Red Skull, de la historieta a la vida real

Red Skull, de la historieta a la vida real

Cara roja, ojeras negras y nariz sin cartílago. Aunque se hace llamar Red Skull, no se trata del famoso personaje de Marvel

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske Moscoso y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta-febrero/2018) Red Skull o cráneo rojo, es el venezolano que invirtió aproximadamente 35 mil dólares, para transformar su rostro en el famoso personaje de las historietas de súper héroes. Con un predominante  tatuaje rojo en el rostro, implantes metálicos en las cejas y múltiples cirugías; externamente,  poco queda del hombre que nació bajo el nombre de Henry Rodríguez.

Rompiendo con estereotipos sociales, él logró ser feliz haciendo lo que realmente le gusta. “Creo que es admirable cuando una persona hace lo que quiere, pero sin lastimar a nadie”, explica.

Él, al igual que la mayoría de las personas con tatuajes, tiene una mente muy abierta y respeta las decisiones que cada individuo toma respecto a su cuerpo, aunque el respeto no siempre sea un camino de ida y vuelta.  Dado que son un grupo de personas fácil de “etiquetar”, Rodríguez considera que deben tener una conducta intachable para demostrar lo contrario.

Henry Rodríguez, quien se hace llamar Red Skull.

A los 14 años, cuando se hizo el primer tatuaje, cuando se hizo un tribal en la pierna derecha, no se imaginó que años después, tendría que lidiar una dura batalla contra la aceptación social y laboral, por el simple hecho de llevar tinta en la piel.

“Somos un blanco”, reconoce Red Skull, quien acumula una serie de anécdotas de personas que lo juzgaron o intentaron ser agresivos con él, solo por su apariencia física.  “En los aeropuertos la gente te mira y te sientes juzgado”, agrega.

Para él, la sociedad vive una doble moral basada en la apariencia.  “Hay cosas peores que un tatuaje y la gente las hace y nadie los juzga por que no los ven”.

Sin embargo, el artista asegura que poco a poco los “tatuadores”,  fueron abriéndose camino, logrando sus familias, tanto como la sociedad, los fuera respetando como profesionales del arte. “Eso se ganó con bastante sacrificio, no de la noche a la mañana”, reconoce.

En su cuerpo se pueden observar grandes piezas de tatuajes, como la de su rostro. De repente, una mancha sin forma en su brazo llama la atención de los periodistas, que la miran sin disimulo. “Me quiero poner el brazo negro, pero no puedo terminar de tatuarlo”, explica Red Skull, mientras estira el brazo para que se aprecie mejor el tatuaje.

El proceso de transformación del rostro del venezolano Henry Rodríguez.

Paradójicamente el hombre de los tatuajes, no soporta el dolor de la agujas en su piel, por lo que cada pieza conlleva un gran sacrificio, por más que le guste el resultado final.  “Aunque no lo crean soy cobarde para tatuarme”, dice con una ligera sonrisa en el rostro. “Esto es todo lo que aguanté para ponerme el brazo negro”.

Red Skull tuvo que soportar dolores más grandes que  de las agujas tatuando su piel, pues se sometió a más de 20 intervenciones quirúrgicas para transformar su rostro, pese a tener solo 39 años de vida. Más de 12 implantes  han empleado para lograr la mejor caracterización del personaje, pigmentó sus ojos, luego cortó y adhirió a su cráneo las orejas.

Aunque lograr todo lo que soñó le produce una gran satisfacción, para él nada se compara con la satisfacción de ser padre, demostrando así que pese a sus alteraciones físicas, Henry es una persona como cualquier otra.

Su amor por su hijo, también lo lleva tatuado en la piel. Estirando el brazo, muestra un tatuaje con ondas de sonido, como las que se dibujan cuando grabamos un audio. “Este es un nuevo tipo de tatuaje que estamos trabajando con una empresa rumana”, cuenta mientras explica que con una aplicación, al pasar el teléfono celular por las ondas, reproduce el audio.

“El tatuaje dice papi te amo, con la voz de mi hijo”, cuenta mientras se acaricia el brazo con la mano.

Henry espera que esta nueva propuesta de tatuajes que hablan, pronto pueda llegar a Latinoamérica.

 Red Skull en Tarija

Su llegada a la capital tarijeña  se dio gracias a las gestiones realizadas por la organización del evento Tarija Tattoo Fest.

Un grupo de jóvenes apostó por hacer de los tatuajes un arte y su forma de vida, además de tratar de introducir al resto de la sociedad a su mundo de expresión artística, para romper poco a poco los mitos y  tabúes que asechan tanto a los tatuadores, como a quienes optan por llevar un diseño indeleble en el cuerpo.

“A mi me impresiona que este sea el segundo año del evento”, dice el iniciar la charla Red Skull, el invitado especial del evento, quien aparte de ser una atracción en sí, está realizando tatuajes, como el resto de los participantes.

