Hogares donde la familia es el mejor regalo

Hogares donde la familia es el mejor regalo

El verdadero espíritu navideño no está en los regalos ni en los fuegos artificiales

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske Moscoso y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta-diciembre/2017) Un hombre tirado en el suelo con una botella al lado, a su frente una mujer llora, mientras un niño mira el pesebre, abraza su oso de peluche y reza ¿Dónde está  el Niño Jesús? Pregunta el padre Alejandro Fiorina.

La respuesta es obvia, el periodista señala al pequeño niño de cerámica que se encuentra al medio del pesebre armado, pero el sacerdote responde negativamente.

“Ese chico hincado con su peluche, es el Niño Jesús”, responde el religioso, quien ideó este particular nacimiento que está ubicado en el patio principal del hogar La Colmena Santa Rita.

La verdadera esencia de la Navidad está en la familia, “en el amor”, explica el religioso al indicar que este pesebre todavía no está concluido, pero tiene un mensaje claro.

Por encima de los juguetes que pueda tener aquel niño, como el peluche o el pequeño camión marca Tonka que aparece al lado, su felicidad depende de sus padres, quienes conforme se ve en esta representación, pasan por un mal momento a causa del alcoholismo que termina por degradar a la familia.

En hogares como La Colmena, hay personas que no esperan juguetes u otros objetos de valor para celebrar la Navidad, ellos solo necesitan un abrazo o un perdón para sonreír.

En la mayoría de los hogares de acogida de la ciudad de Tarija, la familia toma un valor predominante, quedando atrás el interés por lo material, aunque un regalo nunca cae mal.

“No faltan hogares de acogida, lo que faltan son familias”, dice el religioso al indicar que pese a que se abran más centros de este tipo en las ciudades, siempre hay gente que va a necesitar de un cobijo.

“Hacen falta familias que abran las puertas de sus hogares para la gente de la calle, si no tienen esas posibilidades, pueden hacerlo con un almuerzo o cualquier ayuda”, dijo el religioso.

“Un apoyo, un consejo o el escuchar, son regalos que cientos de personas necesitan”, ahí está el verdadero significado de la Navidad, aseguró.

El nacimiento es tan real, que quienes ingresan distraídos, piensan que son personas de carne y hueso.

Instituciones

Sin embargo, los fuegos artificiales, los juguetes y otros artículos se imponen en esta época. Incluso cuando alguien cuestiona aquello, surge de inmediato la respuesta más común: Esta es la esencia de la Navidad.

La confusión está clara y al comercio le conviene, incluso las instituciones públicas usan el pretexto navideño para gastar recursos de forma innecesaria, como en la compra de los costosos fuegos artificiales, usando el argumento de fomentar “la esencia de la Navidad”.

Los hogares de acogida recibieron este segundo semestre poco apoyo de las instituciones departamentales. Con algunos todavía tienen deudas que arrastran desde septiembre, pero los recursos para juegos de luces y actos costosos en nombre de la Navidad, nunca faltan.

Unos cinco hogares de acogida reciben un presupuesto mensual por el Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges) dependiente de la Gobernación; pero no todas las cuotas fueron pagadas.

Con este presupuesto, los hogares cubren en parte  el presupuesto para la alimentación.

Las becas alimentarias son de Bs 12 por persona. “No alcanza para mucho, pero no deja de ser una ayuda”, dijo una persona con una sonrisa que denotaba resignación.

Los Bs 12 son para la comida de cada una de las personas que conforman estos hogares, con ese dinero,  tendría que conseguirse el alimento, pero  también necesitan un té y una cena, artículos de limpieza para las personas que albergan y material de limpieza para el mantenimiento de las instalaciones, algo que no está previsto en un presupuesto que sufrió serios ajustes, especialmente en el área social.

 

Una celebración en familia

“Somos una familia”, recalca el padre italiano, Alejandro Fiorina, sobre las más de 70 personas que conviven en el hogar de acogida La Colmena Santa Rita, donde la Navidad le da un tono especial al lugar, cuyos integrantes se preparan para la ocasión.

En un recorrido por este sitio, puede verse en la cocina a los integrantes preparando la comida, más atrás,  también en otro de los ambientes,  van preparando los panetones, unos para vender, otros para donar.

El trabajo en equipo es una de las características en estos centros, donde se promulga la fe y especialmente,  la solidaridad con los demás.

