Leyes del Rosquete y de campeonatos se impusieron a las productivas

Leyes del Rosquete y de campeonatos se impusieron a las productivas

Tan frágiles como la crema de la empanada blanqueada, así son las leyes protocolares que marcan una tendencia en la Asamblea tarijeña, pero no logran cambiar la vida de sus ciudadanos

 

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta-diciembre/2017) Un campeonato campesino que se consolide cada año con el aporte de Bs 20 mil de la Gobernación, la designación de instituciones meritorias a ligas provinciales de fútbol, la consolidación de nuevas industrias públicas como la fábrica de vidrio y cientos de nombramientos de “personalidades ilustres”, como leyes de declaraciones como la del rosquete,  priman en la agenda de la Asamblea.

Tres artículos tiene la Ley del Rosquete, en los que se insta al Gobierno Departamental a fomentar la preservación de este producto regional.

“La finalidad de la presente ley es la preservación, el fomento, el rescate, la revalorización, la difusión  y conservación del rosquete como patrimonio cultural”, dice en uno de sus artículos.

“La autonomía se hizo para cambiar la vida de la gente, para mejorar su situación, pero con estas leyes protocolares,  no habrá ningún cambio sustancial”, criticó el abogado y doctor en Derecho Autonómico, Freddy Esteban Ortuño Cassón.

Sesión de la  Asamblea Departamental.

La realidad es que los proyectos de ley presentados hace dos meses por la Agencia del Desarrollo a iniciativa del sector empresarial, ni siquiera entraron en agenda.

“Revisando la documentación, no entró ese proyecto”, confirmó el secretario de la Directiva de la Asamblea Departamental, Abel Guzmán Murguía.

“Hemos tenido muchos problemas con la Asamblea”, lamentó Farfán. “Presentar esta ley  a la Asamblea es como presentar la teoría de la relatividad a Einstein”, dijo irónicamente el delegado de la Agencia para el Desarrollo.

El proyecto de ley de diversificación económica productiva del departamento, fue elaborado por la Agencia del Desarrollo, contando con asesoramiento del sector empresarial, como también de expertos internacionales o financiadores.

El experto en autonomías, Freddy Esteban Ortuño Cassón, no ve cambios sustanciales con las leyes departamentales.

Este proyecto tiene 3 capítulos y 50 artículos.

La finalidad de la norma es desarrollar el marco normativo de los regímenes de las asociaciones públicas privadas; de las empresas públicas departamentales de servicios; de la sociedad de inversiones para financiamiento de capital en empresas; del Fondo Fiduciario para la pre-inversión y del Fondo  de Estabilización como de previsión para el desarrollo.

Con este proyecto,  pretenden hacer alianzas estratégicas entre el sector público con el empresarial para dar un salto en el desarrollo productivo, dejando de ser una sociedad estatista, sino productiva.

El principal objetivo es que los recursos públicos, sirvan como una inyección al sector productivo, pero al mismo tiempo,  la administración de los principales servicios, esté en manos del privado, con el control del Estado, como ocurre en las grandes potencias mundiales.

Sin embargo, se contraponen a este proyecto, leyes como la de la creación de la fábrica de vidrios en la provincia Méndez.

La Asamblea promulgó este 2017 una ley a favor de un campeonato rural, de donde deberán salir anualmente Bs 20 mil de las arcas departamentales. (Imagen Ahora Digital).

“Por más que esté la Ley,  no hay cómo ejecutarla,  porque no existen los recursos”, indicó el delegado de la Agencia de Desarrollo, Oscar Farfán Mealla.

Este tipo de normativas van en contra de la lógica de una asociación estratégica entre el sector empresarial con el público. “Está comprobado que la empresa pública no ha dado buen resultado”, acotó.

La empresa pública generalmente depende de la autoridad y el partido de turno que llega a determinada institución, pesando por encima del debate técnico.

“Las leyes orgánicas son las que en la teoría del desarrollo autonómico se tienen que procurar”, explicó Ortuño, acotando que las declarativas son más un “show político”.

Dentro de las leyes declarativas,  se encuentra la del rosquete o de las nominaciones de personajes o instituciones meritorias, que desde la perspectiva del analista, no cambian el estilo de vida de las personas.

Una de las leyes del 2017 de la Asamblea tarijeña fue a favor del rosquete. (Imagen Eju Tv.).

Las leyes orgánicas son aquellas que marcan una regulación,  modificando el estilo de vida de las personas.

También están las leyes financieras, que son aquellas que aprueban presupuestos o partidas que se requieren para la vida orgánica de las instituciones.

Ortuño  es asesor de la Asamblea Departamental de Santa Cruz, donde asegura priman las leyes orgánicas, poniendo como ejemplo  las normas referidas a la salud.

Entre los resultados de los estudios que hizo sobre las leyes aprobadas en Santa Cruz,  pudo comprobar que el porcentaje de las leyes declarativas está por debajo a comparación de otros departamentos.

El delegado de la Agencia de Desarrollo, Oscar Farfán Mealla, informó de los proyectos de leyes productivos que no ingresaron ni en agenda.

“Estamos hablando de un 70% contra un 30%, es decir, de una mayoría de leyes orgánicas; siendo algo bastante aceptable para el desarrollo autonómico”, aseguró.

Entre estas leyes efectivas están las que regulan la mejora de vida de la calidad de las personas. “En el tema de salud, hay normas que ordenan al ejecutivo aumentar los recursos para dar mayor atención en esta área”.  Entonces desde la Gobernación, en su presupuesto debe primar el destino de recursos al sector mencionado.

En Tarija, estaría ocurriendo lo contrario, con normativas que estarían generando un gasto a la región.