“Veo no solo muy buena organización, sino también muy buen nivel artístico en el tattoo, asegura el hombre que se convirtió en un personaje conocido a nivel internacional.

Red Skull en la segunda versión de este festival dedicado a las transformaciones corporales en Tarija.

Desde su punto vista, pese a ser el segundo año de la convención, los organizadores tuvieron una visión muy futurista y no duda que pueda ser uno de los festivales del tatuaje más fuertes de Bolivia en los próximos 5 años.

“Yo creo que Tarija Tattoo Fest no tiene nada que envidiarles a las grandes expos a nivel internacional”, continúa, “lo principal es la constancia y la responsabilidad”.

Cráneo Rojo

Henry Rodríguez llevó su cuerpo al extremo para parecerse físicamente al personaje de Marvel, Cráneo Rojo o Red Skull.

Cráneo Rojo o Red Skull, también llamado Calavera Roja o Cara Roja es el nombre de tres supervillanos de Marvel Comics, principal enemigo del Capitán América, otros superhéroes y los Estados Unidos en general.

Los primeros dos Cráneo Rojo son agentes nazis y el tercero es un comunista. El Cráneo Rojo fue presentado por primera vez en Capitán América #3 en 1941. En 1965, durante la Era de Plata de los cómics, el personaje fue representado en Tales of Suspense #65, a pesar de que la siguiente edición es reconocida como la primera aparición moderna del Red Skull original. El tercer Red Skull es mejor conocido como el causante de la muerte de los padres de Peter Parker.

 

Comadres, la tradición que migró del campo a la ciudad

Comadres, la tradición que migró del campo a la ciudad

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske Moscoso y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta-febrero2018) La fiesta es, sin duda alguna, una de las fiestas más esperadas por hombres y mujeres, dentro del calendario festivo de Tarija.

Así como en la actualidad la fiesta se va expandiendo desde Tarija hacia el resto del país, hace muchos años la comadres tenía gran fuerza en el área rural, y poco a poco fue creciendo en la ciudad.

En aquel entonces, comadres y compadres se celebraba como parte del ciclo de la cosecha. Los campesinos, agradecidos por las bondades de la madre tierra, elegían un compadre o comadre, al cual le regalaban una canasta con los mejores frutos de su tierra, como símbolo de su amistad y su deseo de prosperidad para esa persona. Además a aquella colorida canasta con productos naturales, agregaban una torta e incluso animales.

“Los animales los pintaban para marcarlos, para saber qué familia había regalado al animal, porque los regalaban vivos”, explicó el historiador Elías Vacaflor Dorakis.

Poco a poco, la tradición fue haciéndose más popular en la ciudad, debido a la migración que se dio del área rural a los centros urbanos.

El un principio los festejos se realizaban en casas particulares. Los diferentes grupos de comadres se organizaban y realizaban divertidos festejos, con intercambio de tortas, música, cohetillos y bebidas.

Pero todo cambió cuando un singular grupo de comadres, decidió llevar la fiesta a la calle. Con canastas al hombro y al son del erke y la caña, el grupo invadió las calles contagiando alegría a todos los que se cruzaban por su camino. Desde aquel lejano 1982, en el que salieron a bailar por mero impulso, las comadres de El Molino no dejaron de bailar todos los años.

Posteriormente, en 1986, nació el grupo de las comadres de San Roque, quienes se reunieron por primera vez en el domicilio de Ciro Pablo Palacios Aparicio, más conocido como el Cumpa “Payenta”, según explicó el historiador Elias Vacaflor Dorakis.

Las comadres de San Roque decidieron salir a bailar rumbo a la Plaza Principal y posteriormente regresar al domicilio en el que se encontraban reunidas. Y así lo hicieron las 14 mujeres.

Uno de los grupos de comadres pioneras en salir a bailar a las calles.

Año tras año, más grupos de comadres su unieron a la nueva propuesta. Ya no se trataba de un solo grupo que bailaba por las calles de forma espontánea, sino que ahora, miles de mujeres organizadas con semanas de antelación y ,con poleras o colores que las y identificaran, formaban parte de la celebración.

Con los años, lo que empezó como un simple baile entre amigas se convirtió en una tradición. Finalmente, el 11 de febrero de 1994, en la gestión del entonces prefecto Oscar Zamora Medinacelli, se llevó a cabo la primera “Entrada de Comadres” en la plaza Luis de Fuentes y Vargas.

En la actualidad, más de 8.000 comadres participan en el la entrada realizada el jueves de la festividad. Dado el elevado número de bailarinas, el corso de comadres se realiza en la avenida Integración, porque sobrepasó la capacidad de la plaza Luis de Fuentes y Vargas, lugar en el que se realizaba antaño.

Los que sin duda alguna jamás cambiará, es el entusiasmo y alegría con el que las mujeres salen a bailar aquel día.

Recuadro. Lista de las comadres de El Molino. El grupo de mujeres pioneras en salir a bailar el jueves de comadres.

