin argumento técnico para forestar Sama, situación que fue negada por Vacaflor.

El joven director es un economista especializado en la administración pública, quien fue blanco de críticas por no ser un ingeniero agrónomo, pero aclaró que el PERTT es una institución que tiene una serie de actividades en diferentes campos, no solo forestal, por eso se necesita de un equipo multidisciplinario con profesionales en todas las áreas.

Vacaflor, quien luce una camisa celeste con el logo de la institución, se sienta en su amplio despacho y rápidamente señala que atrás de la ventana se encuentran los viveros, ubicados específicamente en la parte posterior del Mercado Campesino.

“Tenemos unidades especializadas, pero lo que tiene que entender la gente es que esta institución no solo se encarga de reforestar”, refiere Vacaflor.

El director del PERTT, Marcelo Vacaflor Pérez, en una entrevista con Verdad con Tinta.

Respecto al problema de Sama, explicó que tienen un vivero con especies nativas “listas” para trasladarlas al lugar. “Hasta fin de año esperamos presentar un plan”, acotó.

“Este trabajo no se hizo tras el incendio de Sama, viene de abril”, asegura el director.

El trabajo en Sama es más complejo, pues no solo son las plantas nativas que se perdieron, sino que una gran cantidad de pasto, por lo que están viendo la posibilidad de contratar a una empresa especializada en el bombardeo de semillas. “Hay tratativas con empresas de este tipo en Santa Cruz”.

Los pastizales son tan esenciales como las mismas plantas nativas, pues ayudan a infiltrar el agua, generando nuevos reservorios.

El plan general del PERTT a nivel departamental es de forestar con 1 millón de plantas, en diferentes zonas, incluidas las reservas de Sama y Tariquía.

“Esto se basa en un estudio, donde hemos creado viveros con las plantas nativas de los lugares a reforestar”, aseguró.

“Estamos hilando finito”, afirmó con respecto a los proyectos de reforestación, que según asegura, están siendo coordinados con las diferentes comunidades afectadas, como con los organismos ambientales.

“Quisiera preguntar a todas las organizaciones ambientales, a los activistas o al mismo Sernap que hablan de reforestar en Sama, ¿qué especies nativas tienen?”, cuestionó.

Vacaflor está seguro que la única institución que tiene especies nativas de Sama, como de Tariquía, es el PERTT.

Las semillas fueron obtenidas de las mismas zonas, como también los plantines que se encuentran en sus viveros.

“Hay 715 mil plantas reproducidas en nuestros viveros”, destacó respecto a los plantines de las diferentes especies con las que trabaja la institución para todo el departamento.

Acotó que el fin es seguir creando viveros de las especies nativas que se requieren en diferentes zonas. “No es que consigamos reforestar un millón de plantas y de ahí nos quedemos sin hacer nada”.

En la zona de La Victoria pocas son las especies nativas que quedan, por lo que la institución busca conseguir más plantines.

El funcionario lamentó la burocracia existente para ingresar al área afectada con el fin de iniciar los trabajos. “Ahora resulta que Sama es del Sernap”, critica Vacaflor.

El Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap), dependiente del Gobierno Nacional es la instancia que da los permisos para ingresar al área protegida como para hacer cualquier tipo de acción en la zona.

“No podemos permitir que ingresen a plantar cualquier especie sin hacer una verificación de que es una planta nativa y que es el lugar adecuado, porque se puede generar un daño ambiental”, explicó uno de los técnicos del Sernap.

Esta instancia debe evaluar el plan de la Gobernación, para dar el aval o rechazar el mismo.

Para los funcionarios del PERTT, este accionar desde la instancia nacional, juega un rol más político que técnico o ambiental.

 

Socios de Cosaalt pasan de 30.000 a 40.000 mil en un año

Socios de Cosaalt pasan de 30.000 a 40.000 mil en un año

La Cooperativa de Servicio de Agua y Alcantarillado de Tarija, es la encargada de garantizar el suministro del servicio, como la recolección y disposición de las aguas servidas de la ciudad de Tarija.