La cocina del hogar La Colmena Santa Rita, donde se denota el trabajo en equipo o en familia.
75 corazones habitando en una colmena

75 corazones habitando en una colmena

Más allá de compartir la Nochebuena con una picana en el comedor, los integrantes de este hogar hacen un singular recorrido por las calles de la ciudad

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske Moscoso y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta-diciembre/2017) La Navidad para ellos es un nuevo inicio; una oportunidad, un cambio necesario promovido por la fe, así lo ven las personas que radican en el hogar La Colmena Santa Rita, ubicado en la zona de San Mateo, en las afueras de la ciudad.

Tiene una vista privilegiada gracias a un mirador construido en medio de uno de los patios. Por un lado, se ve el acelerado crecimiento de la ciudad de Tarija con asentamientos que van abriéndose calles, y convirtiéndose en barrios, por el otro, resalta el verde que todavía preserva la comunidad de San Mateo con sus sembradíos como parajes naturales.

Al lado se encuentra la parroquia que toma otra dimensión con todas las nubes negruzcas que van tapando el fuerte sol de la tarde.

Hay cuatro huecos rectangulares en lo más alto de la parroquia. El párroco y director de este hogar, Alejandro Fiorina, dice que estos espacios significan que todavía falta por edificar. “Una iglesia siempre está en construcción y no me refiero precisamente a lo material”, explica a modo de enseñanza.

El interior de la parroquia, la cual es cuidada y mantenida por quienes habitan en La Colmena.

Al bajar de este mirador, aparece un mural con una representación de la parábola de Jesús, del buen samaritano, pero contextualizada a estos tiempos,  “es la versión moderna”, dice Alejandro con una sonrisa picaresca.

Ahí se ve la tradicional imagen del buen samaritano, pero en lugar de usar un caballo, tiene una motocicleta.

El trabajo fue realizado por una persona que alguna vez estuvo en la cárcel y luego se rehabilitó en este lugar, dejando el sello de su aprendizaje.

También es visible un monumento de piedra de la Virgen María, de igual forma realizado por otro hombre que se rehabilitó en este lugar, dejando su obra en agradecimiento.

El sitio está lleno de simbolismos, la obra en sí es fruto del esfuerzo de cientos de voluntarios que lograron erigir este recinto, mediante el visto bueno de la Iglesia que donó los terrenos.

En dicho hogar, están personas que se internaron por problemas con el alcoholismo, la drogadicción, por trastornos,  por temas judiciales o de abandono, no importa el motivo, para el religioso todos son iguales y merecen una oportunidad.

El centro es completo, existen talleres para carpintería, cocina, metalurgia, sastrería, teatro y además tienen una huerta que está produciendo…y por si fuera poco, una granja de conejos que están a la venta.

“Si quieres estar conmigo, toma tu cruz y sígueme”, dice un monumento de metal en la puerta de ingreso, que representa a un chapaco con su crucifijo en la mano. “Este monumento también la hizo alguien que pasó por acá”.

Las muestras de cariño son incontables en el sitio, incluso la comunidad vecina que en un principio rechazaba este proyecto hace unos 11 años, se siente identificada con el mismo, apoyando en lo que puede y asistiendo a las misas en la parroquia.

Al padre Alejandro, le ayudan en la administración los mismos hombres que alguna vez tocaron la puerta por algún problema de alcoholismo o drogadicción, quienes ahora están rehabilitados y se encargan de mantener vivo e lugar, encontrando la luz, pero especialmente, teniendo un objetivo claro en su vida, de cooperar a los que más lo necesitan.

Por sus pasillos hay hombres que se los ve mejorados, desinhibidos, unos jugando al futbolín, otros recibiendo la visita de sus familiares, o charlando entre sí, pero la mayoría, trabajando en alguna de las diferentes actividades existentes en el lugar.

También puede encontrarse algún hombre sentado en el pasillo llorando, quizá de arrepentimiento, no se sabe, pero rápidamente el padre le da un espaldarazo y le lanza un chiste para animarlo.

Navidad

Empezó diciembre con la elaboración de los panetones que ya tienen marca propia, La Colmena Santa Rita, mismos que son realizados por los mismos internos de este centro. El olor a pan dulce es más fuerte al momento de aproximarse al almacén. “Llévese este es para usted”, dice el padre al periodista.

Los panetones son hechos los internos del hogar.

Pese a la necesidad por conseguir recursos, en este lugar, sus integrantes hacen lo posible por hacer sentir al visitante como en casa, invitando un café o en este caso, regalando un panetón.