Comadres de El Molino:

  1. Estela Esper Valenzuela
  2. Carmen Julia Vargas Flores
  3. Mercedes Magnus Ibáñez
  4. Zaida Montero Cortez de Puca
  5. Rosario Romero Arancibia
  6. Ana María Vargas Flores
  7. Margarita Vargas Flores
  8. Bertha Valenzuela de Esper
  9. Sara Esper Durán
  10. Isabel Magnus Ibáñez
  11. Gladys Esper Durán
  12. Diosmira Magnus Ibáñez
  13. Mary Vargas Flores
  14. Julia Avendaño
  15. Cristina Bazán Smith
  16. Gloria Bazán Smith
  17. Yolanda Mendoza Sánchez
  18. Janeth Esper Valenzuela
  19. Norma Cortez Orellano
  20. Maudeth Mendoza Sánchez

 

recuadro 2.- Comadres de San Roque

  1. Emma Monzón Villarroel
  2. María del Rosario Vacaflor Lahore
  3. Gloria Gamarra Orellana
  4. Orlanda Benítez de Zenteno
  5. María Valenzuela Aparicio
  6. María López Iriarte
  7. Emérita Díaz Cardozo
  8. Lía Rengifo Paz
  9. Zoila Flores de Arandia
  10. Elsa Núñez Aparicio
  11. María Salomé Cabezas Pizarro
  12. Lucia Mogro Sandoval
  13. Pilar Baldivieso Mogro
  14. Isabel Gandarillas Martínez

 

Tortas de comadres: Historias familiares al calor del horno

Tortas de comadres: Historias familiares al calor del horno

En febrero y marzo, según sea año alto o bajo, la ciudad se inunda de aromas de carnaval. Albaca fresca, flores y el dulce olor de las tortas recién horneadas, son algunos de los elementos que van dejando su fragancia en el aire.

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske Moscoso y Jesús Vargas Villena

En esta época, el pan, un alimento básico que forma parte de nuestra vida cotidiana, pasa a ser un símbolo de amistad inquebrantable y arraigada tradición.

Decenas de familias pasan los días horneando las populares tortas de compadres y comadres, dando vida no sólo a una inquebrantable tradición tarijeña, sino a aquellas pequeñas tradiciones familiares que fueron creciendo al calor del horno, gracias a este oficio que fue heredado de padres a hijos y de hijos a nietos.

Cada rincón del mercado y cada puesto de venta en el que encontramos aquel pan dulce al que denominamos torta de compadres, encierra una historia familiar digna de contar.

Tal es el caso de Ana María Aguilera, una mujer cuyo puesto ubicado en el Mercado Central ofrece una amplia variedad de bollería y, por supuestos, las tradicionales tortas.

Rodeada de panes y con una tímida sonrisa, Ana María empieza a contar su historia. “Heredé este oficio de mis abuelos, que eran quienes hacían los panes, masitas y rosquetes frente a la casa del Moto Méndez”.

La familia proveniente de San Lorenzo hizo del horno y la masa su medio de vida. Ana María fue quien decidió continuar con el oficio de sus abuelos y hace más de 20 años que hornea las tortas para la época de carnaval.

Hornear es recordar su infancia junto a sus abuelos en su San Lorenzo natal. “Yo los ayudaba a preparar la masa y las tortas”, recuerda, mientras se traslada mentalmente a aquel lugar en el que tuvo una infancia feliz.

Ana María lleva más de 20 años en el oficio y espera que su familia continúe con su labor, así como lo hizo ella.

Su secreto para lograr que la torta de comadres salga esponjosa y suave, es amasar con cariño y usando ingrediente de calidad. “Todo lo que hago es casero, no uso bromato ni mejoradores”, dice con orgullo, segura de que su receta no tiene igual.

“No sé quién quedará después de mí, pero a mi me gusta hacer lo que hago”, dice respecto al incierto futuro del negocio. Sin embargo, pese a lo que el tiempo decida, ella disfruta cada segundo que pasa en la cocina preparando cada una de sus recetas.

Sus abuelos, Martín Aguilera y María de Aguilera, sin duda alguna contemplan desde donde se encuentren los pasos que siguió su nieta en el negocio, incorporando nuevos sabores, pero sobretodo manteniendo vivo el negocio familiar y la tradición tarijeña de compadres y comadres.

Celia, la dulce mujer tras las tortas

Ana María y Celia tienen mucho en común, no sólo pasan el día frente al horno, sino que sus puestos de venta están uno frente al otro y sus horas de sueño son limitadas. “Me levanto a las 3 de la mañana todos los días”, cuenta la mujer de casi 70 años, pero cuya tersa piel no refleja su edad.

El trabajo del panadero es sacrificado pero ella lo hace casi de forma automática, pues tras de haber pasado más de 50 años frente al horno, tiene una rutina bien implementada.

