Vialactea: un universo de suavidad para mamás y bebés

Vialactea: un universo de suavidad para mamás y bebés

El emprendimiento nació hace dos años en Sucre, y poco a poco se abre paso en todo el país

Mercedes Bluske Moscoso

Mercedes Bluske Moscoso

(Verdadcontinta-agosto/2018) Suavidad y confort son las principales características de Vialactea, la propuesta boliviana que busca satisfacer a mamás y bebés, con prendas prácticas y de calidad.

Con la familia como pilar empresarial y como fuente de inspiración, Vialactea no solo busca vender ropa, sino una experiencia de protección y seguridad que se transmite de madres a hijos, a través de suaves prendas que cuidan su piel. Pero para comprender a cabalidad la esencia familiar de este proyecto encabezado por Laura Liliana Ramos, necesitamos hacer un viaje en el tiempo y retroceder 40 años.

Aproximadamente en el año 1978, Jeanneth Abuawad Marquez, su abuela, decidió incursionar en el mundo textil creando la fábrica de ropa Nicco. “Hace mas de 40 años mi abuelita inició el negocio de confección textil y la primer línea de productos estaba dirigida a los bebés”, cuenta Laura Liliana, recordando los inicios del negocio que ahora pasó a manos de la tercera generación de la familia.

Laura Liliana, en la dulce espera de su hijo.

Pijamas y mamelucos de algodón eran los productos estrella de Nicco, aunque con el paso de los años la empresa se fue enfocando en otros sectores de confección, quedando de lado la ropa de bebé.

El negocio creció rápidamente y pronto la hija de Jeanneth, Liliana, se hizo cargo de aquel negocio familiar que ya se había convertido en una gran industria de confección. Pese a su éxito, la familia tomó la decisión de vender Nicco hace algunos años, pero su alejamiento del mundo de la manufactura no duró demasiado tiempo. En el año 2014 la segunda y tercera generación, a la cabeza de Liliana y Laura Liliana, decidió volver al ruedo con la fábrica textil La Marqueza, que actualmente confecciona ropa para múltiples colegios e instituciones en todo el país. Así, tres mujeres, en tres diferentes etapas, estuvieron al mando del negocio.

Con el proyecto de La Marqueza ya consolidado, Laura Liliana decidió volver a dar vida al nicho con el que comenzó la historia textil de su familia: la ropa para bebé. Casualmente, la iniciativa la sorprendió en una etapa en la que ella se sentiría especialmente identificada con aquel segmento de mercado que pretendía retomar, pues estaba embarazada de su primer hijo.

“Nace Vialactea junto con mi primer hijo, Cristóbal, buscando satisfacer las necesidades de bebés y mamás con prendas prácticas para ambos”, cuenta la joven emprendedora, quien ahora es madre de dos pequeños.

No hay nada mejor que la maternidad para inspirar a una madre y , en este caso, a una empresaria textil, pues Laura se inspira en sus experiencias y en las vivencias de sus retoños, para crear prendas que se adapten a las necesidades de los pequeños y de sus mamás.

“Nuestro emblema es la calidad”, enfatiza explicando que utilizan el más puro algodón, para garantizar protección y suavidad a los bebés en cada uno de sus diseños. Además, los productos no llevan etiquetas y las costuras son suaves, para evitar roces en la piel de los pequeños.

Bodies, pantalones, camisetas, sábanas y pijamas, son parte de la oferta de Vialactea, y la buena noticia es que hacen envíos a todo el país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *