(Este reportaje es una alianza periodística entre Mongabay Latam, Correo del Sur, Verdad con Tinta y Red Ambiental de Información)

Imponente, atrapante y silencioso con sus 3.030 metros de altura, se levanta el Cañón del Pilaya, el sexto más profundo del mundo, alejado de la mano destructiva del hombre, incluso indivisible por su estrechez para la imagen satelital de Google.

Una maravilla de la ingeniería de la naturaleza. El frío viento que surca por sus montañas advierte al caminante en la orilla del precipicio, mientras la silueta del río Camblaya pasa zigzagueante al fondo del cañón.

En este lugar, que marca el límite entre los departamentos de Chuquisaca y Tarija, se proyecta construir un megaproyecto hidroeléctrico que provocará, según los ingenieros expertos consultados, la inundación de las tierras cultivables de cuatro comunidades cuya economía se basa en la agricultura. Además, podría poner en peligro a especies amenazadas como osos andinos y cóndores.

La información sobre el impacto ambiental que tendrá el proyecto no ha sido, sin embargo, transparentada. Nadie sabe con certeza, ni siquiera los habitantes afectados, qué será de sus pueblos y del Cañón del Pilaya.

Sitio en el que se pretende emplazar el proyecto hidroeléctrico de El Carrizal.

Comunidades y cultivos bajo el agua

“Muchos comunarios pensábamos que nos estaban midiendo nuestras tierras, algunos creían que era para cobrar impuestos por la cantidad de producción que sacamos al mercado”, cuenta Juan Velásquez, dirigente de la comunidad de Camblaya, sobre el momento en que personal de la Empresa Nacional de Electricidad (Ende) llegó hasta su pueblo a socializar el proyecto. Incluso agrega que “algunos comunarios” no dieron datos reales de cuántos productos y cosechas sacan por año o cuánto produce cada productor “por miedo” a que les cobraran más.

Pero las mediciones y las encuestas que esas personas habían llegado a hacer nada tenían que ver con impuestos.

Camblaya, en el municipio de Villa Abecia del departamento de Chuquisaca, es una de las comunidades que se vería afectada por la construcción del proyecto hidroeléctrico El Carrizal que se pretende efectuar en el río que lleva el mismo nombre del poblado.

Sus habitantes temen que sus viviendas, la escuela y el 100% de la tierra cultivable ubicada en las riberas del río Camblaya, queden bajo el espejo de agua de 45 kilómetros de longitud que se formará con el embalse del proyecto. Aunque los temores de Velásquez y de sus vecinos no han sido confirmados por las autoridades, tampoco han sido desmentidos y la incertidumbre aumenta entre los pobladores.

El ingeniero hidráulico, Jaime Villena Morales, quien fue director del Departamento de Ingenierías y Ciencias Exactas de la Universidad Católica Boliviana de Tarija y que debido a su experiencia realizando análisis hidrológicos e hidráulicos fue miembro del Panel de Asesores Para la Investigación en Estructuras e Hidráulica del Departamento de Transporte de Texas (EE.UU), prevé que todo lo que esté por debajo de los 2260 metros pueda inundarse río abajo. Eso incluye a Camblaya, pero también a otras comunidades como Los Sotos, Pioca y Molle Aguada, todas del municipio de Villa Abecia, donde el 30% de las tierras cultivables se inundarían. “Hay que tomar en cuenta, que parte de estas poblaciones se asentaron en llanuras de inundación, sitios que técnicamente no son recomendables para habitar”, indica Villena.

El dirigente de la comunidad Los Sotos, Ciro Renjifo, asegura que “el Gobierno no ha hablado de manera clara”, que no han recibido ninguna información y que nadie les ha dicho qué pasará con aquellos que pierdan sus tierras de cultivo.

La comunidad de Camblaya del municipio de Villa Abecia desaparecerá con la construcción de la represa.

Según un documento de consulta pública de Ende, 14 son las comunidades que se ubican dentro del área de influencia del proyecto. De ellas, al menos seis están en la zona del embalse, aunque no se precisa cuál será específicamente el impacto en cada una.

Sin embargo, la empresa sí reconoce en el documento que el proyecto afectará propiedad privada, infraestructura productiva y actividades de agricultura y fruticultura.

“Aquí sacamos tres cosechas al año en la comunidad de Camblaya, entonces es imposible aceptar la inundación”, dice Velásquez. “Sería como si nos estuvieran quitando el pan de la boca”, agrega.