Cómoda, en el patio de su casa, que hace las veces de fábrica y donde tiene un gigantesco horno en el que caben alrededor de 15 latas, Celia Armeya Hoyos, empieza a rememorar los orígenes de su vida en el mundo de la panadería.

Celia junto a los productos que elabora con su receta casera.

Ella aprendió todos los secretos que esconden las masas de su madre, quien la hizo parte del mundo de la cocina desde muy temprana edad. Ya desde aquel entonces, cuando ella era sólo una niña, la venta de tortas de comadres era esperada durante las festividades.

Las semanas de carnaval el trabajo se centra casi de manera exclusiva en las tortas, ya que los clientes saben que su pan dulce es suave y fresco y esperan poder adquirirlo en el Mercado Central.

“Tiene que cocer lento, ese es el secreto”, cuenta Celia casi en un susurro, como si temiera que alguien más la escuchara. El trabajo al pie del horno, que empieza a las 3 de la mañana, no se puede apurar, ya que cada tongada de tortas tarda casi una hora en cocer, y Celia es tajante con aquella norma.

“Es cansador, me duelen los pies por estar de pie amasando”, dice mientras toma una profunda bocanada de aire. Sin embargo, Celia cuenta con varias manos de ayuda, que van metiendo y sacando las latas del horno, mientras otras continúan amasando y creando originales diseños sobre las tortas, algo característico del “pan” de comadres. Sus hijos e hijas son sus principales ayudantes; poco a poco van aprendiendo el oficio para en el futuro, poder seguir los pasos de su madre.

La canela y el anís son los sabores que predominan en las tortas de comadres; ese mismo aroma rápidamente va inundando el patio conforme los panes empiezan a dorarse al calor del fuego. Es un olor tan particular, que quienes pasan por la puerta de la casa, no pueden evitar echar un vistazo a lo que sucede en el interior del patio.

Las latas que aguardan por entrar al horno de Celia.

El trabajo de los días previos a las fiestas es evidente, pues Celia hornea aproximadamente tres quintales de tortas en sólo 2 días, para mantener el pan fresco y esponjoso.

Aunque el Mercado Central y el Campesino son sus principales puntos de venta, la mujer contó que tiene algunas clientas que le piden entre 50 y 100 tortas las semanas de carnaval para enviarlos a Cochabamba, ciudad en la que gracias a los residentes tarijeños, fue creciendo la fiesta de comadres, principalmente.

Celia, como tantas otras mujeres tarijeñas, es heredera de un oficio que se transformó en una tradición familiar, que fue creciendo con los años y que promete pasar de generación en generación.

Gobernación asegura que el turismo es una política departamental

Gobernación asegura que el turismo es una política departamental

La institución asegura querer ayudar a los empresarios privados y sectores que participan en la cadena del turismo en la región.

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske Moscoso y Jesús Vargas Villena

“Un futuro más allá del gas”, fue una de las frases que mencionó el gobernador Adrián Oliva en su discurso del 15 de abril de 2017, así como en muchas otras ocasiones en las que hizo hincapié en la necesidad de generar recursos para el departamento, fuera de los hidrocarburos.

El turismo siempre fue una alternativa, aunque hasta la fecha no hay una oferta que vaya más allá de la Ruta del Vino. Según los empresarios privados, es poca la ayuda que se brinda al sector.

“No se tiene una política definida, porque nunca se ha tenido un plan departamental de turismo”, explicó Gerardo Aguirre Castellanos, actual director de turismo de la Gobernación, haciendo hincapié en que ninguna gestión, hasta ahora, trabajó en un plan de turismo.

Según la autoridad, nunca se trabajó el turismo como una política departamental, en la que las bases y principios que la rijan estén bien definidas. Sin embargo, este año aspiran a dar el puntapié para lograrlo a través de una agenda 2018-2020, que será presentada en las próximas semanas al gobernador.

La conformación del Consejo Departamental de Turismo el pasado 15 de septiembre, fue el primer eslabón de una cadena que busca mayor coordinación con el Gobierno Nacional, para que los atractivos de Tarija pronto puedan ser incluidos como una alternativa dentro de la oferta de la “marca Bolivia”.

La prioridad: satisfacer las demandas del sector. En la cumbre de turismo realizada a mediados de diciembre de 2017, y en la que participaron agencias de viajes, operadores turísticos, hoteles y restaurantes, cada sector expuso las dificultades que afronta a la hora de dar un servicio de calidad al turista. Por su parte, la gobernación se comprometió a subsanar sus demandas, para poder desarrollar un plan a corto plazo que les permita generar turismo, para posteriormente desarrollar una agenda a largo plazo.

Los responsables de turismo y cultura de la Gobernación: Roberto Vaca Vidaurre, Nelvin Acosta Tapia y Gerardo Aguirre Castellanos

Conectividad y servicios básicos, investigación, desarrollo de productos, formación y capacitación, promoción e institucionalidad y normativa, son los seis pilares fundamentales sobre los que estará elaborada la agenda turística del departamento para el 2018-2020.