A eso, debe sumarse que la consolidación de la autonomía en sí, marca un gasto administrativo para el mantenimiento de la misma Asamblea de Bs 28,9 millones.

“La autonomía le está costando cara a Tarija”, refiere el analista. Sobre esta situación se buscó a la presidente de la Asamblea, Sara Armella Rueda, quien por sesiones y reuniones, no se dio tiempo para atendernos.

“Son las 12.00, a partir de esta hora no se atiende a nadie, debe saber de eso”, dijo uno de los policías en la puerta, indicando que el horario de oficina se cumple a cabalidad, aunque, las gestiones con la asambleísta,  fueron realizadas dos días atrás, buscándola en diferentes horas, donde los funcionarios indicaban en diferentes momentos que estaba “ocupada”.

En Bolivia hay un divorcio entre lo público y lo privado

En Bolivia hay un divorcio entre lo público y lo privado

Las alianzas público-privadas, también conocidas como APP, son una herramienta de colaboración entre ambos  sectores

 

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

La Agencia de Desarrollo elaboró el Proyecto de Ley de Diversificación Económica, que establece la normativa para nuevas modalidades administrativas, entre las que destacan las alianzas público- privadas. Mientras la ley no se apruebe, las alianzas no serán posibles.

Las alianzas público-privadas, también conocidas como APP, son una herramienta de colaboración entre ambos sectores, con el fin de ejecutar proyectos, programas o prestar servicios que tradicionalmente fueron proyectados o suministrados por las administraciones públicas.

Los más conocidos, son los servicios públicos e infraestructuras, entre otros.

Oscar Farfán Mealla, delegado para la Agencia de Desarrollo.

Oscar Farfán Mealla, delegado para la Agencia de Desarrollo, recibe al equipo de Verdad con Tinta para conversar sobre las APP´s y el impacto que podrían tener en la el departamento, especialmente ante la crisis económica que atraviesa.

Mariana Duran Calabi y Enrique Borda Peñarrieta, consultores de la Agencia, se suman a la conversación, para aportar  certeros ejemplos.

Con un vaso de agua de por medio, para apaciguar el calor de la mañana, Farfán se adentra sin rodeos. “Lo público no entiende cómo funciona lo privado y lo privado no entiende cómo se maneja lo público”, dice de manera sincera.

En países desarrollados, como Suiza, Alemana y Estados Unidos, la sinergia entre ambos sectores logró mayor eficiencia y productividad en el manejo de los recursos públicos, logrando también, a su vez, mejores servicio y oportunidades para la población.

“En Bolivia hay un divorcio entre lo público y lo privado”, lamenta el ingeniero, comparando la realidad nacional con el panorama mundial.

Bolivia es uno de los pocos países en los que no existe legislación sobre las alianzas entre ambos sectores. Argentina, Chile, Colombia y Perú son parte de los países latinoamericanos que cuentan con una normativa vigente respecto a las alianzas público- privadas y cuya experiencia fue exitosa, según el Banco Mundial.

Equipo de trabajo de la Agencia para el Desarrollo.

El éxito de estas alianzas radica, entre otras cosas, en las instituciones públicas, como es el caso de la Gobernación, pueden apalancar un mayor número de proyectos con su presupuesto, porque la mayor parte de la inversión la realizan las empresas privadas.

De acuerdo a lo explicado por Farfán, existen dos tipos de alianzas. La primera, es entre el sector público y la empresa privada.

“El servicio sigue siendo público, pero lo ejecuta, analiza y administra la empresa privada”, acotó Farfán,  haciendo hincapié en que la empresa privada, al estar especializada en el tipo de proyecto que realice, es más eficiente, tiene mejor tecnología, pudiendo  llegar a bajar los precios para el usuario final, como es el caso de las empresas proveedoras de electricidad o agua.

La segunda alianza se da entre empresas privadas locales y extranjeras, ya que las locales, en la mayoría de los casos, no cuentan con la espalda financiera ni tecnología para los proyectos que comúnmente son realizados por las APP’s.

El sector público termina bloqueando al sector productivo.

“La industria de las alianzas público – privadas, se ha desarrollado tanto, que incluso hay bancos especializados que quieren invertir. Se ha vuelto un sector atractivo, porque  son negocios muy seguros, en los que el capital está seguro”,  explicó el ingeniero Oscar Farfán.

Al asociarse con empresas extranjeras, las pequeñas locales cuentan con el respaldo de las  internacionales, que, además de tener el “know how”, como se refiere internacionalmente o el saber cómo, son sujetas de créditos de los bancos privados, para realizar las inversiones necesarias de los proyectos, obras y para su posterior administración.

La legislación presentada por la Agencia de Desarrollo a la Asamblea legislativa Departamental, prevé como requisito indispensable para las APP´s, que las empresas extranjeras que realicen la inversión, tengan un socio local.

De esta forma no solo se garantiza trabajo para empresas locales y operarios regionales, sino que a futuro, habrá gente capacitada para la administración de las obras.

Pues, otro aspecto importante de las APP´s es que al ser inversiones privadas, las empresas extranjeras podrán administrar las obras o proyectos durante determinado tiempo y después,  tanto la obra como la administración volverán al Estado.

El ejemplo más cercano que existe en Tarija es el del Cine Center, que si bien es un comodato, tiene una modalidad similar.

La Alcaldía otorgó el terreno para la construcción del cine, que fue construido con inversión privada y los dueños podrán administrarlo durante 15 años. Al transcurrir el tiempo, tanto el terreno, como el edificio pasarán al Gobierno Municipal para su administración.

En Tarija, el sector productivo con los campesinos, podría ser el más beneficiados de estas alianzas, pues una de las posibilidades es que los productos de alto valor, como los espárragos y arándanos que son cultivados a pequeña escala por los agricultores locales, sean producidos a mayor escala  con el financiamiento de inversores privados, que posteriormente se ocuparán de exportarlos a los mercados internacionales, de  Canadá, Estados Unidos como de otros países europeos.