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske Moscoso y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta-octubre/2017) El sistema de agua potable de la ciudad de Tarija tiene 78 años. Fue construido en un tiempo en el que el número de habitantes de la ciudad, no llegaba a la cuarta parte de la población actual.

Ubicada a 13 kilómetros de la ciudad de Tarija, la toma del Rincón de la Victoria aún aporta el 70% del agua potable que consume la ciudad, pese a que el número de habitantes es mayor que el año de su construcción: 1939.

Durante la época de lluvias, de noviembre hasta abril, la toma tiene la capacidad de transportar 345 litros de agua por segundo, es decir, de funcionar a su capacidad máxima. “El caudal en verano es suficiente”, explicó el ingeniero Eduardo Coila Flores, quien es gerente técnico de Cosaalt.

Sin embargo, la situación cambia durante los meses secos, en los que los canales apenas logran transportar 110 litros por segundo, aunque la demanda de la población es la misma a lo largo del año.

“Actualmente tenemos dos fuentes sub superficiales”, explicó Coila respecto a otras tomas que se suman para el suministro, con el fin de satisfacer la demanda de la población.

Se trata de la galería filtrante del río Erquis y del sistema de bombeo de Las Tipas, cuya producción, en ambos casos, llega a los 110 litros de agua por segundo.

A lo anterior se suman 50 pozos profundos que fueron perforados con el mismo fin: dotar agua potable a la ciudad de Tarija. “En promedio, los pozos dotan 260 litros por segundo”, explicó Coila.

El gerente técnico de Cosaalt, Eduardo Coila, en entrevista con Verdad con Tinta.

En total, tomando en cuenta la toma del Rincón de la Victoria, la galería filtrante, el sistema de bombeo y los pozos, la producción de agua alcanza los 545 litros por segundo, mientras la demanda es de 577 litros por segundo.

Si bien no se llega a satisfacer el 100% de la demanda, los cortes de suministro son cada vez más esporádicos. “Si bien estamos pasando la época de estiaje, Tarija no tiene un racionamiento severo, como en años anteriores”, argumentó el ingeniero.

Aunque cada vez los racionamientos son menores, debido a las acciones que están realizando para dotar de agua a los usuarios, tal como explicó Coila, el número de usuarios aumenta radicalmente cada año, haciendo que la cooperativa plantee nuevas estrategias para el futuro.

Según datos de un reportaje realizado en el año 2016 por el equipo de Verdad con Tinta, Cosaalt tenía aproximadamente 30.000 socios. Un año después, la cooperativa tiene más de 40.000 socios, notándose un incremento del 27%.

Los datos fueron confirmados por el ingeniero, quien acotó que “el crecimiento poblacional es grande”.

“Estamos trabajando en el Programa Guadalquivir”, explicó respecto al proyecto que encaran conjuntamente con la Cooperación Alemana, la Alcaldía, la Gobernación y el Gobierno Nacional, a través del que buscan generar 310 litros de agua por segundo para garantizar la demanda futura, tomando en cuenta el acelerado ritmo con el que aumentan los usuarios año tras año.

“El proyecto está en plena ejecución, agregó”.

El proyecto Guadalquivir consiste en la construcción de tanques de almacenamiento, puentes, una planta de tratamiento en la zona de Senac y la ampliación de la planta de tratamiento de la zona de Tabladita, duplicando su capacidad actual, entre otros.

 

La realidad en los acuíferos de Tarija: ¡Sin bosques no hay agua!

La realidad en los acuíferos de Tarija: ¡Sin bosques no hay agua!

Pasaron dos meses del devastador incendio que afectó a Tarija y que encabezó titulares a nivel nacional e internacinal. Poco a poco el impacto medioambiental va dejando ver sus heridas, mostrando, una vez más, que los errores del pasado deben servir como aprendizaje para el futuro.

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske Moscoso y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta-octubre/2017) Sin bosques, no hay agua. Esa es una de las lecciones más importantes que el fuego nos dejó, pues las llamas arrasaron con gran parte del ecosistema de la Reserva Nacional de Sama, lugar en el que se encuentra la “fábrica de agua” de Tarija, ubicada en el Rincón de la Victoria.