Según el documento de Ende, para compensar los impactos en los cultivos y áreas de pastoreo se prevé la “reubicación”.

Esta reubicación, según Ende, pretende la habilitación de parcelas productivas en otras áreas de la misma comunidad, barreras de protección previa evaluación técnica, e indemnización “previo avalúo técnico’’.

Hasta el cierre de este reportaje, Ende no respondió a las preguntas enviadas por correo electrónico ni a la solicitud de entrevista telefónica.

Cultivos en el municipio de Villa Abecia que van a desaparecer con la consolidación de la represa.

Un proyecto sobre el sexto cañón más grande del mundo

Según las especificaciones técnicas entregadas por Ende, la represa tendrá una altura de 160 metros y una coronación de 380 metros, que viene a ser el ancho de la parte superior del muro.

Tendrá una capacidad de embalse de 1.334 hectómetros cúbicos (hm3), que equivalen aproximadamente a 453 600 piscinas olímpicas, y generará 1.842,8 gigavatio por hora (GWh), lo que equivale a la cuarta parte de energía que consume actualmente el país, aunque la totalidad de ella será exportada.

El proyecto nació en la década de 1980 con estudios que realizó una misión de Japón por encargo del Gobierno Nacional. A partir de ese entonces, se empezó a hablar de él aunque de manera superficial hasta que el 20 de enero de 2011, el entonces presidente Evo Morales Ayma, promulgó una ley que declaraba la “construcción del proyecto múltiple El Carrizal – Sistema de Riego Ivibobo en el departamento de Tarija” como “prioridad nacional y departamental”. 

Cinco años después, el 12 de abril de 2016, Ende adjudicó el estudio del diseño final del proyecto a la empresa Asociación AH Carrizal, por un costo de 10,7 millones de dólares. El Grupo Typsa de España lidera esta asociación.

A partir de la declaratoria de Evo Morales en 2011, dos palabras clave se manejaron recurrentemente: “múltiple” porque el proyecto incluye la construcción de la represa, pero también de una casa de máquinas y un túnel de 22 kilómetros de largo y 5,5 metros de ancho que transportará el agua del río hasta la central, y “riego” porque supuestamente las aguas del embalse serán utilizadas también para este fin. De hecho, fue el componente riego el que comenzó a generar expectativa en los productores.

Como una obra de “gran impacto” en la economía es presentado el megaproyecto hidroeléctrico El Carrizal. A nivel nacional, la promesa del Gobierno es que este proyecto se constituirá en una fuente de ingresos para el Estado a través de la generación y exportación de energía eléctrica.

Incluso, en el caso de Chuquisaca, se pretende inscribirlo como una de las obras “estrellas” que se ejecutarán en conmemoración del Bicentenario de creación de Bolivia que será el 6 de agosto de 2025, según afirmó el presidente de la Brigada Parlamentaria de Chuquisaca, Gustavo Cuéllar Vildoso.

Por debajo del Cañón del Pilaya, se encuentran otros que son atractivo mundial para el turismo como del río Colorado en Estados Unidos de 2.133 metros de profundidad.

Las autoridades opositoras al Gobierno Nacional, como el gobernador saliente de Tarija, Adrián Oliva Alcázar, también vieron con buenos ojos este megaproyecto al que calificaron  como eje de desarrollo. “Vamos a impulsar el megaproyecto de El Carrizal que beneficia, no solo a la provincia Méndez, sino a O’Connor y el Chaco, proyecto de gran impacto para todo el departamento y que está siendo impulsado por el Gobierno”, dijo el exgobernador durante el debate electoral del 26 de febrero, cuando pretendía ser reelecto en el cargo.

En el caso del departamento de Tarija, el proyecto hidroeléctrico es presentado además como una solución integral al problema de la sequía en sus provincias más golpeadas: Méndez, O’Connor y Gran Chaco. El Gobierno Regional del Chaco, resalta en su sitio oficial que este proyecto “dará una salida definitiva al tema agua”.

Además, tanto el Gobierno Nacional, como los gobiernos regionales, hablan de la generación de empleos, mientras que el presidente ejecutivo de Ende precisó que el principal “impacto positivo” será la contratación de mano de obra local para generar “un efecto directo en la economía de las comunidades”.

Vista del Cañón del Pilaya desde el lado tarijeño, un potencial turístico poco explotado.