“Si haces una empresa con cámara de frío y empaquetada,  logras desarrollar inmediatamente la producción de alto valor en el valle”, aseguró Farfán.

Pero para eso, debe garantizarse el riego a los productores todo el año, lo que también puede ser logrado con la tecnología ofrecida por empresas privadas que participan en este tipo de iniciativas.

Según estimaciones basadas en experiencias de países vecinos, con 15.000 hectáreas de riego sin contingencia en la época de sequía, el valor de la producción podría alcanzar los 800 millones de dólares anuales, con productos de alto valor. Este monto equivale a la producción de un millón y medio de hectáreas de soja en Santa Cruz.

“En la mejor época de la renta del gas obteníamos Bs 4.000 millones.

“Solo a partir de la agroindustria estaríamos obteniendo  más que en el auge de la renta petrolera, sin tomar en cuenta otros proyectos de APP´s”, explicó la consultora Mariana Duran Calabi.

“Generamos una economía estable”, agregó el consultor Enrique Borda Peñarrieta.

Algo similar podría ocurrir con los cítricos en Bermejo. Se cree que con el programa de la planta procesadora de cítricos se podrían generar 120 millones de dólares anuales, lo que duplica el ingenio azucarero en sus mejores épocas.

Por su parte, con la petroquímica se podrían generar 2.000 o 3.000 millones de dólares anuales.

Los tres proyectos fueron analizados por la Agencia de Desarrollo y tienen proyecciones esperanzadoras no sólo para futuras alianzas público privadas, sino que son una esperanza para el departamento.

Sin embargo, mientras la ley de diversificación económica, que prevé la legislación para las APP´s, no sea aprobada por la Asamblea Legislativa Departamental, nada de lo anterior será posible.

5 puntos para entender las alianzas público- privadas

5 puntos para entender las alianzas público-privadas.
  1. Aunque la administración y financiamiento son privados, los proyectos, obras y servicios, continúan siendo públicos.
  2. El Gobierno Nacional o departamental, continúa fijando las tarifas en lo que respecta a servicios como energía o agua.
  3. Las empresas privadas internacionales, deben asociarse con empresas privadas locales para ser parte de una APP.
  4. Las empresas privadas administrarán las obras o proyectos por un plazo determinado. Posteriormente, la administración pasa al sector público.
  5. El sector público puede generar más obras o proyectos, porque sólo contribuye con una pequeña parte de su presupuesto, el grueso de la inversión es privada.

 

Politización paraliza proyectos productivos

Politización paraliza proyectos productivos

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske Moscoso y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta-diciembre2017) Mientras más instituciones y organismos estén en manos del sector público, más poder concentran los gobernantes, una visión que debe cambiar para fomentar el desarrollo

“Mientras lo público siga administrando las principales instituciones, lo político siempre estará por encima de lo técnico”, dijo en una anterior oportunidad a Verdad con Tinta, el ingeniero tarijeño Jaime Villena Morales, de amplia experiencia en el mantenimiento de presas en el Estado de Texas, Estados Unidos.

Ejemplos existen al por mayor en Tarija, con obras mal realizadas, caminos a medio concluir y baja calidad en servicios, entre otros, reflejando que siempre que se impulsó lo público, primó el interés político partidario.

En ese sentido, surgió la Agencia de Desarrollo como una iniciativa del sector privado para crear alianzas estratégicas con el sector público.

Sin embargo, estas alianzas son imposibles sin un marco jurídico que permita consolidar dichas acciones.

“No es posible realizar una agenda de trabajo, sino se plantea una base jurídica que permita dar seguridad a las alianzas estratégicas, tanto públicas como privadas”,  aseguró el delegado de la Agencia de Desarrollo, Oscar Farfán Mealla.

Farfán Mealla recibe al equipo de Verdad con Tinta en su oficina ubicada en un antiguo edificio de la avenida La Paz.

Experiencia y juventud es la fórmula que utilizan en esta dependencia donde se van generando políticas de desarrollo.

Oscar Farfán es ingeniero químico que estudió en la Universidad de La Plata, Argentina. Este profesional de 64 años es un destacado empresario del rubro de la exportación de castaña.

Fue miembro de directorios de diferentes empresas, entre las que se destacan Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), y la que fuera Corporación Andina de Fomento (CAF) entre los años 1983 y 1990. Fue director nacional de exportaciones Impex en 1990.

También se desempeñó como ministro de Industria y Comercio en 1985, y de Desarrollo Económico en el año 2002. Experiencia hay de sobra.

Este empresario fue designado por el gobernador, Adrián Oliva Alcázar, para cumplir con el acuerdo pactado con el sector empresarial de crear una política conjunta de desarrollo.

El hombre no tiene una sola arruga, ni siquiera cuando sonríe, pero su pelo blanco habla de su experiencia. Junto a él, se sienta  una de las consultoras, Mariana Durán Calabi, quien rápidamente abre su computadora portatil.

Previa la entrevista, la simpática joven empieza a lanzar datos para demostrar el por qué son necesarias estas leyes. Farfán la mira orgulloso, en eso ingresa tímidamente a dejar también algunos datos, otro de los consultores, Enrique Borda Peñarrieta, quien es un par de años mayor que Mariana. Al momento de salir, Enrique es retenido por la voz de su jefe.

“Acompáñanos por favor”, le dice Oscar Farfán. Por ende, cierra la puerta y se acomoda en un asiento, abriendo también su computadora personal.

“Hace un año y medio que formamos este equipo”, dice Farfán, después de beber un sorbo de agua, destacando que esta agencia es un pedido de los empresarios tanto como de los productores. No es una dependencia política, como trataron quizá de tildarla, según aclara.