Sin memoria, no hay futuro. Ese es el aprendizaje que nos dejó el pasado, pues en los últimos 25 años, según la Fundación Rincón de la Victoria, hubo 14 incendios que superaron las 500 hecáreas en Tarija y que, de una u otra forma, comprometieron la producción de agua para el abastecimiento en la ciudad.

“El tema del fuego en Tarija, que es de origen antrópico, tiene consecuencias fuertes porque estamos hablando de que Sama es nuestra principal fuente de agua”, explicó el director de la organización Naturaleza, Tierra y Vida (Nativa), Iván Arnold Tórrez, respecto al incendio de agosto, en una entrevista con el equipo de Verdad con Tinta.

Según el director de esta organización ambiental, el funcionamiento hidrológico de la cuenca podría verse alterado ya que el fuego, al matar la vegetación, puede generar erosión hídrica o eólica, quitando al suelo su capacidad de absorción del agua.

“Los bosques son importantes para la regulación de los caudales hídricos”, acotó la responsable de conservación de Nativa, Marcela Zamora Petri, quien explicó que la vegetación hace que el agua se infiltre en la tierra y se dirija por acuíferos o aguas subterráneas, para posteriormente ir saliendo poco a poco hacia los ríos.

La vertiente natural de agua del Rincón de la Victoria que alimenta a la ciudad de Tarija.

Los bosques montanos como los que se encuentran en el Rincón de la Victoria, son de suma importancia a nivel mundial para la captación de agua. Estos no sólo son capaces de captar lluvia, sino que también condensan la neblina y absorben su agua. Los pastizales, aunque poca importancia se les dio tras el incendio, también son de vital importancia, ya que no solo retienen el agua de lluvia, sino que también del rocío, generando un microclima en la zona.

“Se estima que se ha perdido aproximadamente el 70% de la capacidad esponjosa de la reserva para producir agua”, explicó el presidente del directorio de la Fundación Rincón de la Victoria, Virginio Lema Trigo, quien además explicó que esta situación se debe no solo a los incendios, sino a factores climáticos.

“La lluvia va lavando normalmente los cerros y eso hace de que cada vez sean más impermeables, que el agua se escurra”.

La impermeabilidad de los suelos que afecta a la vegetación, tambien tienen un impacto sobre los animales, que al no encontrar alimentación, abandonan la zona. De esta forma, el ritmo biológico del ecosistema va desapareciendo.

La forma en la que los árboles generan agua es sencilla. Sus raíces funcionan como esponjas que absorven el agua y la retienen para luego expulsarla cota a gota, cuando el líquido elemento comienza a faltar.

Sin embargo, en el caso de la Reserva de Sama no todos los árboles cumplen a rajatabla dicha función. Solo los árboles nativos son capaces de cumplir esta misión, es decir, los pinos arrayanes, guayabos y alisos.

Para la reposición de plantas se requiere de especies nativas de la Reserva de Sama.

La reforestación o reposición

“Reforestar es poner nuevas especies en el cerro, que seguramente se van a ver hermosas, pero que no aportarán agua, que es lo que necesitamos.

“La reposición es con las mismas especies del lugar”, explicó el representante de la Fundación Rincón de la Victoria, Virginio Lema.

Según Lema se le da un mal uso a la palabra “reforestación” para referirse a la reposición que debe hacerse en Sama.

Si bien la reposición es importante para evitar la erosión del suelo, es primordial saber qué tipo de vegetación es la adecuada, para evitar peores daños a futuro.

“Por suerte el fuego no ha llegado a la parte baja de ese valle”, aseguró el director de Nativa, Iván Arnold, quien además explicó que en la parte baja de la cuenca, la vegetación está compuesta principalmente de pinos como otro tipo de plantas coníferas, que son variedades introducidas en la zona que tienen alta combustibilidad.

Dicho lo anterior, es importante que la reposición sea hecha con plantas nativas de la zona, las que tienen una combustibilidad considerablemente más baja para prevenir en caso de futuros incendios, además de aportar agua.

Los pinos ciprés, que se encuentran en la reserva y en los alrededores de la toma de agua del Rincón de la Victoria, son árboles que fueron introducidos en la década de los 80, fruto de una reforestación.