Incompatible para el riego

El informe del Gobierno Regional del Gran Chaco indica que las aguas que salgan del embalse, serán derivadas al río Pilcomayo incrementando “sustancialmente” su caudal en la región chaqueña del departamento de Tarija.

El secretario de Medio Ambiente del Gobierno Regional del Gran Chaco, Gilmo Cardozo, dijo en enero de 2019 que construirán en esa provincia tarijeña canales en ambas márgenes del río Pilcomayo para que las aguas sean conducidas hacia las diferentes comunidades a través de ductos y sistemas de distribución.

A pesar de todas esas declaraciones, el Estudio de Diseño Final realizado por la empresa Asociación AH Carrizal no incluye el componente riego en su diseño.

Para el ingeniero ambiental Iván Arnold Torrez, director de la fundación Naturaleza, Tierra y Vida (Nativa), la idea de que el proyecto hidroeléctrico El Carrizal sirva, a su vez, como un método de riego, no es realista.

Según explica, los ríos San Juan del Oro, Camblaya y Pilcomayo, que están conectados entre sí, son “difíciles” de contener por la cantidad de sedimentos que tienen.

De hecho, esa es la razón por la que en la región del Chaco las aguas del río Pilcomayo no se usan para el riego. De hacerlo, los canales “se colmatarían”, dice Arnold.

Ejemplo de ello fue que hace ocho años hubo una crecida del río San Juan del Oro que dejó en los cultivos de la zona por lo menos “dos metros de arena”, recuerda el ambientalista.

Aún así, las autoridades siguen insistiendo en la idea del riego.

“Vamos a tener la hidroeléctrica y podemos regar bastantes hectáreas de lo que es (la región) Los Cintis”, nos dice el presidente de la Brigada Parlamentaria de Chuquisaca, Gustavo Cuéllar.

Las autoridades del municipio de Culpina también apoyan el proyecto con la esperanza de favorecerse con el riego, a pesar de que las tierras cultivables están a mayor altura del cauce del río y en medio de montañas empinadas por donde transportar el agua por canales o tuberías es muy dificultoso.

“Por esa distancia pocas veces se puede trabajar con proyectos de esa envergadura tan grandes”, dice Gustavo Sanabria, docente de la Carrera de Ingeniería Civil de la Universidad San Francisco Xavier de Sucre (USFX), ya que “llevar agua de un nivel bajo, 2000 metros sobre el nivel del mar, hasta los 3000 metros implica una gran cantidad de tubería y considerar el bombeo que siempre es un problema”, precisa.

Además, expertos sostienen que es probable que las aguas del río Camblaya estén contaminadas con la producción minera del sur de Potosí.

Apolonia Rodríguez, directora de la Carrera de Ingeniería Ambiental de la USFX de Sucre, señaló en su tesis del año 2008 de la maestría de la Universidad Andina Simón Bolívar que “se puede evidenciar que existe contaminación por arsénico, cadmio, antimonio, plomo en los puntos de Palca Higuera, Quechisla, La Vidriera, Tumusla, Camblaya y Cotagaita”. Todos, afluentes del río Camblaya.

Casi 13 años después, Rodríguez mantiene la postura de que las aguas del río Camblaya “no son aptas para el riego”, porque aunque no hay estudios recientes, en cuanto a la explotación minera en el país “seguimos igual o quizá ha empeorado”, dice la experta.

La situación preocupa a la directora académica porque, además, “no vemos que haya algún reclamo de parte de los afectados”, dice. “Antes había comunidades, representaciones, organizaciones civiles de personas afectadas por la contaminación del río Camblaya que hacían presión social ante los gobernantes”, pero ahora eso “ha disminuido”, asegura.

El largo, solitario y estrecho camino al Cañón del Pilaya desde el lado chuquisaqueño, acompañado únicamente por grandes precipicios.

Nadie sabe cuál es el impacto ambiental

El tema ambiental no es punto de discusión en las reuniones de información. De hecho, en la reunión informativa sobre El Carrizal entre Ende y los asambleístas de Chuquisaca, ninguno de los representantes abordó el tema, ni siquiera los opositores.

“Tenemos la Secretaría de Medio Ambiente del Gobierno Departamental, justo estamos esperando”, dijo el presidente de la Brigada Parlamentaria Chuquisaqueña, Gustavo Cuellar, sobre la ausencia del secretario de Medioambiente de ese departamento en el encuentro realizado el 22 de febrero.