Lo cierto es que la mezcla entre experiencia y juventud, le ha dado resultados a esta agencia que presentó sus estudios de la realidad productiva departamental, de las potencialidades existentes, como de las debilidades del Departamento.

Incluso, encontraron utilidad a proyectos bastante cuestionados de la anterior gestión de Lino Condori Aramayo, como las presas de agua en diferentes zonas del departamento, para utilizarlas netamente en el sector productivo. Pero una vez más, se necesita el marco jurídico.

“Los políticos creen que el desarrollo depende única y exclusivamente de ellos”, continúa Farfán, “mientras que los privados van por la cola adaptándose”.

“Los únicos países en los que no existe esta legislación es en Cuba, La Guayanas y Bolivia”, asegura el delegado.

Cuba porque es un gobierno socialista unitario, por lo que la figura del empresariado privado no aparece. Las Guayanas, porque tienen un estado primitivo de organización y Bolivia, que tampoco incorpora este tipo de políticas, porque mientras más espacios copa el sector público, más poder tienen sus gobernantes.

“Es un golazo”, agrega Mariana para graficar el desarrollo que podría tenerse con estas alianzas estratégicas, tanto para el productor como para el empresario local.

“La mezquindad política es lo más grave”, refiere Farfán con respecto al empantanamiento de los proyectos de ley que puedan dar pie a estas alianzas estratégicas.

Por un lado está la Asamblea, que al ser un proyecto de ley que viene de una agencia dependiente de la Gobernación, sin mayor análisis lo estaría prácticamente desechado por el solo hecho de ser propuesto por un sector políticamente contrario, cuando en realidad esta iniciativa surge del sector productivo.

Pero también llama la atención que de la misma Gobernación no exista la presión mediática, como sí la hay para exigir la aprobación de determinadas leyes, como el caso de los fideicomisos, créditos u otros proyectos de ley.

“Ese es el camino”, fue la respuesta breve del secretario de Planificación, Karim Leytón Alé, ante la consulta de cómo califica los proyectos presentados por esta agencia.

Lo cierto es que mientras los servicios públicos sigan en manos del sector político, denuncias por mala atención, calidad y especialmente de corrupción seguirán surgiendo, pero claro, las autoridades,  seguirán teniendo mayor poder.

El ejemplo de Santa Cruz

Regiones pequeñas como Tarija y sus pequeños emporios en el Gran Chaco, han desarrollado políticas a nombre de la autonomía que cambiaron el centralismo de La Paz, a un poder altamente burocrático, como a la concentración de recursos en el sector público.

A más dependencia del sector público, más concentración de poder. Así lo han entendido los diferentes políticos que han ocupado los cargos públicos en los 11 municipios del departamento como en la misma Gobernación.

El claro ejemplo es la mala administración de los millonarios recursos que ingresaron y que siguen llegando, pero en menor cantidad, por las regalías de hidrocarburos.

Más de 4 mil millones no son palpables en los diferentes municipios, donde la economía está estancada.

La paralización de la Gobernación se refleja inmediatamente en la parálisis económica, situación que no ocurre en Santa Cruz, por ejemplo, donde ocurre todo lo contrario.

Más del 60% de la economía cruceña depende del sector productivo, por ende, la parálisis de la Gobernación o cualquier entidad pública, no deriva en un estancamiento económico.

El departamento de Santa Cruz es la región económica más dinámica e importante de Bolivia porque su base productiva es diversificada y su solidez radica en su orientación al mercado, habiendo demostrado que el modelo productivo cruceño purifica en sí tres cualidades importantes: es económicamente viable, ambientalmente sostenible además de ser socialmente inclusivo, según la visión del economista, Gary Rodríguez.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), el Producto Interno Bruto (PIB) nominal de la región en la gestión 2016 bordeó los 10.000 millones de dólares con un crecimiento real de su PIB del 6,6% muy por encima del 4,3% nacional.

Santa Cruz siempre supera a Bolivia en cuanto a crecimiento.

La región no solo destaca por ser la primera aportante al PIB nacional con el 29%, sino que detenta el 28% de la base empresarial boliviana, sumando 88.000 empresas registradas en el 2016, según datos de  Fundempresa.

Aporta a la soberanía alimentaria con más del 70% de los alimentos que consumen los bolivianos y, de lejos, es el principal impulsor del PIB agropecuario de Bolivia con más del 40%.

Es líder indiscutido dentro de las agroexportaciones del país enviando al mundo cerca de 3 millones de toneladas por 1.500 millones de dólares en promedio, cada año.

Destaca también como la principal plaza recaudadora de impuestos internos y tributos aduaneros.

Empresas públicas, corrupción y deficiencias

Las instituciones en manos del poder político tienen una historia similar entre sí: corrupción y malos manejos.

Empresas como Servicios Eléctricos de Tarija (Setar), el Servicio Departamental de Caminos (Sedeca) y hasta las cooperativas como los casos de Cosett o Cosaalt, han reflejado una mala administración en casi todas sus gestiones con la repartición de cargos a cambio de favores políticos que pesaron sobre el criterio técnico. Los resultados son por demás conocidos.

Un claro ejemplo se da con la Cooperativa de Servicios de Agua y Alcantarillado de Tarija (Cosaalt),  que desde los años 90 está a cargo del manejo de las lagunas de oxidación de San Luis, mismas que a la fecha, están desprendiendo malos olores, pero lo peor, contaminando el río Guadalquivir.

En una inspección por un grupo de profesionales, constataron que el proyecto es bueno, pero su administración a lo largo de estos años fue deficiente. Se desconoce qué hicieron con los más de Bs 2 millones que mediante aportes de los usuarios iban para las tareas de mantenimiento.

