La invitación matrimonial más viral en Tarija

La invitación matrimonial más viral en Tarija

Jesus Vargas Villena

Por Jesús Vargas Villena

¿El matrimonio del año? Alberto y Marilin, se convirtieron en la pareja de novios más comentada en las redes sociales de internet en Tarija, especialmente en los grupos de WhatsApp. La peculiar invitación a su matrimonio está dando vueltas por el mundo virtual.

“Nuestro amor es tan precioso que queremos que dure para siempre”, dice la invitación audiovisual.

Al principio,  llama la atención la cantidad de padrinos: De religión, de civil, de aro y de torta, entre otros, pero más allá de eso, el video empieza con el plato fuerte, que no tiene que ver con algún gourmet, sino algo con picante: las agrupaciones musicales.

Brindys de México,  Yambao de la Argentina, Diego Ríos de la Argentina, Los Piratas del Perú, Los Capos conocidas por la onda chicha boliviana, la Orquesta Nitro de Oruro y Dj Venom de la Argentina, son las agrupaciones como artistas que estarán presentes en este evento, mejorando incluso, la cartelera de los principales festivales musicales de la ciudad.

Cada artista promete montar su propio show, llamando la atención de propios  extraños, incluso algunos ya comparan el evento con la fiesta de quince de la mexicana Rubí, cuya invitación también se hizo viral el 2016, pasando a ser un acontecimiento internacional, donde asistieron 1,2 millones de personas.

La invitación de Alberto Condori y Marilin Vides Martínez,  ya pasó las fronteras tarijeñas gracias a las redes sociales y promete tener también un número importante de participantes, cuyo festival de músicos durará dos días.

La invitación circula por las redes sociales

La ceremonia religiosa será realizada el 27 de enero en la iglesia San Francisco. Mientras que la fiesta está prevista los días 27 y 28 de enero.

Productores musicales indican que por el montaje de escenario, los gastos de hospedaje, más el pago a los artistas, solo en las presentaciones, podrían estarse gastando unos 100 mil dólares en dicho matrimonio, aunque no hay precisión de los gastos desde el entorno de las familias.

Por familiares de la pareja,  pudo conocerse que al hacerse viral la invitación, decidieron tomar medidas de seguridad.

Al ingreso de la fiesta,  habrá guardias de seguridad que pedirán la cédula de identidad a los invitados para evitar un desborde o descontrol, verificando con las listas que tengan a mano. También realizarán controles previos al estacionamiento de los vehículos.

¿Estás invitado?

 

Love Land, amor por promocionar lo nuestro

Love Land, amor por promocionar lo nuestro

Jesus Vargas Villena

Por Jesús Vargas Villena

VerdadconTinta-enero2018 Las ciudades más prósperas del mundo son las que han aprendido a explotar su turismo nocturno, un grupo de jóvenes empresarios empieza a creer en que Tarija es una verdadera potencia nacional

No, no es joda…es serio, así lo toma a este trabajo Carlos Lazcano Avilés, un joven empresario de 31 años que decidió apostar por la movida tarijeña.

Tras asumir la administración de la discoteca Feel, surge el proyecto denominado Love Land o “tierra del amor”.

“El riesgo que corremos es muy grande”, dice Carlos al iniciar la conversación,  haciendo entrever el problema existente en torno a la promoción del turismo masivo en esta ciudad, cuando las condiciones no siempre son las mejores.

Carlos recibe a Verdad con Tinta en su oficina, ubicada en la discoteca Feel. Más allá de la diversión que evoca el nombre del lugar, Carlos se encuentra ahí con papeles, una computadora, facturas y cuentas. La fiesta es su trabajo.

El joven lleva 17 años en el negocio y cree que la explosión turística de Tarija depende de la movida nocturna, como ocurrió alguna vez con Las Vegas en Estados Unidos. “Las Vegas está en medio de un desierto, no tiene nada, pero supo explotar su movida nocturna”.

El joven empresario, Carlos Lazcano Avilés

No hay whisky ni ninguna otra bebida de por medio en esta entrevista, Carlos pide a uno de los trabajadores su habitual botella de agua, ya que necesita bastante líquido y fruta para mantener las energías, pues en este trabajo no existe descanso  en los fines de semana ni en los feriados, al contrario, son los días de mayor laburo.