“La gente no tiene porqué saber las variedades para la reforestación, pero para eso tiene que haber la asesoría de las instituciones, porque si no es como echar leña al fuego”, agregó Arnold.

Para el activista ambiental, Gonzalo Torrez Terzo, el proceso será lento ya que, a pesar que la montaña reverdecerá en un par de meses, el pasto se recuperará en pequeños manchones, pero con poca fuerza.

Respecto a los árboles, estos necesitarán entre 3 y 5 años para alcanzar un par de metros y aproximadamente 15 años para volver a llenar bosques, haciendo que los animales vuelvan.

Para Torrez, el mayor desafío de la reforestación radica en conseguir las semillas o plantines de las especies nativas de la zona, porque los viveros no cuentan con las cantidades suficientes.

Ante esta situación, la Sociedad Protectora de Animales de Tarija (SPAT), formó un grupo de voluntarios para conseguir semillas de los frutos o pequeños plantines que se encuentran en la zona de Sama, para posteriormente llevarlos a las áreas incendiadas, colaborando así con la reposición.

Con una visión similar, la Fundación Rincón de la Victoria encabezó una campaña para conseguir fondos, con el fin de crear un vivero que sirva para reproducir las especies nativas.

“Tenemos que hacer viveros que nos permitan reproducir y mejorar genéticamente esas plantas”, explicó Virginio Lema.

La cantidad de plantines o semillas dependerá de la capacidad del bosque, el cual, según Lema, no podrá ofrecer más de 40 o 50 mil plantas para el vivero, que estará protegido de la amenaza de los animales.

Una de las formas de conseguir árboles para el vivero es através de la recuperación de plantas que ya están en el lugar, pero en zonas en las que tienen pocas probabilidades de crecer, através de la recolección de semillas y a través de gajos, un método que tuvo experiencias muy buenas. Cada uno de estos procesos tiene su propio tiempo.

“Es un proceso de largo aliento”, aseguró. “La reposición de cada año tiene que ser muy paulatina y controlada, porque lo que estamos protegiendo es el agua, no solo el medio ambiente”.

La campaña busca que, a partir de la reposición de árboles, aumente la producción de agua en la Reserva de Sama, lugar en el que se encuentra la toma de abastecimiento de la ciudad de Tarija. “Estamos haciendo bosque para agua, que es muy diferente a hacer una plantación cualquiera”, concluyó Lema.

Sama perdió 70% de la capacidad esponjosa para reproducir agua

Sama perdió 70% de la capacidad esponjosa para reproducir agua

La Fundación Rincón de la Victoria inició una campaña para recuperar la Reserva de Sama y proteger las fuentes de agua

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske y Jesús Vargas Villena 

(Verdadcontinta-octubre/2017) Jovial como siempre, Virginio Lema Trigo, invita a los periodistas de Verdad con Tinta y de Tarija en Cien al lugar donde más cómodo está para entablar cualquier conversación: la biblioteca de la casa.

Un lugar de ensueño, con el característico olor a papel antiguo, guarda un archivo familiar único en Tarija, donde está la historia de esta ciudad, del país y del continente. Libros para todos los gustos y periódicos de todas las épocas que precisamente, marcaron época.

Mientras los periodistas aprovechan cada segundo para apreciar las obras de su predilección, el hombre de 47 años, prepara tranquilo su mate.

Si bien el lugar, la hospitalidad del dueño de casa con sus anécdotas y hasta las interrupciones de su simpática perrita llamada Julieta, el tema a tratar es un tanto delicado, siendo ahí que cambia el semblante de Virginio.

“En un año podemos quedarnos sin agua si no hacemos nada”, así de graves son sus declaraciones y es por eso que está inmerso en una campaña con su fundación para recuperar Sama.

El presidente de la Fundación Rincón de la Victoria, Virginio Lema Trigo, recibe al equipo de Verdad con Tinta en uno de sus lugares favoritos, la biblioteca de su casa.

Lema se sienta en un antiguo sillón semi rojizo, que habría pertenecido singularmente al expresidente de la República, Víctor Paz Estenssoro (1907-2001+), en un lugar donde más allá de los libros, cada objeto parece tener su historia y un valor inigualable.