Cada gestión se culpa entre sí. El resultado, está en las lagunas colapsadas.

“El problema no está en qué tipo de planta de tratamiento de aguas residuales se haga, sino en quién la administre”, dijo anteriormente el ingeniero Jaime Villena, sobre la intención de emplazar una nueva estructura para dar fin a este problema que afronta la ciudad de Tarija.

El problema es que la administración pública, no se enmarca específicamente en  temas técnicos, dejando pasar detalles que a la larga pueden ser fundamentales.

Por eso que surge la necesidad de hacer alianzas públicas-privadas, donde servicios que son de carácter público, sean administrados por los privados, pero sin que estos dejen de pertenecer a la comunidad, teniendo una regulación por parte del Estado.

“Con este tipo de alianzas, es imposible que se dé esos tipos de situaciones, pues el empresario no permitirá perder recursos”, acota la asesora de la Agencia para el Desarrollo, Mariana Calabi.

Ni una menos: Asumimos la causa porque nos están matando

Ni una menos: Asumimos la causa porque nos están matando

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske Moscoso y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta/diciembre2017) Las voces de las víctimas de feminicidio no fueron del todo apagadas, pues un grupo de mujeres grita por ellas, exigiendo igualdad y especialmente; justicia

“En Tarija necesitamos mostrar algo realmente fuerte para darnos cuenta de lo que nos está pasando como sociedad”, dice Alba Van der Valk Tavera, quien es vocera del colectivo ciudadano Ni una Menos, que empieza a tomar fuerza en el departamento.

Alba se toma serenamente un café, y más que una entrevista, ella prefiere conversar, charlar sobre la realidad que están viviendo las mujeres en Tarija, siendo ella una de las testigos de los casos más desgarradores.

Los nombres de las víctimas los cita como si fueran de un familiar suyo, pues le duele tanto como a una madre, cuando se entera de un nuevo caso. El último de ellos ocurrió en Huancoiro, en el municipio de San Lorenzo.

“Ni bien me enteré de la noticia me imaginaba a ella en el cerro”, dice afligida al pensar en la víctima.

Conforme va contando los casos en los que están apoyando a las diferentes familias, empieza a cambiar aquel sereno semblante con el que recibió al equipo de Verdad con Tinta.

Ana, Daniela, Katy, Bertha, Olga, Gerónima, Isidora, Dayana, Delina, son parte de los nombres que rondan por su cabeza. La mayoría son niñas o adolescentes, cuyas voces fueron apagadas por hombres violentos que en su momento se creyeron dueños de sus vidas.

Respira hondo, toma un sorbo de café y la simpática mujer vuelve a mirar al periodista a los ojos, dando con cabalidad las fechas de las muertes de las víctimas como el estado de sus procesos.

La claridad de sus ojos se refleja en su alma cuando responde del porqué decide ser parte de este colectivo, pues requiere el uso de tiempo y también de dinero. “Nos quedan Bs 23 de la última marcha”, dice con una tímida sonrisa.

“Vivas nos queremos”, dice el mural que se encuentra en la plaza ubicada frente a la iglesia Catedral, mismo que fue pintado por el Movimiento Artístico Nereta. Esta consigna se encuentra en el sombrero de una mujer chapaca, encima de sus manos aparecen dos libros, donde quedaron marcados en la memoria colectiva los nombres de las víctimas de feminicidio en Tarija.

 

“No conozco una mujer que no haya sufrido algún tipo de violencia”, responde contundentemente.

Recuerda que desde niña vio situaciones de violencia, que para la gran mayoría de la sociedad son normales. “Que no puedas salir tranquila del colegio o de una fiesta sin que te piropeen o te digan cualquier cosa, eso es acoso y es un tipo de violencia”.

Explicó que no es lo mismo que un hombre consiga un cargo en una oficina que una mujer. Cuando la mujer asciende en un cargo es víctima de acoso sexual por los superiores o en determinados casos, o también es víctima de acoso laboral, mayoritariamente.

Pocos son los que destacan el logro profesional, pues se impone el chisme y el morbo, denigrándola, acusándola de dar favores personales a cambio del puesto, una situación bastante normal por estos lares, donde incluso las mismas mujeres se encargan de desprestigiar a sus compañeras.

Tarija en sí es un departamento donde el machismo está presente en las calles, en los hogares, aunque esta realidad es al mismo tiempo ignorada por los pobladores. Incluso por las mismas mujeres.

Pero existe para Alba una razón aún más fuerte para asumir este reto: ella es madre. No quiere que este tipo de casos sigan dándose en la sociedad, pues de seguir así, cada mujer queda expuesta, incluyendo sus hijas. Las hijas de todas.

En un momento de la entrevista vuelve al caso de Huancoiro, donde violaron y estrangularon a una adolescente de 16 años. Alba recuerda que en una hoja fue anotando los números de contactos que les puedan facilitar con el fin de llegar a la familia que vive en una zona de difícil acceso.

Aquella hoja se quedó en la mesa de su cocina, cuando volvió, la vio, e inmediatamente la destrozó y la echó al basurero.

“¡Te das cuenta!, esa hoja con los datos de tan horrendo crimen, estaban en la misma mesa donde comparto con mis hijas”, dice sin poder contener las lágrimas.

Se limpia el rostro, guarda silencio por unos segundos y con la suavidad característica de su voz, dice que así de paradójica es su actividad, pero tiene un fin que no piensa dejarlo, aunque tenga que digerir más tragos amargos.

Van der Valk es socióloga de profesión, y desde su mirada, percibe un problema profundo que se magnifica mientras más se aleja del área urbana para adentrarse en lo rural.