“Es estresante por momentos”, asegura Carlos, pues en este negocio como en todos, uno debe estar pendiente y mientras la gente se divierte, él junto a su equipo más cercano, debe mantenerse  alerta. Una mala movida puede costarle caro.

“A este trabajo lo tomo en serio, porque de esto vivo y pienso vivir, pero eso le cuesta entender a mucha gente”, explicó.

Love Land

Este emprendimiento privado tiene fuerte repercusión en el turismo local y es uno de los paquetes ofrecidos en el interior del país para pasar las fiestas de fin de año en Tarija. La idea surge en una charla en Santa Cruz de la Sierra con uno de sus primos.

“Feel se posiciona muy bien en el mercado del entretenimiento y nos permite crear este proyecto para fiestas de fin de año”, cuenta sobre el surgimiento de la productora de eventos, que tras los primeros resultados, también empezó a organizar fiestas para el carnaval.

La idea de mostrar a Tarija como un lugar paradisiaco siempre estuvo presente, y es ahí que el empresario decide promocionarla como la tierra de ensueño, o nombrar las actividades como el “Carnaval del Amor”.

“Te vas a enamorar”, dicen los encargados de relaciones públicas al momento de promocionar las fiestas como los paquetes en esta ciudad.

Love Land logró posicionarse como una empresa de entretenimiento para los jóvenes

Love Land viene organizando estos eventos desde hace dos años, con fuertes inversionesy trayendo a destacados artistas internacionales, como los colombianos, Sebastián Yatra y la agrupación Piso 21 en el carnaval 2017.

La propuesta de Love Land inicialmente era invitar a gente de Santa Cruz a viajar a Tarija para ser parte de las diferentes fiestas, pero fue creciendo rápidamente, expandiéndose a Sucre y en menor medida a La Paz.

En total son unos 304 jóvenes que trabajan de relacionistas públicos, unos 150 en Tarija, otros 100 en Santa Cruz y los demás en pequeños grupos repartidos entre  las dos restantes capitales.

Para el carnaval hay cuatro actividades fuertes que propone esta productora, siendo la principal apuesta, la  fiesta de comadres. “Es la más fuerte que tenemos de nuestro carnaval”, augurando sorpresas para el evento.

Recuadro

Tarija en el tour mundial

Una rueda panorámica, agua, música electrónica, juventud y sí; bastante diversión. Así podría resumirse una de las actividades más imponentes de la productora Love Land, que llegó a formar parte del tour mundial de Ibiza, mediante la franquicia internacional Pacha.

“Ponemos a Tarija en el mapa todos los años”, resaltó orgulloso Carlos, sobre la organización de la fiesta  Sunset 2017-2018, que formó parte del paquete que ofertaron.

Para esta fiesta llegó un equipo de producción con diferentes dj, un armado de escenografía, “en conjunto, fue una experiencia exquisita”.

El joven empresario confesó que esta inversión terminó en retro, respecto a las ganancias, pero valora la inversión. “Soy de las personas que tratan de ver el valor intangible de las cosas, no  todo es dinero, seguramente en algún momento retornará”.

Berlín, Los Ángeles, Johannesburgo, Doha, Porto Alegre, Rio de janeiro, Sao Paulo, Valencia, Cannes, Santiago de Chile, Tokio, Manchester, Ámsterdam y Tarija son parte de las ciudades que aparecen en la promoción del tour mundial de Pacha Ibiza.

“Es un gran logro para Tarija estar en el mapa del mundo, pero muy pocos saben eso y reconocen el esfuerzo”, puntualizó; mientras tanto, seguirán en esta pelea para que esta ciudad explote turísticamente, aunque, es importante el apoyo institucional.