Para Nochebuena, el padre Alejandro relata que consiguen un Papá Noel, con el que salen por  diferentes barrios de la ciudad, con panetones y otros presentes para la gente de la calle.

Personas que llegaron a ese hogar en busca de ayuda, salen ahora a las calles a dar apoyo a quienes más lo necesitan. “Siempre hay alguien para ser querido”, dice el religioso.

Hogar

“Cuidado cuando vayas por ahí”, no falta quien recomienda al conocer que uno irá a este hogar, pero al pasear por sus patios, talleres y pasillos, el visitante recibe  saludos y bendiciones, una costumbre casi desaparecida en las calles de la ciudad.

El padre de 57 años, acompaña al periodista hasta la puerta, invitando a que no sea la única visita, “que sean más”.

El sacerdote esta vez no viste una túnica, sino una camisa colorada a cuadros por el intenso calor veraniego de Tarija. “Este clima me gusta”, dice sonriente el hombre nacido en Bérgamo, Italia. Alejandro se despide con un fuerte abrazo, característico de un hombre de gran corazón.

La particular parroquia de San Mateo

Atrás está la parroquia,  donde aparece un monumento y no es un santo precisamente, sino el personaje animado de Pinocho.

“Él nos enseña lo mentirosos que llegamos a ser los hombres”, explica el padre, quien además señala la larga nariz del personaje, de la que están colgadas otras narices moldeadas de cerámica.

“Son nuestras narices dice sonriente, la mía está ahí”, apunta el párroco al indicar que junto a los internos de este centro se las moldearon en sus rostros con cerámica.

En el exterior de sus torres fue colocada una gran estrella de Belén, mientras en el ingreso hay una estatua del santo del lugar, San Mateo. “Es hermosa”, resalta el padre al señalarla.

Al ingresar a la parroquia existe un pequeño espacio para los santos y arriba, dibujada la mano de Dios. “Es importante que la gente comprenda que ningún santo está por encima del Señor”.

Entre los santos aparece el retrato de uno de sus amigos. “Él siempre ayudó al hogar, un gran amigo, un santo”, dice con nostalgia.

En el atrio está un pequeño pero original nacimiento navideño, donde puede verse un camino que va hacia el Niño Jesús, en  él están escritos los valores de la vida como: Esperanza, sonrisa, responsabilidad, cariño, gozo, felicidad, unión, recuperación, armonía y familia, todo custodiado por dos ángeles.

Del techo bajan los nombres de los jóvenes que recientemente hicieron ahí su confirmación. También destaca un arbolito seco, del que cuelgan tarjetas motivacionales de los jóvenes que efectuaron su comunión.

Por el atrio, sobresale la cruz de vidrio por donde entra “la luz del Señor”, un sitio único, que  inspira al visitante, renovando su aire; su ser.

 

El nacimiento es tan real, que quienes ingresan distraídos, piensan que son personas de carne y hueso.

 

 

 

 

Los abuelitos también esperan la Navidad

Los abuelitos también esperan la Navidad

Para muchos de ellos, el mejor regalo es la visita de sus parientes, o de algún desconocido que esté dispuesto a regalarle unas horas de su tiempo para escuchar sus viejas historias

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta-diciembre/2017)Pese a que la sociedad los marcó con el rótulo de “adultos mayores”, su alma y su inocencia es la de un niño. Su pulso tal vez ya no sea el mismo, sus cansadas piernas ya  no les periten moverse con la misma facilidad que antes, pero sin duda alguna, todos esperan la Navidad con la misma ilusión de siempre.

Pese a que muchos no tienen una familia para compartir las fiestas, en el Hogar de Ancianos Santa Teresa Jornet encontraron compañía, cuidados y el calor de un hogar constituido por los abuelitos, las hermanas religiosas y los voluntarios. Al igual que en cualquier familia, la Navidad no es una fiesta que pase desapercibida.

“Intentamos que los abuelitos sientan la diferencia entre la vida ordinaria y la fiesta navideña que se aproxima”, cuenta la madre Florentina Delgado, quien es la superiora del hogar.

Su preparación empieza en lo espiritual,  alistando a los abuelitos para el nacimiento del niño Jesús, durante las 4 semanas de Adviento. Sus oraciones están marcadas por la esperanza y la alegría por la llegada de Cristo.

Pero más allá de lo espiritual, los ancianitos esperan con ilusión la época en la que decoran los diferentes ambientes del hogar con ornamentos navideños. “Les gusta armar los nacimientos y poner los adornitos de Navidad”, continúa la superiora, “cual si fueran niños”.