Tras la presentación del proyecto, y con el visto bueno del gobernador, la secretaría de finanzas asignará un presupuesto que permita lograr los objetivos que trazará la Dirección de Turismo, para generar ingresos para Tarija a lo largo del año, a través de su oferta.

La creación de la “marca Tarija” será fundamental a la hora de encarar una política departamental, aunque Aguirre aseguró que esta será una acción posterior, una vez que la maquinaria turística vaya funcionando.

“Ya no van a haber pretextos”, aseguró el carismático Gerardo Aguirre, explicando que en el pasado con la excusa de cotizaciones y consultorías, no se hizo nada. “Nosotros al revés, empezamos haciendo esto, que será el puntapié para seguir”, dijo respecto a la agenda 2018-2020.

Crear otros atractivos al margen de la Ruta del Vino es uno de sus objetivos principales no sólo para los próximos dos años, sino a largo aliento. La arqueología promete ser uno de los nuevos polos a explotar, aunque Gerardo se mostró receloso a la hora de dar más detalles. “No puedo adelantar mucho hasta que no se haga la presentación al gobernador”, aseguró con una cálida sonrisa, aunque no le caben dudas de que Tarija tiene un gran potencial.

El turismo de fin de año

Gracias a las inversiones de los empresarios privados Tarija hizo de fin de año y del carnaval, sus épocas turísticas por excelencia. La oferta de paquetes con fiestas originales y la participación de grupos musicales, fue posicionando a la capital como un referente de la diversión entre los jóvenes, generando un fuerte movimiento económico en la región en dichas fechas

Restaurantes, hoteles y agencias de viajes, son sólo algunos de los sectores beneficiados gracias al atractivo en el que se convirtieron las fiestas. Sin embargo, los empresarios sienten que no son apoyados por las autoridades locales, pese al aporte que hacen al turismo en la región.

El director de turismo, Gerardo Aguirre, aseguró que queda pendiente agendar una reunión para escuchar los requerimientos de los empresarios y así poder elaborar un plan junto con ellos.

Bolivia, corazón del sur        

En octubre de 2017, lanzaron la marca país ‘Bolivia, corazón del sur’, a través de la cual pretenden mostrar la diversidad de la oferta boliviana como su principal característica.

La marca país busca satisfacer la necesidad del sector gubernamental por generar una identidad que los diferencie de los demás países. El objetivo es crear una marca lo más sólida posible, para que perdure en la mente de los turistas e inversores, haciendo que el país tenga una ventaja al posicionarse sobre los demás países.

La firma Future Brand fue la responsable de la creación de la nueva marca país. Future Brand también trabajó creando las marcas para Nicaragua, Perú y Costa Rica.

A diferencia de Bolivia te espera, la marca país ‘Bolivia, corazón del sur’, busca la promoción del país en diferentes esferas, atrayendo no sólo turismo, sino inversiones y comercio.

Te contamos el signidicado de cada uno de los colores del logo

Bolivia te espera

Aunque durante años fue considerada la marca país, ‘Bolivia te espera’ en realidad es una marca turística. La marca nació con el objetivo de promocionar más de 140 atractivos turísticos en el país.

 

 

Tarija quiere posicionarse como el destino de verano

Tarija quiere posicionarse como el destino de verano

Los discursos entre empresarios, instituciones y autoridades coinciden, pero todavía queda un largo camino por recorrer

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta-febrero/2018) “Puede que a muchos no les guste, pero el turismo nocturno podría funcionar muy bien en Tarija si se apuesta en esa dirección”, refirió el joven empresario, Carlos Lazcano Avilés, quien administra la discoteca Feel.

Lazcano toma el ejemplo de otras ciudades que “de la nada”, gracias a este tipo de turismo surgieron económicamente, tal el caso de Las Vegas en el Estado de Nevada en Estados Unidos.

Foto de foodandtravel.mx

“Es una ciudad que está en medio del desierto y que no tiene nada, entonces, comenzaron con los casinos y la diversión nocturna”, el resultado salta con luces a la vista.

Como este empresario, hay otros jóvenes que pretenden apostar por el turismo de la diversión, atrayendo primero a la población juvenil  de todas las latitudes del país, teniendo la idea fija de convertir a Tarija en el “destino del verano”.

“Que se convierta en la Villa Carlos Paz de Bolivia”, dice entre risas un joven que trabaja en la organización Happiness.

La pequeña ciudad de Villa Carlos Paz en la provincia de Córdoba, se convirtió en uno de los principales atractivos turísticos del verano en  Argentina, superando incluso a Mar del Plata, gracias a las diversas presentaciones de teatro, shows de vedettes, discotecas y bares entre otros.

Salta es otra ciudad que apuesta por este tipo de turismo, tratando de quitarle la etiqueta a Carlos Paz, que además de las ofertas previamente anunciadas,  le aumenta las tradicionales peñas folklóricas.