Tarija en el mapa de los tours mundiales con Pacha Ibiza. foto crédito: Pablo Buhezo
Verónica Ormachea: “La literatura es pura satisfacción”

Verónica Ormachea: “La literatura es pura satisfacción”

Mercedes Bluske Moscoso

Por Mercedes Bluske Moscoso

(VerdadconTinta-enero2018) En la presentación de su último libro, la escritora boliviana habló sobre las historias que la motivaron a escribir y los desafíos que conlleva

Aunque Tarija suele ser un destino poco usual para las presentaciones de libros, para Verónica Ormachea Gutiérrez, la pequeña ciudad fue el destino perfecto,  pues para ella, es importante que la lectura y la cultura no queden atrapadas en la red del eje central.

Bajo esa premisa, la presentación de  Los Infames y el re-lanzamiento de Los Ingenuos, sus dos últimas obras, fue realizada en la afamada librería Gisbert, que recientemente abrió su sede en Tarija.

Verónica llega a la librería y de forma natural empieza a derrochar gentileza y simpatía. La entrevista no empieza hasta que termina de saludar a los vendedores y representantes de la librería, pues le gusta conocer al personal que tendrá en sus manos a sus pequeños tesoros, sus libros.

“No me trates de usted”, dice con voz risueña con aquel típico tono paceño,  mientras se termina de acomodar en la silla, satisfecha por haber conversado con cada uno de los trabajadores del lugar.

Verónica es fresca, sencilla y llena de energía. Es difícil mantenerla en un solo lugar por mucho tiempo y tiene la capacidad de realizar diferentes actividades al mismo tiempo. Características dignas de las personas hiperactivas.

Su currículum es muestra de aquellas actividades en las que, poco a poco, va canalizando su energía. Es escritora, periodista y politóloga, aunque asegura que lo suyo son las letras.

“Me identifico mucho más con la literatura, porque es un género más completo que cualquier otro”.

La literatura también le permite seguir en contacto con sus otras dos profesiones, pues su género predilecto es la novela histórica, que en la mayoría de los casos,  toca temas políticos y siempre requiere de investigación periodística para recabar información sobre hechos históricos.

Aunque la novela es su género favorito, su primer libro fue una crónica en la que narra, nada más y nada menos, que el secuestro del empresario y político, Samuel Doria Medina.

“Un día le pregunté si podía escribir una serie de artículos sobre lo que le había sucedido, y él me propuso que escribiera un libro”, cuenta aún sorprendida.

La crónica cuenta las dos caras de aquella historia desde la voz de los principales involucrados: Samuel Doria Medina y los militantes del Movimiento Revolucionario Tupaj Amaru (MRTA), del Perú.

Aquel primer libro fue la punta de un profundo iceberg dentro del mundo de la literatura, en el que se inclinaría por un género más complicado: la novela histórica.  “Ahí me di cuenta que también podía escribir ficción”.

El dato:

“Es difícil escoger un libro como mi favorito, porque se han escrito muy buenos. Hay algunos que me han impactado como La Metamorfosis de Kafka; La Peste de Camus; Crimen y Castigo, de Dostoyevski y la obra de Leo Tolstoy”.

Verónica Ormachea presentó su libro Los Infames el 8 de enero de 2018 en la ciudad de Tarija.

Entre infames e ingenuos

Lejos del mundo de la crónica, en la que debía apegarse al relato de los hechos por parte de los protagonistas, Verónica asegura que el proceso para escribir una novela no requiere de inspiración, sino de transpiración

Los Ingenuos, su primer novela histórica, está basada en la Revolución de 1952, un periodo de la historia de Bolivia que siempre está presente en su vida, no solo por lo relevante que fue para el país, sino porque sus padres fueron exiliados en aquellos tiempos.

“Yo soy hija del exilio”, agrega con voz serena y pausada, mientras explica que ella nació en Nueva York a causa de ello.

Aquellos años de revolución en Bolivia se tradujeron en su primer libro. “No existía la novela de la Revolución del 52. Esta fue la primera novela que se escribió sobre el tema”.

Por su parte, Los Infames, su último trabajo literario,  tiene como personaje principal a Mauricio Hoschild, uno de los barones del estaño.

El libro cuenta cómo aquel hombre, cuyo nombre aprenden los niños en la escuela, salvó la vida de más de 10.000 judíos gracias a la falsificación de pasaportes que les permitía llegar a Bolivia, huyendo del cruel destino que les deparaba en los campos de concentración.