La madre Florentina Delgado, junto a uno de los nacimientos armados por los abuelitos.

La noche del 24 de diciembre para ellos es muy especial, aunque no pueden comer la tradicional picana, al caerles muy pesada en ese horario,  al terminar la misa de las 20:00, en los diferentes comedores les espera un plato especial. “Generalmente les damos un pollito con arroz”, dice Florentina.

Después de la comida, los abuelitos se dirigen al patio para adorar al niño. Los que aún gozan de buena salud no dudan en bailar hasta casi la medianoche, mientras que otros se conforman con mirar la alegría del entorno y contagiarse de la misma.

Antes de dormir, para cerrar con broche de oro, los ancianos disfrutan de una taza de chocolate caliente y un panetón.

Y lo mejor de todo, es que este año todos los abuelitos se sentirán especiales gracias a la campaña Apadrina Una Sonrisa.

Miguel Ángel, al igual que los demás ancianos, recibió su regalo el 25 de diciembre.

 

Apadrina una Sonrisa

Este es el nombre con el que nació la campaña navideña que busca apadrinar a cada uno de los ancianos de este hogar, para que reciban un regalo en Nochebuena.

Bianca, Yara y Liliana Dubravcic,  son las jóvenes tarijeñas que tomaron la bandera de esta iniciativa.

“El año pasado vimos una campaña así, que la organizaba una chica en Santa Cruz”, cuenta la joven Bianca respecto a cómo surgió la idea de realizar la  actividad.

Tras ver la campaña,  las jóvenes se pusieron en contacto con los organizadores de Santa Cruz y  preguntaron si podían replicar el modelo en Tarija, para llevar alegría a los ancianos en la Navidad. La respuesta fue inmediata y positiva, por lo que las muchachas se pusieron en marcha, realizando la primera versión de Apadrina una Sonrisa, el año 2016.

La campaña consiste en sacar una foto a los ancianitos con una pizarra en la que escriben el regalo que les gustaría recibir en Nochebuena, para posteriormente subirla a la página de Facebook de Apadrina una Sonrisa Tarija y conseguir que alguna persona patrocine al ancianito comprándole el regalo.

“Este año tenemos que conseguimos regalos para los 140 abuelitos”, cuenta Bianca con los ojos llenos de brillo y emoción.

Mantas, panetones, dulces, artículos de limpieza, libros y chompas, son parte de los regalos más solicitados por los ancianitos para esta Navidad.

“A los 10 minutos de subir las  fotos, ya todos tenían padrino”, contó una de las organizadoras acerca del espíritu de solidaridad que tiene la gente en Tarija y de las ganas  de hacer que la Navidad sea especial para todos.

Miguel Ángel Encinas es uno de los ancianos que esta Navidad recibirá un regalo gracias a la iniciativa de éstas tres jóvenes tarijeñas.

gual que los demás ancianos, recibió su regalo el 25 de diciembre.En una anterior entrevista con el equipo de Verdad con Tinta, Perico, como le decían sus excolegas de la radio, afirmaba que  los que más necesitan es tener quién los visite, de tener con quién conversar, porque muchos de ellos tienen a sus hijos en otras ciudades, viéndolos muy poco.

Miguel Ángel pidió un teléfono celular que le sirva para ver fotos para esta Navidad, seguramente, gracias a este regalo, podrá ver imágenes de sus hijos como de sus nietos, pudiéndolos sentir más cerca.

La foto recuadro.- Miguel Ángel posando para la campaña.

Porqué se celebra la Navidad el 25 de diciembre

Porqué se celebra la Navidad el 25 de diciembre

Se cree que Jesucristo habría nacido entre abril o mayo

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta-diciembre/2017) Según la tradición católica, el 25 de diciembre se celebra el nacimiento de Jesús, el hijo de Dios, aunque las Sagradas Escrituras apuntan que nació  durante la primavera jordana.

En la Biblia no existe ningún versículo en el que especifique que Jesús haya nacido en la fecha en la que los católicos lo celebran, es decir, en diciembre.

La falta de documentación dificulta saber cuándo realmente nació Jesús. El evangelio de Mateo dice que nació “en los días del rey Herodes”, pero Lucas afirma que fue “cuando Cirenio era gobernador de Siria”, es decir, diez años más tarde.