La apuesta de esta ciudad argentina, tuvo resultados casi inmediatos moviendo más de 1 millón de turistas cada fin de semana en la época alta del 2017, según reportó el periódico El Tribuno.

Los jóvenes empresarios tarijeños  apuestan por este tipo de turismo, como una forma de generar mayor movimiento económico.  De conseguir más apoyo institucional, Tarija podría consolidarse como el principal destino del verano, empezando la época alta a fin de año y culminando con el carnaval.

“Hay gente que no le gusta que nos etiqueten a los tarijeños como guitarreros, amigueros y fiesteros; pero eso llama mucho la atención de los turistas que vienen”, analizó Lazcano.

Según esta explicación, la “chispa” del tarijeño es la que atrae a cientos de turistas que se van pasando la voz sobre las bondades de sus pobladores.

En base a este análisis, los turistas al ser atraídos por las diferentes fiestas que ofertan en Tarija, posteriormente,  hacen otros recorridos que benefician al turismo, creando un importante motor económico.

“Rara es la persona que viene solo por la Ruta del Vino, pero después de llegar por un paquete de alguna fiesta, obviamente querrá conocer o ir a un restaurante, es algo que termina por beneficiar a todos”, acotó.

En el mismo sentido, Mario Kisen Cassal, promotor de la productora Tarija Vip y que está a la cabeza de la organización del carnaval Euforia, resaltó que para este 2018, están invirtiendo más de  un millón de bolivianos, donde habrá fiestas con grupos internacionales.

“Este rubro es netamente privado, pero abre las puertas y brinda oportunidades de trabajo a muchas personas, por otra parte, el turismo se incrementa en la ciudad”, explicó a elPeriódico, César Castellanos Chamas, otro de los jóvenes empresarios que trabaja en la organización de Euforia.

Lazcano acotó que fiestas tradicionales, si bien atraen turistas, no tienen el mismo alcance que este tipo de eventos, por lo que es importante que las instituciones empiecen a prestarles más atención y especialmente “apoyar”.

El apoyo  no solo debe ir desde el tema impositivo, sino también, en leyes que a veces van en contra del empresariado que se dedica a este rubro.

Una de esas normas es la prohibición con los horarios a los centros de diversión nocturna, cuyo permiso es hasta las 3.00 de la madrugada. “Incluso, en lugar de dar mayor seguridad, puedes generar todo lo contrario, porque las personas salen a esa hora, buscando donde continuar, yendo a sitios clandestinos”, relató un trabajador de una discoteca local, que pidió mantener en reserva su nombre.

La organización del Carnaval Euforia de Tarija, en la conferencia de prensa para anunciar sus actividades.

Instituciones

Más allá de los constantes discursos sobre las apuestas por el turismo, pocos son los avances desde el sector público a favor de esta industria.

Tanto la Alcaldía como la Gobernación,  pregonan la promoción de las principales actividades tradicionales o festividades a lo largo del año, pero poco se hace para que el privado tenga las mejores herramientas con el fin de invertir en esta área.

Los cobros impositivos a nivel nacional, los impuestos municipales, los permisos y otras trabas burocráticas, hacen que el inversor en turismo termine por irse a otra ciudad.

“Se están trabajando leyes que favorezcan en un mejor sentido al privado, porque sabemos todo lo que están generando”, admitió el concejal Valmoré Donoso Zambrana, quien antes de llegar a ese cargo, estuvo en esa movida, al administrar una discoteca en la ciudad.

“Es difícil administrar este tipo de negocios, lo sé por experiencia propia cuando estuve a la cabeza de Nemos, por eso reconozco el esfuerzo que hacen estos jóvenes empresarios”, dijo el concejal, que acotó que la conversión de Tarija en un destino turístico, debe irse trabajando de a poco.

Según el concejal, uno de los avances se dio con el sector hotelero, al que se le benefició con un pago más cómodo en cuanto al tema impositivo.

Respecto a otras trabas burocráticas, además de leyes que dan una serie de prohibiciones al empresariado, dijo que están buscando las formas para ser más flexibles en ese sentido.

En tanto, los jóvenes empresarios aseguran que invertir en este campo no está dando el rédito  esperado, pues los gastos cada vez son más altos.

“Así es difícil invertir, hay mucho riesgo y poca ganancia; sin embargo, uno quiere seguir apostando por esto”, confesó Lazcano.

Mientras tanto, otras ciudades como Cochabamba, Santa Cruz y Sucre, comienzan a dar más facilidades a los empresarios para promocionar este tipo de turismo, tratando de ganarse la etiqueta del destino de verano, aunque Tarija tiene tres grandes ventajas: el clima, el valle  y su gente.

Las ciudades que compiten con Tarija

Te presentamos las principales competidoras de Tarija en cuanto al turismo de verano, todas con mayores facilidades para los empresarios en el tema impositivo, de restricciones y logística.

Sucre

La antigua capital, más allá del turismo histórico y el paleontológico, vio por medio de jóvenes empresarios privados,  el boom económico que generan las fiestas en verano, especialmente en fin de año.

