La institucionalidad en la era de Trump y Morales

La institucionalidad en la era de Trump y Morales

Explosivas. Así son percibidas las personalidades de los mandatarios estadounidense y boliviano, por la prensa internacional.

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta-Julio/2017) Twitter, en el ámbito de las redes sociales, parece ser un espacio en el que la diplomacia queda de lado y la retórica peca de libertinaje.

“Único déspota en el mundo es Trump por discriminar a migrantes y mujeres, e impulsar agresión e intervención a pueblos del mundo. Ridículo”, dice uno de los cientos de mensajes que escribió el presidente boliviano, Evo Morales Ayma, en Twitter, sobre el presidente de Estados Unidos.

Sin embargo, el presidente Trump parece hacer oídos sordos a las críticas de Morales, no solo en las redes sociales, sino también en declaraciones ante la prensa, en las que se abstiene de responder al mandatario boliviano.

Más allá de los roces verbales o cibernéticos, la institucionalidad juega un papel importante para ayudar a mantener una relación diplomática entre ambos países, en un contexto marcado por intenciones como el muro con México y eventos como la Cumbre “Anti Trump”.

Brenann y su esposa hablan con Verdad con Tinta sobre la diplomacia norteamericana en Bolivia en un complejo contexto.

Para el encargado de Negocios de Estados Unidos en Bolivia, Peter Brennan, iniciativas como la cumbre, no ayudan en términos de la relación bilateral.

Creo que es mejor tratar de sentarnos a hablar de las diferencias que tenemos. El personalizarlo tampoco ayuda”, dijo Brennan respecto a la cumbre que fue realizada en Bolivia en contra de las políticas del presidente de Estados Unidos.

En este sentido, el diplomático expresó que “cree firmemente en la institucionalidad” y en la importancia de trabajar entre instituciones, en lugar de polemizar sus diferencias.

Respecto a las constantes publicaciones del presidente Evo Morales en Twitter, que critican al presidente Donald Trump, Brennan aseguró que “es más importante enfocar en las áreas institucionales y pragmáticas, donde podemos trabajar, y no hacer demasiado énfasis en la retórica, o declaraciones que no ayudan a establecer una mejor relación”.

Al margen de los logros de la diplomacia para mantener buenas relaciones de gobierno a gobierno, Brennan asegura que mantiene una política de “acercamiento con el pueblo”, siendo partícipe de celebraciones importantes en el país, e incluso asistiendo a partidos de la Selección Boliviana. Tanto él como su esposa, aseguran disfrutar de los partidos de la Verde.

Para él, el 80% de la función de un diplomático, es acercarse al país en general y tratar de hacer diplomacia de pueblo a pueblo.

“Hay mucho que se puede hacer en esas áreas, sin entrar a temas políticos o ideológicos”, explicó en encargado de Negocios, quien asegura que es ahí, en la diplomacia de pueblo a pueblo, donde han decidido enfocar sus esfuerzos.

Las becas e intercambios culturales, entre otros, son parte de los programas que maneja la Embajada de Estados Unidos como parte de su diplomacia de “pueblo a pueblo”, para brindar nuevas oportunidades a jóvenes bolivianos.

Peter Brennan “Quitando el gas, Estados Unidos es el mayor socio comercial de Bolivia”

Peter Brennan “Quitando el gas, Estados Unidos es el mayor socio comercial de Bolivia”

Durante su visita a Tarija por el 4 de julio, una fecha cívica importante tanto para los tarijeños como para los estadounidenses, el encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos, Peter Brennan, hizo énfasis en la relación comercial entre ambos países.

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta/Julio 12/2017) Más allá de las diferencias políticas entre el presidente Donald Trump y el mandatario Evo Morales Ayma, la institucionalidad prima a la hora de hacer negocios.

“Es algo en lo que hemos puesto mucho énfasis en los últimos años, porque es un área de interés común, donde hay beneficio para ambos lados”, expresó Brennan, quien aclaró que si bien el volumen de importaciones y exportaciones bajó en el último tiempo, se debe a la coyuntura económica que se vive a nivel mundial, no precisamente a las relaciones diplomáticas entre los dos países.

“Quitando el gas, Estados Unidos es el mayor socio comercial de Bolivia”, afirmó el encargado de Negocios.

De acuerdo a los datos que maneja la embajada norteamericana, el comercio entre ambos países aumentó significativamente en la última década, llegando a doblar las cifras que se manejaban en 2007.

“Si, bueno, eso es algo en lo que hemos puesto mucho énfasis en los últimos años, porque es un área de interés común, donde hay beneficio para ambos lados. Si uno mira el balance del comercio y quitas el gas, Estados Unidos es el mayor socio comercial que tiene Bolivia”, aseguró Brennan.

Acotó que el intercambio es “balanceado”, es un poco a favor de Bolivia y el comercio ha crecido casi el doble en la última década, de lo que era en 2007.

Para el diplomático, lo importante es “identificar mercados” que puedan ser aprovechados por los exportadores bolivianos, porque hay demanda de productos nacionales, no sólo en las comunidades bolivianas que viven en Virginia y otros lugares de Estados Unidos, sino en mercados como el de Nueva York o Los Ángeles, en los que los consumidores están abiertos a productos diferentes o novedosos.

El encargado de Negocios de la Embajada de Estados Unidos en entrevista con el equipo de Verdad con Tinta.

Si bien el singani tarijeño poco a poco se va abriendo camino en el mercado internacional, ganando cada vez más prestigio entre los consumidores, para Brennan, hay otros productos bolivianos que podrían triunfar en el extranjero.

Los tejidos de alpaca son parte de los productos que, para el diplomático, tienen potencial para ser exportados, debido a su calidad y su diseño.

Por su parte, explicó que los exportadores americanos encontraron un fuerte mercado en el sector de la maquinaria agrícola, contando con la presencia de marcas estadounidenses como John Deer, que apuesta por la tecnología productiva en Bolivia y que tiene el mercado del ganado principalmente en Santa Cruz.

De acuerdo a datos del instituto Boliviano de Comercio Exterior, de enero hasta abril de 2017, los principales productos exportados de Bolivia a Estados Unidos, fueron: estaño sin alear, plata aleada en bruto y artículos de joyería, sumando un total de 153 productos exportados, por un valor superior a los 167 millones de dólares.

Por su parte, los productos importados entre enero y abril de 2017, fueron: diésel, máquinas de sondeo y perforación más compresores de potencia. Todos estos, sumando un total de 2.738 productos importados por un valor superior a los 273 millones de dólares.

Si bien, las exportaciones de Bolivia aumentaron en relación al 2007, aún queda un largo camino por recorrer, para alcanzar las exportaciones de 2014, las que alcanzaron un valor superior a los 2.000 millones de dólares.

La nueva meta deberá ser volver al país más productivo y competitivo en el ámbito de exportaciones, pues actualmente, Bolivia importa más del doble de productos que exporta.