Wilfredo Aguirre, quien fue alcalde de Culpina entre 2015 y 2020, asegura que en los talleres de socialización del proyecto, el área social de la empresa AH Carrizal les habló del impacto ambiental, pero solo con el anuncio de que iban a realizar un estudio, es decir, “nunca” les comunicaron los resultados, admite la exautoridad.

Pablo Avilés Pérez, por su parte, quien fue secretario de Medio Ambiente de la Gobernación tarijeña hasta el 7 de mayo de 2021, respondió que respecto a los impactos ambientales del proyecto “desconoce” el tema.

Para el director de Nativa, Iván Arnold, “una obra de este tipo siempre va a tener una afectación”, porque genera modificaciones en algunos patrones del microclima local y del hábitat, asegura.

Por lo mismo, y sumado al costo ambiental que representan estos proyectos, “deben tener los suficientes justificativos para ser ejecutados”, dice el experto, pero el proyecto El Carrizal “a mí me parece que no tiene una justificación técnica coherente”, apunta.

El ingeniero hidráulico Jaime Villena, coincide con Arnold y asegura que en los países avanzados como Estados Unidos, ya no construyen represas debido a las “exigencias medioambientales”, pues no son “económicamente viables”.

Arnold aclara que, además, hasta ahora no existe un estudio que especifique qué especies, tanto animales como vegetales están presentes en esa zona, por lo que no es posible saber con precisión cuáles serán los impactos medioambientales que acarrearía la construcción del proyecto.

Aún así, ciertas consecuencias son posibles de prever. Por el tamaño del muro de la presa que se levantará en el lugar, Villena niega que se pierda el Cañón de Pilaya, pero sí señala que es probable que deje de ser el sexto más profundo del mundo, pues la distancia entre el espejo de agua y la punta de los cerros se reducirá.

Pero más allá de la posibilidad de perder un lugar en el “top 10” de los cañones más profundos e impactantes del mundo, el hábitat de la zona corre el riesgo de cambiar para siempre.

En la tranquilidad de la comunidad de Cabrerío-Chuquisaca, sus habitantes desconocen del alcance de la hidroeléctrica, pese a ser el poblado más cercano al proyecto.

Allí habita el oso andino o jucumari (Tremarctos ornatus). Incluso en Tarija este animal es considerado, por ley, patrimonio natural del departamento, lo que exige la conservación tanto de la especie como de su hábitat.

También vive en este lugar el cóndor (Vultur gryphus), que al igual que el oso andino se encuentra “Vulnerable” según la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Según el biólogo e investigador asociado al Museo Nacional de Historia Natural, Diego Méndez, en el país habitan 1500 cóndores “que representan el 20% de la población mundial”, y es justamente en este tipo de lugares, como el Cañón de Pilaya, donde se refugian.

En su documento de consulta pública, Ende identifica de manera general los potenciales impactos ambientales del proyecto, entre los que se encuentran la ‘’generación de gases de efecto invernadero por descomposición de material vegetal en el embalse, pérdida de cobertura vegetal, perturbación de fauna acuática, posibles cambios micro climáticos menores en el área del embalse’’, además de otros.

La legislación boliviana asegura el acceso a la información para toda persona natural o colectiva, pública o privada. Fue así que solicitamos a Ende una copia del Estudio de Evaluación e Impacto Ambiental, para conocer el detalle y la magnitud de los impactos ambientales del proyecto hidroeléctrico Carrizal.

Sin embargo, hasta la publicación de este reportaje, la empresa no envió la copia solicitada.

Por ahora, el destino de este importante lugar para la conservación de especies que se encuentran amenazadas de extinción es un secreto guardado bajo llave.

“Este es el Teatro Teresa Carreño,  que comprende un complejo cultural, uno de los más importantes de América Latina, el segundo más grande de América del Sur y el mayor de Venezuela”, indicaba  a cientos de turistas, José Campos, un licenciado en la Carrera de Turismo en la capital venezolana, Caracas.

José recuerda con nostalgia aquellos tiempos en los que trabajaba en este centro cultural, uno de los más importantes e imponentes del continente, quien ahora se encuentra apostado en la esquina de las calles Alejandro del Carpio y General Trigo de la ciudad de Tarija, al sur de Bolivia, donde tiene un pequeño puesto de comida, específicamente, vende las tradicionales arepas venezolanas.