Recuerda el caso de violación y posterior asesinato de un menor de 13 años en La Talita, municipio de Bermejo, lugar en el que insólitamente, se registraron en tres años anteriores otros tres feminicidios.

La falta de políticas instituciones en la lucha contra la violencia, es una muestra de lo que se vive en las provincias.

La violencia de género es el principal motivo de denuncia en Tarija, junto con los delitos ordinarios.

En la ciudad de Tarija tuvieron que ver mucho las plataformas de defensa de los derechos del sector para la creación de la Secretaría de la Mujer y la Familia, aunque todavía queda camino por recorrer, especialmente en la justicia.

“Nosotras no somos objetivas, porque nos ponemos del lado de la familia de las víctimas”, aclaró Alba, indicando que la objetividad la deben tener los policías, los fiscales y los jueces, aunque esta situación no siempre es así.

La retardación de justicia, los favoritismos y el poder económico son factores que juegan en contra de las familias de las víctimas que deben mendigar por los pasillos de la Policía, los tribunales y la Fiscalía.

Pese a todas estas trabas, tres juicios en este año llegaron a una sentencia condenatoria con la pena máxima de 30 años para los acusados, quedando dos todavía en proceso, siendo un logro para este movimiento ciudadano.

De los cinco casos de feminicidio, llama la atención de este colectivo, que en tres de ellos, las víctimas habían denunciado anteriormente a sus agresores, sin ser tomadas en cuenta por las instituciones a cargo, tanto Policía como Fiscalía. Esta indiferencia costó el caso, pues los resultados fueron fatales.

Es por eso que esta organización sigue en pie ¡Ni una menos es un grito de interpelación!, asegura.

Alba se prepara para irse y al abrir su cartera para acomodar el cuaderno, saca su monedero,  que resalta por tener  la figura al medio de la mexicana Frida Kahlo Calderón (1907-1954), uno de los símbolos de la lucha femenina en el plano internacional.

Termina la conversación y  le da el último sorbo a su café, tan amargo,  tan fuerte como la realidad que le toca afrontar diariamente, pero su fin es claro como la taza de té que está al frente, esperando que  los próximos días sean mucho más dulces.

1500 dólares por audiencia

Este es el monto que debe invertir cada familia de las víctimas de violencia por audiencia. Este es uno de los motivos por los que la mayoría de los casos se quedan estancados o sin el seguimiento de la parte afectada.

Los pagos a los abogados llegan a ser el costo más alto.

 

La mal amada

Mercedes Bluske Moscoso

Mercedes Bluske Moscoso

Son las 6 de la mañana y Rocío ya se levantó de la cama para ir al colegio.

Con el pelo aún mojado se para frente al espejo, agarra la toalla y desempaña el vidrio para poder ver su rostro. Rocío sonríe mientras las gotas que resbalan de su larga cabellera van mojando la camisa de su uniforme, sin que a ella parezca importarle.

Rocío se pasa un poco de vaselina por los labios sosteniendo su propia mirada en el espejo, aun sabiendo que la humedad que le aporta se desvanecerá cuando tome el desayuno  que preparó su madre, pero no le importa; le gusta sentir los labios húmedos y es capaz de repetir la maniobra ochenta veces en un solo día.

  • ¡Me voy al cole!, grita Rocío con la alegría y seguridad que la caracterizan, anunciando a sus padres su partida.
  • Nos vemos al medio día, responde su madre mientras sale de la cocina para darle un beso en la mejilla.

Rocío camina, pero no camina sola. Camina acompañada por la mirada expectante de Joaquín, quien la espera en la esquina para cortejarla hasta la escuela.

  • “Tu falda está muy corta”, dice el joven a modo de saludo
  • “A mí me gusta así”, responde Rocío, quien hasta ese entonces no se había puesto a pensar si el largo de su falda, que apenas dejaba ver su rodilla, era el adecuado o no.

Rocío caminaba en silencio. El comentario de su acompañante le había quitado las ganas de hablar y había logrado borrar la sonrisa que llevaba pintada en los labios y que destellaba acompañada del brillo que siempre tenía puesto

Joaquín no era su novio, pero quería serlo. Era unos años mayor y todas las chicas del colegio estaban locas por él. Ella se sentía afortunada de que se hubiera fijado en ella, aunque a veces sus comentarios la contrariaban y su actitud posesiva la inquietaba.

“Es por que le gustas”, le dicen sus amigas mientras miran al muchacho alejarse por el pasillo del colegio, para dirigirse a su curso.

“Contigo es diferente, por lo menos hace el esfuerzo de no ponerse celoso, aunque algunas veces no puede resistir”, agrega enfática otra compañera.

 

Son las 6 de la mañana y, como siempre, Rocío ya se levantó de la cama. Con el paño de la toalla limpia el vidrio empañado repitiendo su ritual diario. Rocío ya no sonríe. En su rostro hay 50 gramos de maquillaje utilizado para revocar imperfecciones que no existen en su rostro, pero que desde hace un tiempo alguien las creó imaginariamente para ella. Agarra el delineador y traza una línea negra en sus parpados. El brillo natural de sus labios fue reemplazado por un rosa intenso, un tono que está de moda esa temporada.

  • “Adiós”, grita su madre al sentir los pasos de Rocío hacia la puerta. El sonido de la puerta golpeándose es la única respuesta que recibe.

Joaquín, quien ahora es su novio, la espera en la esquina como todos los días. Joaquín es un chico celoso y controlador; le gusta saber dónde está su novia, con quien, que hace, como viste y también pretende disponer de su aspecto físico.

  • Ese es el color que quería ver en tu boca, me encanta cómo te queda. El siguiente paso es cambiar esas camisas que parecen bolsas de papas, por algo más ceñido. Ya es hora que empieces a mostrar esas curvas que me encantan. Mi novia tiene que ser la chica más linda de todas.