“Se ha quemado una cantidad de biodiversidad tan exquisita, que nos llevará a recuperar todo en unos 30 años”, revela Lema, tras hacer un breve análisis de lo que hubiese dejado el último incendio de agosto en la Reserva de Sama.

Pero no es solo el incendio lo que ha generado una pérdida en las fuentes de agua en toda esta zona.

“Se estima que se ha perdido aproximadamente el 70% de la capacidad esponjosa de la reserva para producir agua”, acota.

“Se han quemado los bichitos, los morochitos, una biodiversidad que habita estos pastizales”, revela.  El pasto es una esponja, que detiene el agua del río.

¿Cuál es la capacidad esponjosa?

La biodiversidad genera esa capacidad de retención del agua, creando fuentes subterráneas naturales, es por este motivo que es tan importante plantar especies nativas en la zona y no de otro tipo.

Hasta los pastizales juegan un rol determinante en el lugar, manteniendo la biodiversidad y sirviendo como esponjas para retener el agua, que es de una calidad máxima o “majestuosa”, como dice Virginio, tras tomar un sorbo de la bombilla de mate.

“Sin agua, no tienes carne, no tienes nada, no se está tomando conciencia de lo que está pasando”, acota.

Según esta fundación, el problema del agua, no es solo de las instituciones, sino de todos los ciudadanos.

Por este motivo, está iniciando una serie de iniciativas con el fin, no solo de generar recursos que den la oportunidad de crear un vivero en el corazón de la reserva, sino que también, pueda generarse una conciencia ciudadana.

La Fundación Rincón de la Victoria consolidó en este sentido una serie de alianzas estratégicas con instituciones como con organizaciones ciudadanas para este fin.

Al ser consultado del porqué decide emprender toda esta campaña, rápidamente fijó la mirada en el pasado, quizás en los momentos más risueños: en su niñez.

“Mi hermano nació ahí, mi abuela nació también en el Rincón de la Victoria, ahí pasé gran parte de mi niñez”, cuenta con un tono sereno, más dulce.

Por su mirada pasaban una serie de travesuras, de escondites, de risas, un sitio que para él debe mantenerse intacto, no solo en su memoria, sino en su presente, compartiendo en el lugar con sus hijos.

Recuerda que el Rincón de la Victoria perteneció años atrás a su bisabuela, Candelaria Donoso Echazu.

Volviendo al tema, refiere que es necesario accionar de inmediato en lo que él denomina la “fábrica de agua”.

En el centro de la reserva, la fundación está invirtiendo en poner un centro de investigación, además que ahí también pretende realizar un vivero con especies nativas.

La toma de agua que abastece a la ciudad de Tarija cambia el curso del río de La Victoria, dejando solo piedra por donde debía seguir su cauce.

Volviendo a sus recuerdos, pero ya de adolescente, se acuerda que alguna vez enamoró a orillas del río Guadalquivir, “ahí fue mi primera ‘empanadeada”, refiriéndose al acto de agarrarse de las manos con su primer enamorada.

Este recuerdo se viene en base a los discursos que se escuchan cotidianamente de salvar al Guadalquivir, pero Lema, dice que esta acción no debe ser efectuada solo en la parte que cruza por la ciudad, sino desde que empieza.

Uno de los problemas que el mismo equipo de Verdad con Tinta pudo confirmar, es que por las tomas de agua colocadas en el Rincón de la Victoria, se terminó por matar el afluente en esta zona.

“Vos ves una riada que llega tremendamente, pero al día siguiente encuentras pura piedra”, cuenta, sobre la situación del río de La Victoria.

Toda la parte posterior a las tomas está seca, pues el agua se desvía para trasladarla a la planta de la Cooperativa de Servicio de Agua y Alcantarillado de Tarija (Cosaalt).

“Se debería dejar pasar un 10% del caudal al río, porque sino estamos matando toda la biodiversidad que le da al agua su riqueza natural”, dijo.

“Sin bosques no hay agua”, recalcó de memoria, del mensaje que espera quede en cada una de las mentes de los ciudadanos del país.