“Full Arepa”, es el nombre del local que montó en la capital tarijeña, ciudad de la que asegura se enamoró, incluso antes de la crisis venezolana.

“Como profesional en el turismo viajé mucho por el continente, por Colombia, por Brasil, por Bolivia, por Chile y por Argentina”, entre otros, dice el joven de fina barba bien abrigado con una chompa y una gorra, alejado al calorcito tropical de su país.

Su objetivo era conocer por lo menos la mitad de cada país que visitaba, así fue como llegó a la ciudad de Tarija cuando decidió pasear por Bolivia de norte a sur. 

“Me enamoré de Tarija, de sus costumbres, de su gente y preferí este departamento por la seguridad y la tranquilidad”, dice sobre este amor a primera vista que surgió con la capital sureña. Aquellos viajes los inició desde el año 2012, pero nunca imaginó lo que iría a pasar unos meses después.

«Nacho» en la preparación de la tradicional arepa venezolana en el centro de la ciudad de Tarija. Foto. Claudiu Popescu.

Pero los tiempos cambiaron y la situación en Venezuela dio un giro de 180 grados, afectando directamente a José, quien fue despedido de su trabajo.

Con dos hijos y una familia por mantener, “Nacho” como se hace llamar por sus amigos, tomó la determinación de salir del país.

Esta vez,  su viaje no sería por placer, sino por necesidad, dejarlo todo para mantener a los suyos y es así que se decidió por aquella ciudad del sur de Bolivia que tanto le había encantado, siendo esta la quinta vez que llegaba al país.

 “Ya estoy legalmente establecido y de acá mando las ganancias a mi familia”, cuenta.

Cada arepa sale Bs 10 y con la venta de tres de ellas, cubre ya el sueldo mínimo de su país que no sobrepasa los 5 dólares.

“Con lo que les mando sé que no estarán holgados, pero no pasarán hambre”, dice con su característico tono venezolano, con una voz a punto de resquebrajarse por el recuerdo de sus niños.

Para cortar el momento de nostalgia, vuelve a la preparación de las arepas, se pone los guantes y empieza a realizar el combinado de los productos.

El chef resalta que esta masa es libre de gluten. Foto: Claudiu Popescu.

“La arepa es una masa de maíz precocido libre de gluten”, dice a sus clientes, recalcándoles que es un alimento saludable. “El tradicional sabor venezolano”, dice un texto en una de las paredes que se encuentra detrás de carrito que montó en el lugar.

“Unos venden en las calles, otros trabajan en limpieza, trabajos que uno no se los cruzó por la mente cuando se estudiaba”.

José Campos/Migrante venezolano.

“También estudié para chef y esto –arepa- uno lo conoce desde que es niño, siempre nos hicieron comer”, recuerda en un retorno inevitable al tren de la nostalgia. Y es que la arepa para los venezolanos es como el pan para los bolivianos.

Antes de culminar el encuentro va la pregunta inevitable delo periodista: ¿Cómo ves la situación de tu país?

“Lo veo que cada día va de mal en peor, ya no se consigue medicamentos ni comida,  el sueldo mensual es menos de 5 dólares”, recalca, pues para él,  su país está totalmente destrozado, tanto así, que la gente perdió el miedo.

Otros “paisanos” venezolanos cuentan que las personas salen a las calles a marchar sabiendo que pueden morir.

«Full Arepa» es el negocio que estableció José Campos, este joven venezolano profesional en el área del turismo. Foto: Claudiu Popescu.

“Hay colectivos, que en realidad son grupos de jóvenes convocados por el Gobierno, a quienes les dan grandes cantidades de alimentos o bonos como parte del pago”, cuenta uno de los venezolanos que pasa por este puesto, que se volvió como un punto de encuentro de sus paisanos.

Estos bonos o alimentos subvencionados son revendidos posteriormente con el 100% de interés o más. A cambio, estos colectivos deben contrarrestar las marchas de protesta, los jóvenes son armados y los mismos si es necesario, deben “disparar plomo”  en contra de los manifestantes en “defensa de la integridad del pueblo”, como les inculcan los altos mandos.

Al consultarle a José, si no piensa volver para llevarse a sus hijos, respondió que el viaje desde allá por tierra es “extremo”, como en las películas de acción, pero en la vida real, con asaltos a buses, robo de dinero y alimentos e incluso de documentos en las fronteras con Colombia, donde la vida está en juego.