Una serie de paquetes empezaron a ofertarse con precios módicos, incluso algunos más baratos que la ciudad de Tarija, esta situación por las facilidades que se tienen con el tema burocrático e impositivo.

Sin embargo, uno de los puntos que juega en contra de la promoción del verano en Sucre, es el clima, pues rara vez su termómetro llega a los 30º,  y generalmente en época de verano llueve constantemente, bajando de golpe la temperatura.

Entre las ventajas que tiene Sucre sobre Tarija,  están las facilidades  en las vías de acceso, tanto aéreas como terrestres, con mejores conexiones aéreas, como rutas en buenas condiciones.

Una de las fiestas de la organización Dimension, que llevó a cabo una de las fiestas de Ano Nuevo más grandes en la capital del país.

Cochabamba

La capital del valle es una de las que mejor explota el turismo gastronómico por la cantidad de platos tradicionales que oferta a precios económicos, pero al igual que Tarija, diferentes productoras comienzan a explotar el turismo nocturno y juvenil, especialmente en verano.

La época fuerte en Cochabamba es la del carnaval, con actividades características de este municipio que tienen alcance nacional como el Corso de Corsos, donde participan las mejores comparsas de todo el país.

Sin embargo, sus promotores también apuestan por fiestas que en Tarija han dado grandes resultados como de las comadres.

Diferentes empresas y productoras organizan cientos de fiestas de comadres en el jueves tradicional, imitando la celebración tarijeña con buenos resultados en lo económico, gracias a las facilidades que existen desde la municipalidad para este tipo de inversiones.

Las ventajas que tiene Cochabamba por encima de Tarija está en las conexiones que tiene tanto en vía aérea como terrestre, además que le doblega en número de empresas de transporte, como un acceso directo en la zona troncal del país.

Una de las grandes desventajas que tiene es el clima, que en época de verano no logra superar los 30º, además de una fuerte inestabilidad con lluvias, que hacen descender bruscamente la temperatura.

Fiesta de comadres en Cochabamba, una de las ciudades en la que esta tradición tarijeña toma más fuerza.

Santa Cruz de la Sierra

Esta ciudad logró potenciar su turismo  no solo en una temporada, sino todo el año. Sin embargo, en verano, especialmente fin de año, las empresas tarijeñas lograron captar a gran parte de su público juvenil ofertando diferentes paquetes.

Ante esta situación, las diferentes productoras cruceñas, empezaron a contrarrestar la fuga de jóvenes en verano con atractivos paquetes que ofrecen actividades en el interior de este departamento, en localidades con fuerte potencial turístico como Samaipata.

Santa Cruz tiene grandes ventajas en cuanto a conexiones nacionales e internacionales, ya sea vía terrestre o aérea por encima de todos sus competidores. Su clima también favorece al verano que oscila por encima de 30º.

La época más fuerte es en carnaval, cuya festividad es considerada como la Fiesta Grande de Santa Cruz, con actividades casi todos los días entre enero y febrero.

Pocas son las desventajas, pero sus parajes no logran tener el potencial de la campiña tarijeña.

Fiestas de carnaval en Santa Cruz.

 

 

La política fue destruyendo a la Orquesta Sinfónica

La política fue destruyendo a la Orquesta Sinfónica

Las melodías se convierten en ruido cuando la política se entromete en los proyectos musicales

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske Moscoso y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta-enero/2018) “Tienes que subir un poco más”, le va explicando Luis do Amaral a Mercedes Villena Casal, una de sus mejores alumnas de violín, quien trata de sobrellevar entre no desafinar  con su instrumento musical, ni con su pelo, que por el viento se le quiere ir por un lado, justo cuando le están por tomar la foto. “Típico de las señoritas”, dice entre risas el profesor.

El brasilero de 32 años es director de la Orquesta Filarmónica de Tarija, un proyecto que en algún momento estuvo ligado con la Gobernación, pero que se desmarcó totalmente, huyendo de la política y el desgano,  desde el punto de vista de sus integrantes.

Amaral lleva 20 años en la música y 4 en Tarija. Su pasión lo llevó por estos lares, según relata el joven profesor a Verdad con Tinta. De jean y camisa a cuadros se sienta en la mesa, toma un respiro e inicia…”Soy protocolar para hablar”, dice el joven de una forma desprendida.

¿Cuál es la relación entre la Orquesta Filarmónica y la Sinfónica?  El proyecto de la Orquesta Sinfónica surge el año 2012 por la Gobernación, entonces a la cabeza de Lino Condori Aramayo, siendo quizá el más valioso de su gestión, aunque, ni sus secretarios, ni sus directores sacaron mucha cara por el mismo.

Amaral llega el 2014 a esta orquesta, llegando a ser su director. Con la Orquesta Sinfónica consiguen participar del festival de música barroca, presentando un estreno mundial.