Para Ormachea, la literatura es pura satisfacción y sus más dulces recuerdos están ligados a ella. “Perdón, estoy llorona”, dice intentando controlar las lágrimas que van brotando de sus ojos. Verónica se emociona al recordar las palabras de una profesora cochabambina, que le aseguró que sus alumnos habían adquirido amor por la lectura gracias a sus libros.

“No me interesan ni los premios ni nada, yo creo que ese fue el aporte más grande que yo he hecho”, dice mientras limpia las últimas lágrimas que empapan sus mejillas.

 

Voces del verano parte IV

Por: Nelson Pandorga

“Vamos a trotar… o mejor a un buffet criollo tenedor libre”. “Y qué tal el Dakar, ¿lo viste al aca hinchada de mi hermano?”. “Seguro se han desviado del camino por entrar a comprar, a la chota de tu tío le encanta comprar”. “Estoy solo ahorita en casa, ¿puedes?”. “¿Otra vez estás en pedo, culiau?”. “Estaba súper burracha pero de esa parte sí me acuerdo… en este país todo es un broma”.

La lluvia hilvana el veranoUn tupido aguacero oscurece la mañana de enero. Angula las gotas sobre las calaminas del balcón una ráfaga sostenida, crea formas espirales y prismáticas sobre los sillones blancos de plástico tejido. En la mesita redonda y baja un cenicero, un encendedor. Unos grados arriba en el horizonte impresionan la vista las nubes, que como toros briosos se agrupan en torno a Sama. Los segundos se ralentizan de carga eléctrica: se crispa el aire, el viento hamaca la niebla hacia las montañas y se tiende en su regazo. La bóveda inmensa aprueba el cortejo y truena en toda su esfera: dilata sus surcos la tierra, brama el cielo esparciendo por el valle su savia. Después de una luna gorda y blanca, amaneceres en los que niñas empiezan a ser mujeres.

La barra grande y verde de jabón se escurre entre sus dedos y rebota en la cerámica terracota del baño. Nadie como ella lucía sus zapatos. En sus cabellos se difumina una psicodélica paleta de champú. Puma del bosque de pinos, nadie como ella lucía sus zapatos. Recuerda sus gruesos labios, sus ojos claros. Las ventanitas se empañan, un redoble de gotas inflama las chapas metálicas. La lluvia hilvana el verano. Con la voz adquirida en los juegos míticos / perdidos ya, / así recuerdo al amor / cuando descubrí que en el hombre se dan / los adioses y los reconocimientos; / y, asimismo, que puede escuchar los sonidos / del diario conversar con la piel / y también las consecuencias de la traición / y la ansiedad y la medida de los días. 

A 41 años del primer reencuentro de promociones

A 41 años del primer reencuentro de promociones

La profesora Mabel León, quien fue su tutora de curso, jugó un papel importante en impulsar esta tradición en sus estudiantes y se reunió siempre con ellas.

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske Moscoso y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta-diciembre 28/2017) El aula, los pupitres, las radio-novelas y el teatro fueron ingredientes suficientes para forjar una amistad única y perdurable en el tiempo.

Así, la promoción del paralelo B, a 41 años del primer reencuentro de promociones, las estudiantes del Liceo Tarija, continúan esta tradición, haciendo honor a los años compartidos en su juventud.

El escenario para la entrevista era perfecto. El Castillo Azul, no solo es una de las construcciones arquitectónicas más emblemáticas de la ciudad, sino que fue el lugar donde realizaron el primer reencuentro de promoción, aquel 28 de diciembre de 1976.

Beatriz Vaca Sanjinéz, Martha Humerez Ruiz y María del Carmen Castillo, se disponen a compartir con el equipo de Verdad Con Tinta, sus más preciados recuerdos, así como los inicios de esta tradición, que con el pasar de los años, llegó a ocupar un lugar predilecto dentro del calendario festivo de los tarijeños, bajo el nombre de: “día de reencuentros”.

“Es importante que sepan porqué decidimos hacerlo el 28”, dice Martha, con una sonrisa en el rostro. Su moño bien peinado y su prolijidad al vestir, corroboran lo que reflejan las fotos de su juventud, una mujer simple, de rostro dulce y muy buena moza.