Él nunca se imaginó estar en un puesto de venta de comida por la profesión que estudió, pero asegura que la mayoría de los venezolanos que están en Bolivia son profesionales que hacen una serie de tareas, alejadas de su preparación académica.

“Unos venden en las calles, otros trabajan en limpieza, trabajos que uno no se los cruzó por la mente cuando se estudiaba”.

La arepa venezolana. Foto: Claudiu Popescu.

Lejos de esas congestionadas calles de Caracas, “Nacho” en la noche serena en una de las esquinas del centro de la ciudad de Tarija, ofrece sus arepas, su amistad, y con ellas, su esperanza, especialmente aquella del reencuentro.

“Yo soy ingeniero, mi mujer es enfermera y mi amigo es profesor de educación física”, palabras que salieron de la boca de un ciudadano venezolano que terminaba de vender masticables en las calles del centro de la ciudad de Tarija.

Él junto a su familia, la mamá y una pequeña niña, más un compañero de la misma nacionalidad, se encontraban sentados en ese orden, de derecha a izquierda en el primer banco de la plaza principal Luis Fuentes, en la esquina donde se conectan las calles La Madrid y Sucre, hacían  sándwiches para su desayuno-almuerzo, como ellos lo denominaron.

Para su preparación, la mamá tenía en su poder una bolsa de donde sacaba panes, jamón y una mayonesa en su envase más pequeño para partir los panes, utilizando un cuchillo de cocina de tamaño mediano.

Venezolanos ofreciendo bolívares en las calles de Tarija.

El padre parecía de 40 o más años, era de tez morena, delgado, y de visión cansada, quien junto a su esposa vendía golosinas arriba de los micros y en la calles para comer o pagar un hospedaje.

La mamá  como de 25 años, delgada, de piel morena y con ojos de color amarillo intenso, recordaba con lágrimas a su familia en Venezuela, y le preocupaba la incertidumbre de no saber la situación en la que se encontraban.

Cuando el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, asumió el cargo, el  precio del petróleo, que es la principal fuente de ingreso, disminuyó y el mal manejo de la situación provocó que su deuda externa aumentara seis veces más, según relato del diario virtual Milenio.

También se visualizan en los medios de comunicación internacionales  protestas por la falta de alimentos, de salud y la hiperinflación en la que se veía el país, todo esto pasaba en el 2014.

La familia consideraba su travesía complicada, pues el Gobierno boliviano les retiró todo el apoyo, aún al estar con papeles regulares en el país.

“Esto es aquí en Bolivia nada más, porque en otros países como Ecuador, Colombia o Perú no pasa esto,  el presidente –Evo Morales- apoya a Maduro, para él, nosotros los venezolanos estamos aquí de turistas, no porque haya una crisis en mi país, ellos no lo reconocen”.

Según publicó Milenio, el Gobierno de Maduro respondió a las primeras protestas con represión de líderes opositores, además las extremas sanciones económicas impuestas por Estados Unidos provocaron que también millones de venezolanos migraran a Brasil, Colombia y Perú.

Hay ciudadanos venezolanos que venden golosinas, jugos o yogurt en las calles.

Volviendo a Tarija, otro  grupo de 5 a 6 jóvenes que se caracterizaba por llevar la bandera venezolana, se encontraba por el Palacio de Justicia, utilizaba prendas que contenían mensajes ofensivos dirigidos a Nicolás Maduro, algunos tenían mochilas, manillas y gorras.

Suben a vender  dulces,   además de ofrecer bolívares, que es su moneda nacional. Singularmente, los bolívares eran ofertados en la calle Bolívar de la ciudad de Tarija.

Los extranjeros relatan su historia en Venezuela, y cómo se sufre allá por la falta de trabajo y escasos alimentos, mientras otro joven pasa por los asientos para recolectar cualquier ayuda que les sea brindada por la población.

Ellos quieren reunir dinero para realizar los trámites de regularización, lo que  también impulsa este deseo son las ganas de quedarse en Tarija,  debido a la “solidaridad de la gente”, al igual que el  anterior grupo, pero por la  falta de apoyo debían emprender viaje a la Argentina o al Uruguay, en caso de que el Gobierno Nacional mediante Migraciones no les dé el permiso de residencia.

Como este caso hay otros tantos en la  ciudad.