Joaquín refuerza sus palabras tomando las manos de Rocío con fuerza y llevándolas hacia sus labios, para besarlas mientras repite: “por eso te amo”.

Una frase cruel acompañada de un gesto fríamente calculado, con el único fin de convencerla de que para amarla, es necesario poseerla.

  • “No me gusta la nueva tú”, le dice Ismael en el patio del colegio, en uno de los pocos momentos en los que Joaquín la deja a solas. “Ya no eres la misma con todo ese maquillaje escondiéndote y con esos nervios que te producen sus miradas y que no puedes esconder de mí, aunque te afanes por esconderlos de los demás”.
  • “Me cela porque me quiere, porque soy importante para él”, contesta Rocío intentando creer sus palabras, pero sin la convicción suficiente como para convencer a alguien que no sea ella misma.
  • “De los celos no puede salir nada bueno. No eres de su propiedad”, responde Ismael mientras la ve partir.

Rocío se aleja de Ismael sin decir nada, no porque se haya aburrido de conversar con él, sino porque la mirada lejana y fría de Joaquín lo dice todo y prefiere evitar un mal rato poniendo en evidencia que su amigo tiene razón. Su novio no la ama, la domina. Y si la ama, menuda forma tiene de demostrarlo.

 

Son las 6 de la mañana y Rocío está frente al espejo como casi todos los días a la misma hora. Con el agua aun cayendo por su cuerpo toma la toalla y desempaña en vidrio.

Rocío llora. Rocío llora ríos, no lágrimas. Ya no ve el rostro dulce y alegre que tenía hasta hace 6 meses atrás. Rocío ya no puede sostener su propia mirada en el espejo porque aunque su reflejo sigue siendo el mismo, ella ya no se ve con los mismos ojos.

Rocío  sale del baño con la ropa interior y la camisa mal abrochada encima. Los ríos corren por sus mejillas hasta llegar a los pucheros de sus labios, mientras con paso lento se acerca a su madre y la abraza sorprendiéndola de espaldas.

  • “¿Por fin me vas a decir qué pasa?”, pregunta su madre, aunque lo hace por mero formalismo. Ella sabe a qué se debe el cambio de actitud de Rocío y siempre lo supo, pero su hija estaba muy embobada y muy cegada como para admitirlo y darle la razón.

Aunque le llevó meses reconocerlo, el problema no era que estaba enamorada, el problema era que estaba siendo mal amada.

La realidad

Las jóvenes que crecen con la idea de que el amor es sacrificio, son más propensas a seguir en relaciones violentas. Un estudio realizado en Bolivia por diferentes instituciones que agrupa la Coordinadora de la Mujer, refleja la siguiente realidad:

– El 30 %  de los jóvenes cree que una mujer debe perdonar todo a su pareja, incluso las faltas graves.

–  un 43 % cree que los insultos son inevitables en una pelea de pareja.

-El 21 % de los jóvenes piensa que las mujeres deben vestirse como sus parejas quieren.

– El 60 % de las mujeres víctimas de violencia en Bolivia están entre los 12 a 25 años y muchas de ellas no son conscientes de que son víctimas.

Casimira Lema: Es fácil iniciar en los medios, no quedarse

Casimira Lema: Es fácil iniciar en los medios, no quedarse

Inició en la pantalla chica por casualidad, pero de ahí no paró más. 28 años después no solo se mantiene vigente en los medios, sino que es una de las personalidades más queridas de la televisión

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske y Jesús Vargas Villena

 

(Verdadcontinta-diciembre/2017)“Nunca imaginé quedarme tantos años en La Paz y sobretodo,  estar tantos años en los medios”, cuenta casi al iniciar la entrevista, la periodista tarijeña Casimira Lema Molina, quien empezó esta carrera por accidente, pero nunca más la dejó.

“Fui a estudiar Turismo y un día me llaman,  diciendo si quería hacer una prueba en Canal 7 TVB, y dije bueno,  iremos a probar suerte”, recuerda.

Para su sorpresa, tras la prueba le preguntaron si se quería quedar.  “Yo tenía 19 años y me dijeron que empezaba al día siguiente”, relata todavía sorprendida.

Pero la primera prueba de fuego no fue la esperada. “Fui y lo hice pésimo. Tan  mal que vino el gerente y me dijo que lo sentía mucho”.  “Fue su primer y último día”, le dijo el hombre.

Portada del suplemento Verdad con Tinta con Casimira Lema.

Ahí Casimira le recordó al gerente que  ella le había indicado que no tenía experiencia. “¡Cómo me va a poner usted a leer noticias!”, le recriminó casi de forma inmediata.

“Entonces dije bueno, no es culpa mía. En la tarde me volvieron a llamar y volví…  Yno paré hasta hoy”, dice con una picaresca sonrisa, pasando por su mente todas las experiencias vividas en esta profesión,  que asegura la sigue apasionando como si fuese el primer día.

Son 28 años continuos en esta carrera, pero ¿cómo hizo para mantenerse vigente?

“Hay que reinventarse, eso es lo que hace que uno continúe vigente”, respondió.

Precisamente, Casimira se mantiene entre las 20 personalidades más influyentes del país en la red del pajarito: Twitter.

Medidor de Twitter, donde puede verse los personajes bolivianos con más seguidores, estando Casimira entre los 20 primeros.

“Ahí está, si no te reinventas, mueres”, dijo enfática.  “Y yo amo tanto esto, que no quisiera dejar este trabajo”, reveló con sinceridad.

Recuerda que alguna vez fue parte de lo que se llaman las “caras bonitas”, con un auricular en la oreja de donde un tercero le indicaba lo que debía decir, pero para ella, “esos tiempos ya pasaron”, pues  ahora es quien decide lo que debe realizar. “No lo permitiría a estas alturas de mi vida”.