Aquel diciembre de 1976, Martha y sus compañeras estaban buscando una fecha para reunirse después de la graduación y los años siguientes. El gran dilema radicaba en que algunas de sus amigas se irían a estudiar a otras ciudades o países y en aquellas reuniones, el objetivo era volver a estar todas juntas.

La profesora Mabel León, quien fue su tutora de curso, jugó un papel importante en impulsar esta tradición en sus estudiantes y se reunió siempre con ellas.

Buscando una fecha en la que todas estuvieran de vacaciones, las estudiantes se debatían entre reunirse a finales del año viejo o a principios del año nuevo. Finalmente, acordaron que el día de su reunión, sería el 28 de diciembre de cada año.

“El 28 también es el Día de los Inocentes, pero era la fecha que estaba al medio de dos actividades importantes como familiares, Nochebuena y Año Nuevo, por eso se fijó ese día”, asegura Mabel.

“Pensamos que a partir de esa fecha, unas iban a estudiar afuera y otras nos quedábamos en Tarija, pero teníamos que encontrarnos por lo menos una vez al año y la gente vuelve  a su casa para las fiestas”, agrega María del Carmen, más conocida como Jovita entre sus amigas.

Los recuerdos, travesuras y las picardías compartidas en el aula, trascendieron el tiempo y el espacio, siendo revividos año tras año por las ahora señoras de la Promo 76, generando las mismas carcajadas de hace 41 años.

El teatro era una de las actividades favoritas de las alumnas. La profesora Mabel león siempre las incentivaba a realizar actividades nuevas.

“En nuestro primer reencuentro, cuando llegamos al castillo, gracias a la generosidad de la familia Rengel, nos invitaron a todas un vaso de limonada, pero resulta que era con sal”, cuenta Beatriz entre carcajadas, a quien sus amigas bautizaron cariñosamente como Cacha,  y a quien reconocen como su líder y presidente vitalicia.

Jovita, Cacha y Martha, permanecieron con el rostro sonriente a lo largo de la entrevista. Mirar hacia atrás y recordar su época colegial  como su trayectoria como amigas, es motivo suficiente para ser felices.

Las carcajadas, fueron una constante a lo largo de la conversación con el equipo de Verdad con Tinta.

“María del Carmen era el alma de las travesuras del colegio, ella nos ha mantenido todos los años  durante nuestras reuniones, con la misma picardía”, dice Cacha.

Aunque cada una de las 36 compañeras tiene una personalidad particular, todas se complementan y enriquecen su amistad.

Dentro de las personas que recuerdan y que las acompañaron durante su formación, destacan la profesora Maritza Navajas, el hermano Manuel Fariñas y, por su puesto, su querida tutora, Mabel León.

“Tampoco podemos olvidarnos de doña Abelina y  don León Rengel, que no solo nos han dejado hacer aquí nuestras reuniones por más de 25 años, sino que fueron nuestros segundos papás”, asegura Jovita, con una expresión de gratitud en la mirada.

Para la promoción 76, la tradición no era solo reunirse anualmente, sino que los reencuentros debían ser en el Castillo Azul.

“Durante 25 años, prácticamente todos nuestros reencuentros fueron aquí, en muy pocas ocasiones los hicimos en otro lado”, explica Beatriz.

La confianza y complicidad con la familia Rengel, es obvia, pues, pese a que los dueños de casa no están en la ciudad, las puertas de su casa fueron abiertas para realizar la entrevista en el living, aportando así un sentido más especial a la nota.

41 años después des primer reencuentro, miles de jóvenes, siguiendo los pasos de este grupo de amigas, esperan con ansias el 28, para volver a encontrarse con sus amigos y compañeros de curso para ponerse al día de lo transcurrido en el año.

El año pasado la promo 76 cumplió 40 años de su primer reencuentro.

Cacha destaca que hoy en día, el reencuentro es una excusa más para el consumo de bebidas alcohólicas. “Nosotras cenamos, tomamos algo, charlamos y reímos hasta cansarnos”.

Sin embargo, lejos del fin noble de reunirse y mantener viva la amistad, las generaciones más jóvenes aprovechan el 28 de diciembre para beber en exceso. No es extraño ver a grupos de jóvenes ebrios por las calles de la ciudad.