Para quienes frecuentan el centro de la ciudad, es habitual verlos deambular por las calles con dulces que ofrecen a la venta o simplemente piden alguna moneda, siempre recordándole al peatón de la crisis que vive su país.

“Andan en grupos de 4 o 5 personas”, mencionó una vendedora del Mercado Central, acotando que “siempre”  buscan los platos más baratos para comer.

Y a pesar de no querer dar nombres por cierta susceptibilidad,  debido a su situación, se conoce que no acuden a dormir en los alberges  municipales, prefieren descansar en otros lugares de acogida pertenecientes a la iglesia o pagar alojamientos ubicados alrededor de la antigua terminal, donde todo el grupo comparte una habitación.

La ley en contra del ilegal

Según la Ley N0 370 de Migración, cualquier extranjero que ingrese de manera irregular pierde todos los derechos, y los ciudadanos que ingresan al país con visa de turista, solo cuentan con 90 días para permanecer en el territorio, caso contrario,  deberán pagar una multa de dos unidades de fomento a la vivienda o UFV.

Tampoco  pueden ejercer ninguna actividad laboral, a no ser que saquen un permiso que cuesta Bs 366 por persona, válido por un mes.

Esta no es una situación aislada,  debido a que según  el portal RCN en una publicación en enero del presente año, entre 5.000 y 5.500 personas abandonan cada día Venezuela con destino a Colombia u otros países de la región.

La directora de Migraciones de Tarija, Lourdes Aldana Rojas, dijo que más allá de la línea política que tenga cualquier extranjero, el mismo debe cumplir con la ley al ingresar al país.

“Como servidora pública de una institución que debe hacer cumplir la ley, no puedo permitir dejar pasar una situación así, porque si el ciudadano está de una manera irregular, mi obligación es hacer que se haga regular”, explicó la funcionaria.

Aldana, reveló anteriormente que incrementó el ingreso de ciudadanos venezolanos al departamento de Tarija en un promedio de entre cinco a siete por semana, los mismos se  encuentran en tránsito,  porque su destino final es  Paraguay.

“Si el ciudadano está de una manera irregular, mi obligación es hacer que se haga regular”.

Lourdes Aldana Rojas/Directora departamental de Migraciones.

El trabajo de Migraciones es hacer cumplir la ley migratoria y respetar los tratados internacionales, por ende, debe seguir procedimientos establecidos por decretos supremos vigentes, para esta entidad no hay excusa válida para no regularizar la estadía de cualquier extranjero en el país, y mediante ello, poder gozar de los beneficios que se les brinda.

La cobija oculta del migrante

El  administrador de la Casa del Migrante, Cristhian Oropeza, dijo que hasta el momento,  solo dos familias venezolanas llegaron a este hogar.

“Se les brindó el albergue, se mueven en familias”, declaró el voluntario.

El  objetivo de estas familias no es quedarse en Bolivia, solo están de paso, su destino está más al sur en Paraguay, “para empezar de nuevo”.

“El presidente apoya a Maduro, para él, nosotros los venezolanos estamos aquí de turistas, no porque haya una crisis en mi país”.

Ciudadano venezolano migrante.

La Casa del Migrante no es muy conocida por los extranjeros, por ello no acuden a ella, y se dirigen a los alojamientos o casas de familias que les brindan cobijo, debido a la situación en que se encuentra su país, Venezuela.

Los administradores de este albergue social lanzaron el proyecto denominado “Puentes de solidaridad”, que consiste en el refugio  de personas venezolanas por la situación que atraviesa su país.

Uno de los venezolanos con una gorra contestataria al Gobierno de Maduro.

La otra cara de la moneda

“Bolivia es una de esas mamás estrictas, que te pega duro, pero te enseña”.

Así considera Paola (nombre ficticio), una ciudadana venezolana que reside más de tres años en Tarija, quien no ve con buenos ojos el actuar de sus compatriotas, quienes venden dulces y piden limosna en las calles.

Para Paola, esos compatriotas deberían trabajar, como lo  hizo ella que  empezó con la venta de gelatinas, y ahora tiene un puesto de comida en el  mercado.

Como ella, hay personas de la comunidad venezolana en Tarija, que consideran que sus compañeros dan una imagen desfavorable sobre la gente que viene de ese país, porque ellos trabajan por subsistir a pesar de las adversidades que se les presentan.

A diferencia de sus compatriotas, ellos no echan la culpa a su presidente, porque salieron antes de que explotara la crisis, según su criterio, después que se dieran los problemas económicos, ocurrió “la fuga de cerebros”.