El sistema de trabajo era desgastante, por lo que Amaral planteó cambios. Los profesores trabajaban ocho horas diarias y ganaban poco. “La música te exige mucho psicológicamente y emocionalmente”, indicando que  esos horarios de trabajo, hacían que la situación era “terrible”.

Amaral en una práctica con Mercedes, una de sus alumnas.

Cambiaron el sistema, vinieron conciertos, viajes y reconocimiento, siendo el crecimiento bastante rápido. Sin embargo, empezaron los recortes presupuestarios y de ahí, vinieron las elecciones.

Tras la posesión del nuevo gobernador, empezaron a realizar las revisiones a todos los programas y las primeras palabras que escucharon de los nuevos funcionarios fueron: No hay dinero.

“En ese tiempo trabajé año y medio gratis”, recuerda Amaral, pero no podía dejar la orquesta, porque nuevamente se venía el festival de música barroca con otro estreno mundial.

Fue en ese tiempo, que hicieron la manifestación pública de tocar en la plaza principal, por la falta de presupuesto.

Podría decirse que fue la manifestación más acompasada y aplaudida de la historia de Tarija. Las notas de los violines y las flautas reemplazaron a los bulliciosos petardos o gritos.

Fue ahí que los padres de familia e integrantes de esta orquesta conocieron en persona al gobernador, Adrián Oliva Alcázar, quien los recibió en su despacho.

Determinaron crear un tipo de contrato y dar una solución pasajera al programa. Los profesores eran contratados como consultores cada tres meses y alquilaron una casa donde pudieran ensayar. “Conseguir una casa en alquiler por Bs 5 mil, sin un anticipo ni ninguna garantía, era una tarea bastante compleja, pero logré hacerlo”, recuerda.

Amaral se acuerda del esfuerzo de  Beto Martínez Echazu como de otros músicos, que trabajaron casi a la deriva, por los retrasos en los pagos o la incertidumbre si los recontratarían a los tres meses.

“Acá la gente piensa que la música es joda, quitándole la seriedad que se merece”. Con la participación el festival de música barroca, el gobernador decidió reunirse a pedido del entonces rector de la Universidad Católica Boliviana (UCB), Enrique Farfán Torres, en su despacho.

En aquella oportunidad, el gobernador destacó el trabajo de la orquesta y entre las propuestas se muestra de acuerdo en la creación de una fundación, a la que aportaría el Gobierno Departamental con un fondo y de ahí con el tiempo, la misma pueda hacerse auto sostenible.

Es ahí que surge la Orquesta Filarmónica de Tarija. “Fue un 30 de abril de 2017”, recuerda con cabalidad la fecha de la fundación. “Fue filarmónica, porque además de los chicos, aportarían con la fundación padres de familia, muchos de ellos que son filántropos y amantes de la música”.

El proyecto estaba casado con la gestión de la Gobernación, pero con los cambios que se fueron dando, volvieron a relucir los mismos problemas. Retrasos en los pagos, incertidumbre en las renovaciones y cambio de funcionarios.

La Orquesta Sinfónica pasó de depender de la Dirección de Gestión Cultural a la Dirección de Programas y de ahí a Educación.

La Orquesta Filarmónica en una de sus presentaciones.

Los nuevos responsables, objetaron el proyecto de la Orquesta Filarmónica e incluso advirtieron a los profesores que la Gobernación no podía apoyarlos, debiendo enfocarse en la Orquesta Sinfónica, según cuentan los profesores.

Poco a poco,  las diferencias se fueron haciendo más marcadas, derivando en la renuncia de los profesores y la salida masiva de los integrantes que decidieron seguir por cuenta propia con el proyecto de la filarmónica.

El momento de mayor tensión se dio cuando la Orquesta Filarmónica decide participar de un evento en Santa Cruz representando a Tarija, a lo que el responsable de Educación, Ramiro Espinoza, les habría amenazado con iniciarles un proceso por usar bienes del Estado, según denunció Amaral.

“Lo irónico es que ninguno de los chicos utilizó los instrumentos de la Gobernación, los que tenían,  llevaron los suyos y otros fueron prestados por los mismos chicos de la orquesta”, reveló, señalando que por ejemplo Mercedes era una de las que prestó los violines.

¿Cuál es el problema con la creación de la fundación y la filarmónica como estaba previsto? “No lo sé”, responde.

Existe un presupuesto anual para este programa de unos Bs 750 mil, pero con el reajuste habría sido recortado, aunque los músicos, cuestionan en qué es destinado el dinero,  al no ver operar a la Sinfónica Departamental, la que alguna vez fuera laureada como la mejor orquesta juvenil del país, algo que cada vez está más lejano.

Lo que sí se sabe es que la Orquesta Sinfónica en manos del poder político se quedó prácticamente en el abandono. La fundación de la filarmónica, con el empuje de los profesores, padres, estudiantes y amigos siguió su curso, consiguiendo las instalaciones del Club Árabe para ensayar, con una serie de presentaciones por delante.