“Durante algunos años dejamos de reunirnos, porque como ya somos abuelas, muchas nos quedábamos con nuestros nietos, para que nuestros hijos puedan ir a sus reencuentros”, cuenta Cacha.

La pausa de los reencuentros no duró mucho. El fallecimiento de una de sus amigas y compañera de promoción, fue un golpe muy duro para todas y decidieron no perder más tiempo, para reanudar su tradición de los 28.

Como todos, la Promo 76 espera con ansias reunirse para revivir sus aventuras y compartir más historias.  Gracias a estas 36 mujeres, Tarija goza de otra tradición que hace que esta tierra sea única y llena de encanto.

 

 

Aldeas Infantiles S.O.S: El regalo de la unidad

Aldeas Infantiles S.O.S: El regalo de la unidad

 

La institución trabaja en resaltar que el mejor lugar para el desarrollo y el crecimiento de un niño, es la familia

Mercedes Bluske Moscoso y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta-diciembre/2017)El poder del marketing hizo que la Navidad se convirtiera en la fiesta más consumista del año. Regalos, bebidas y comida en abundancia, son parte de las características de la Navidad del siglo XXI.

Sin embargo, existen lugares en los que la esencia de esta celebración permanece intacta, recordándonos que aquella noche debe primar el amor, la unidad y la familia.

Aldeas Infantiles es una de aquellas pequeñas burbujas a las que el consumismo aún no pudo penetrar.

“Bienvenida, es un gusto conocerte”  dice a modo de bienvenida Patricia Serrano, gerente de Aldeas Infantiles en la regional de Tarija, a la periodista de Verdad con Tinta.

No son necesarias más que un par de palabras, para descubrir el carisma y la dulzura que caracterizan a la joven mujer, atributos que se traducen en una melodiosa y calmada voz.

“La Navidad es una época en la que revives los momentos en familia y de felicidad, pero lamentablemente, no todos los niños tienen ese tipo de recuerdos”, comenta Patricia a modo de introducirnos a la realidad que viven muchos niños en el país.

Para miles de niños, la Navidad, y su infancia en general, lejos de estar marcada por amor y recuerdos en familia, es una etapa llena de tristeza, dolor y violencia.

Para Patricia Serrano, gerente de Aldeas Infantiles en Tarija, dejar una huella positiva en la infancia de los niños es su mayor anhelo y satisfacción.

Las situaciones adversas hacen que más de un millón de niños estén en riesgo de no ser protegidos por sus padres en Bolivia. La  situación en el departamento de Tarija no es muy diferente; aproximadamente 53.000 niños afrontan aquella misma realidad: el riesgo del abandono, desintegración familiar y orfandad.

Los factores que inciden son múltiples de acuerdo a un estudio realizado por Aldeas Infantiles, la Universidad Católica y la Universidad de Bruselas.

La violencia intrafamiliar, el alcoholismo, las relaciones difíciles entre padrastros e hijastros en las familias reconstituidas y el embarazo adolescente, entre otros, son parte de las causas que ponen en riesgo la permanencia de estos niños en su hogar.

Muchos de estos menores, corren el riesgo de pasar la Nochebuena en las calles, en un centro de acogida o en un orfanato, pero no donde deberían estar, con una familia que los ame y los proteja.

“Recuerdo el testimonio de una madre”, dice Patricia mientras repasa en su memoria las miles de historias que albergan las paredes de la institución. “Era Navidad y ella hace poco había sido víctima de violencia. Su marido se encontraba en la cárcel porque casi la había matado a golpes, y su familia la había sacado de la casa”, relata Patricia recordando las palabras de aquella mujer.

De repente, hace una pausa en su relato, tomando  unos segundos para respirar y continuar con la historia, o tal vez a modo de cobrar fuerzas para hacerlo.

“Yo no tenía nada que ofrecer a mis hijos. Mientras veía la compra y la felicidad del entorno, yo me encontraba bajo un puente con mis hijos, debatiéndome entre quitarles la vida y suicidarme, o no”, habían sido las palabras de aquella madre, que pocos días después llegó a las instalaciones de Aldeas Infantiles en busca de ayuda para ella como sus pequeños.