La experiencia la ayudó a tomar decisiones tajantes, como  dejar medios de comunicación en los que estuvo más de cinco años trabajando.

“He aprendido que como hay ciclos  en la historia, hay también ciclos en la historia de los medios de comunicación”, refiriendo a las políticas que usan especialmente las grandes cadenas, no siempre en el camino de la información.

Asegura que las personas quieren “credibilidad” e informarse de manera seria.  “La gente se ha cansado un poco del show”.

Estas declaraciones son en base a la revolución de las redes sociales de internet que han generado una opinión propia y que la primicia quedó atrás, pues la información de primera mano está en estas plataformas, acotando que los usuarios esperan  de los medios, mayor seriedad, que les den confianza.

Lema recibió el premio Maya por su trayectoria en la televisión.

Afirma que los periodistas que no se adapten a este nuevo contexto, prácticamente morirán en el plano social.

Otra situación que cree importante, es de mantenerse en la línea, “zapatero a tus zapatos”, dice sarcásticamente.

Lema ejemplifica a Carlos de Mesa, que desde su perspectiva fue el mejor comunicador que tuvo Bolivia y que lo perdió porque decidió dar el salto a la política.

“Pero como político…”, y no le agrega más palabras, dando a entender su postura al respecto.

Pero ella también fue seducida para ingresar a la política, cuando le ofrecieron por diferentes organizaciones candidaturas a diputaciones. “Les agradecí mucho, pero no lo hice, ni lo haría, no es lo mío”.

Casimira asegura que el periodista que no se reinventa, “muere” socialmente.

La posición de la mujer

“Tienes a las chiquillas de 18, 19, o 20 años,  que les pagan miserias a quienes las tienen con minifaldas y con un escote para vender”, lamentó sobre esta situación que ocurre en los medios de comunicación, donde la imagen de la mujer, todavía es mal utilizada para lucrar.

“Lamentablemente en todas las revistas informativas tienes aquello, una mujer que está de esta manera”, admite, pero cree que esta situación, fruto del crecimiento de las redes sociales está llegando a la parte final de su ciclo.

“La cosificación de la mujer es terrible”, dijo todavía admirada de lo que se ve todos los días por la televisión.  “Eso va a cambiar, acuérdense de mí”, afirma.

 

Lema conoce cientos de jóvenes comunicadoras que empiezan por abrirse camino, quienes tienen gran potencial, pero lamenta que existan medios que traten de explotar más el aspecto físico, que sus verdaderas capacidades.

“Soy una mujer 100% comprometida con las mujeres”, agrega al referir que es conocedora de lo trabajadoras y sacrificadas que son, especialmente las madres bolivianas.

 

Una anécdota en la Tv

Con el equipo técnico de la Televisión Universitaria en La Paz.

“Un día estábamos al vivo y escucho que por el auricular alguien de la producción dice temblor”, recuerda que ni bien escuchó esa palabra, salió corriendo del estudio.

“Dije: ¡se está moviendo!,  estaba al vivo con  dos compañeros,  Gabriel Cárdenas y Gonzalo Rivera”.  Recuerda que los dejó a sus compañeros. Mientras relata, no se aguanta de voler a reír de lo ocurrido en ese momento.

Aquella vez,  su jefe le interceptó, y le dijo “¡dónde vas!”.

Le hizo recuerdo que ella debía tranquilizar a la gente, no asustarla.  “Tú estás en la pantalla para tranquilizar al televidente”, le dijo.

Finalmente, no hubo ningún temblor, al parecer fue alguna broma, pero esta situación le sirvió  como un jalón de orejas y una enseñanza.  “No podía salir corriendo, tenía que quedarme para tranquilizar”, dice ya poniéndose más seria, con la lección aprendida, convertida en una simpática anécdota.

Trayectoria

Casimira inició en Canal 7 Televisión Boliviana en 1989, luego estuvo en  Telesistema Boliviano con Paolo Agazzi,  “que es un gran cineasta que fue el que me llevó, a quien le debo parte de lo que soy”.

También recuerda  al padre Pérez de Fides a “Pepe” Pomacusi, entre otros que la apoyaron en su carrera.

Hay tantos jefes de los que he aprendido mucho, en un momento hubo un cambio en la televisión boliviana y he sido parte de ello, por lo que me siento muy orgullosa de ello”.

Recibiendo el galardón “Paceñisimo de Oro” por su trayectoria periodística.

Casimira siguió  en Telesistema que luego se convirtió en la Red Unitel, donde estuvo unos 13 años.

Cuando la periodista María  René Dutchen, decidió acompañar a Jorge Quiroga Ramírez en la candidatura a la vicepresidencia, ATB le ofreció ocupar su puesto.

“Fui muy asustada, porque ella- María René-  era un monstruo de la televisión y lo sigue siendo, pero me fue muy bien”.

Posteriormente  recibió una propuesta de PAT para hacer un programa propio, donde nace “Casi al Mediodía”, donde estuvo por cinco años.

Cuando pensó darse un “año sabático”, recibió la propuesta de la televisión universitaria, decidiendo volver al rodaje, estando solo tres meses fuera de los medios.

Una producción a lo Legrand

“Casi al Mediodía”, fue relacionado rápidamente con el programa de la afamada argentina, Mirtha Legrand, por las entrevistas realizadas durante el almuerzo.

El canciller,Fernando Huanacuni junto a sus hijos en un almuerzo en el programa: Casimira en Familia.

Casimira revela que el productor del programa era uno de los que participó también en la producción del programa  de Legrand.

Cuando PAT cambia de dueños, el ciclo del programa termina y empieza uno nuevo en la televisión universitaria: “Casimira en Familia”.