La Biblia asegura que los pastores vieron pasar la estrella que anunciaba el nacimiento del Salvador mientras hacían pastar a sus ovejas en la obscuridad de la noche.

Pero en Belén, que se encuentra en la actual Cisjordania, en diciembre es invierno, por lo que es poco probable que los pastores hayan estado pastando a sus ovejas, porque los campos están cubiertos de nieve en esa época del año.

Entonces, la pregunta es ¿Por qué celebramos la Navidad en diciembre?

“Durante los siglos precedentes a Jesús, todos los considerados salvadores y redentores del mundo supuestamente nacieron en diciembre. Por una cuestión vinculada a leyes espirituales y cósmicas, se creía, ningún mensajero de Dios podía nacer en otra época que no fuera esa”, asegura una nota de Infobae.

Mientras los antiguos egipcios celebraban el 25 de diciembre el nacimiento de varias de sus divinidades más importantes, especialmente de Osiris, los chinos festejaban el solsticio de inviernos el 24 y 25 de diciembre, mucho antes de que empezara la era cristiana.

Según la cultura griega, el hijo de Zeus, el rey de los dioses que supervisaban el universo, había nacido el 25 de diciembre bajo el nombre de Hércules. Los dioses Dionisio y Adonis también habrían nacido  un 25 de diciembre.

Por su parte, en la India cada 25 de diciembre celebraban el parto de la Reina del Cielo.

Aunque hubo cientos de celebraciones de deidades en  diciembre, la de los persas era una de las que más fuerza tomó. En Persia se festejaba el nacimiento de Mitra, el dios del sol, el día 25 del último mes del año.

Con la llegada de los persas a Roma,  su cultura comenzó a competir con el cristianismo. El culto a Mitra y la celebración de su nacimiento, habría sido una de las tradiciones persas más fuertes que ganaba cada vez más adeptos, donde lo adoptaron como su propio dios en el año 62 a.C, compitiendo con el cristianismo hasta el siglo IV.

En la antiguan Roma, el día del nacimiento de Mitra se suspendía todo tipo de actividades y reinaba un espíritu festivo.

Mitra gozaba de especial popularidad entre los militares, ya que obligaba a la honestidad, pureza y coraje entre sus adeptos.

En Roma aún se pueden apreciar esculturas de mitra en los museos.

Dado que el festejo del nacimiento de Mitra se tornaba cada vez más masivo, se hacía más fuerte y se propagaba de manera rápida por la región, la Iglesia católica decidió actuar.

Ante la falta de evidencia de la verdadera fecha del nacimiento de Jesús,  bajo el papado de Liberio en el año 354, se llamó a un concilio, en el que las autoridades de la Iglesia Católica decidieron que el nacimiento de Jesús se celebraría el 25 de diciembre.

Aunque la fecha no se correspondía con los meses  en los que las escrituras estimaban que había nacido Jesucristo, que eran abril o mayo, era ideal para evitar que la celebración del nacimiento de Mitra continuara propagándose.

 

Curiosidades de Navidad

Nariz de Rodolfo.- Se conoce que el reno de la nariz roja que ayuda a Papá Noel, pero no se sabe con precisión el porqué de su nariz brillante. Un grupo de científicos noruegos tiene la teoría de que se trata de una infección parasitaria de su sistema respiratorio.

Árboles de Navidad.- La costumbre de comprar un árbol fue creada por los alemanes que comenzaron a fabricarlos con plumas de ganso teñidas.

Lutero decoró el primer árbol.- Según la historia, el protestante Martín Lutero (1483 – 1546+) fue el primero en decorar un árbol de Navidad. Viendo las estrellas brillar entre las ramas, decidió mostrar lo mismo a sus hijos llevando un árbol a su casa y poniendo velas en él.

Datos.- Según Unicef, hay 2106 millones de niños en el mundo, y si se calcula que hay 2,5 niños por casa en promedio, Papá Noel debería hacer 842 millones de paradas durante la noche de Navidad. Esto implica que debería hacerlo en 2/10000 segundos y acelerar 20500 millones de metros por segundo en cada parada. La fuerza de esta aceleración mataría a Papá Noel al instante.

Noche de Paz.- La canción más popular de Navidad es Noche de Paz, con 733 versiones desde 1973. Se dice que fue escrita en Austria por el padre Joseph Mohr cuando se le rompió el órgano de la iglesia. Sin embargo, la historia que parece ser cierta es la de un sacerdote que la escribió mientras se quedaba en una iglesia de Austria.