Lejos de los dolorosos recuerdos de la Nochebuena bajo un puente y de los golpes que tuvo que soportar, y que casi le cuestan la vida,   esa mujer fue reinsertada a la sociedad junto con sus hijos. Se dedica actualmente a ayudar a otras víctimas de violencia, así como a denunciar las agresiones a mujeres y niños.

La Navidad para esa familia tiene un antes y un después. La vida, para ellos, es un antes y un después.

Pese a los trabajos de prevención para evitar que los niños terminen siendo desprotegidos por sus familias, hay situaciones que son inevitables. “Los juzgados nos derivan casos de niños y niñas que no son adoptables por el número de hermanitos, que a veces son 5 o 6 y priorizan a la familia S.O.S.”, cuenta Patricia respecto a otro tipo de ayuda que promueven desde Aldeas.

Aldeas Infantiles desarrolló el programa Familia S.O.S., en el  que las madres son formadas durante dos años y medio aproximadamente en el desarrollo integral de niños como de jóvenes.

Posteriormente,  forman una familia con los niños que no pueden ser adoptados o que no tienen un hogar.

Las madres S.O.S son mujeres que deciden que su vocación es dar amor a los niños.

“Su madre SOS vive  con ellos y es su madre por siempre, como la madre de cualquiera de nosotros”, asegura Patricia, haciendo hincapié en que  forman una verdadera familia.

La Navidad es una época llena de gratitud y amor en las familias que se forman gracias a esta modalidad.

“Los hijos regresan a su casa con sus esposas y con sus bebés para pasar las fiestas con su madre S.O.S. y sus hermanos. Aquella mesa que empezó con 5 personas, ahora se multiplicó y hay 15 comensales”.

“Una de nuestras madres S.O.S. tiene 22 hijos.”, cuenta entre risas Patricia, dejando perpleja a la periodista.

Aunque muchos de sus 22 hijos ya se casaron y formaron su propia familia, como es normal, las fiestas de fin de año siempre son motivo de reunir a todos alrededor de la mesa.

Durante la semana previa a la Navidad, todas las Familias S.O.S se reúnen para trenzar, compartir un refrigerio y revivir las tradiciones. “Cada familia prepara algo para compartir con los demás”, cuenta Patricia.

Los niños de las familias S.O.S, disfrutando de las tradiciones de la época.

Con la emoción transformada en lágrimas que intenta contener en sus ojos, Patricia dice: “En esta época te das cuenta que estos pequeños luchadores no agradecen un juguete, ropa o una casa, ellos hacen agradecimientos de vida profundos. Agradecen el tener una familia y amor, algo de lo que carecieron por mucho tiempo”.

“Son cosas que te generan muchas emociones y te hacen ver la vida de forma diferente”.

El aire que se respira en Aldeas, contagia el espíritu de ayuda al prójimo, de dar sin esperar nada a cambio, de dejar una huella en la vida de alguien más.

“Existen casi un millón de niños en toda Bolivia y 53.000 en el departamento de Tarija, que están en riesgo de no poder ejercer su derecho a ser protegidos”

Campaña de tarjetas navideñas

La campaña navideña de este año denominada: Detalles que dejan huella, se remonta a las historias de los niños y niñas que pasaron por Aldeas en estos 27 años de trabajo en Tarija y 40 años en Bolivia.

La característica de las tarjetas y los regalos, son pequeñas huellas de manos y pies, que dan forma a los árboles navideños, ángeles, muñecos de nieve y otros objetos representativos de la Navidad.

Mediante esta campaña, la institución busca recaudar fondos que les permitirán realizar su trabajo durante el 2018, cambiando la realidad de aproximadamente 800 niños de manera directa y de 1200 de forma indirecta.

Haciendo referencia a la temática de la campaña de este año, la gerente de Aldeas Infantiles, Patricia Serrano, explicó que con la compra de las tarjetas, “podemos dejar una huella, haciendo que la infancia de los niños sea diferente”.

A través de la compra de las tarjetas navideñas de Aldeas Infantiles, es posible ayudar a cambiar la realidad de los niños que están en situaciones de riesgo.