La denominada fuga de cerebros se dio con una masiva salida de profesionales y académicos de este país.

“La gente que está llegando aquí ya es lo último, gente sin preparación, que prefiere pedir dinero, lo que les deja por lo menos Bs 400  al día, que cargar unas cajas y ganarse Bs 100”, declara.

Para ella, esta es una razón de molestia, pues ya trató de ayudarlos con trabajo pero ellos se rehusaron.

Con la sorpresa del rechazo de la oportunidad de trabajo, ella acabó con su disposición de buscarles empleo.

Esos son parte de los relatos que tratan de narrar la situación en el país bolivariano, pero si ahora alguien camina por las calles del centro de la ciudad de Tarija, esta narración pasa de un relato en tercera persona a ser una realidad que se ve evidenciada en la gente que sube al micro para pedirte colaboración o vender algún producto.

Puede obtenerse versiones de ambos bandos, a favor o en contra, historias tristes o de superación, lo que para algunos es la realidad para otros es una pesadilla, son los relatos que viajan por la ciudad de Tarija, al final de todo la ciudadanía  es la que decide qué cara de la moneda quiere ver.

Proyecto efectuado por

El reportaje fue realizado por los estudiantes de la materia Investigación Periodística  de la Universidad Privada Domingo Savio a cargo del docente, Daniel Rodríguez. Los estudiantes que realizaron este trabajo son: Katterine Alcoba Sánchez, Andrea Lizarazu Aramayo y Marisol Valencia Moreno. Todo el contenido fue supervisado por el equipo de trabajo de Verdad con Tinta.

   

Hay un público votante indeciso y la mayoría tiene a Instagram como su sitio favorito, los candidatos todavía no lograron entenderlo del todo

Una de las redes sociales más jóvenes para los más jóvenes. Instagram de las redes sociales de internet es la que mejor explota la imagen y la que se acomoda más al gusto de la denominada Generación Z de los nacidos entre 1994 y 2010.

Portada del 10 de mayo de 2019.

Los jóvenes entre 16 y 30 años serían los más activos en las redes sociales, y también una porción importante en el porcentaje votante, el 39,9 % del padrón electoral, siendo Instagram una de sus paradas favoritas.

En Bolivia estaríamos hablando de una población votante de 2570701 o en términos digitales 2,5 M.

Si bien no todos estos electores tienen acceso directo a internet, los que sí tienen, no cabe dudas que Instagram es una buena parada de esta generación.

Cuando todavía faltan unos cuatro meses de intensas campañas en todo el país, ¿cómo se mueven los candidatos y sus respectivos partidos en el territorio digital?

Acá te mostramos, el inicio de este camino electoral en la parada denominada Instagram, donde la imagen tiene un peso significativo por encima de la palabra, en el que los candidatos deberán convencer a un público muy distinto al que acostumbran a ver en las proclamas electorales.

Acá la creatividad y conceptos directos, sin mucha vuelta juegan un rol determinante.

“El gran problema de los candidatos en Instagram es que tratan de adquirir un perfil joven, pero no con seriedad, o sea están tratando al joven como estúpido a mi criterio, tratando de hacer ver sus actividades de deporte, tomando un celular o vistiendo diferente”, analiza el comunicador social, especializado en imagen, Eduardo Ávila Sánchez. 

Ávila refiere que la opción es proponer creativamente por Instagram, pero incluyendo a los chicos para que interactúen con el candidato.

“Instagram es hoy una de las redes sociales más importantes para utilizar porque tiene muy buena llegada a ese mercado”, en referencia a la Generación Z.

Te mostramos cómo van los candidatos en el inicio de las campañas, con datos verídicos en base al número de seguidores como de publicaciones de los mismos.

En esta revisión, puede encontrarse la página del actual presidente del Estado y candidato del Movimiento Al Socialismo (MAS), Evo Morales Ayma como la que más seguidores tiene de los postulantes.

Si bien, desde el oficialismo indican que Evo Morales maneja por sí mismo sus cuentas sociales de internet, Instagram nos presenta indicadores de que esta situación no acontece… por lo menos en esta red.

La página oficial del presidente tiene un avanzado manejo de diseño, con un alto conocimiento de las bondades que ofrece esta red social.

La cuenta de Instagram de Evo Morales.

Imágenes en armonía que se convierten en cortos videos, mismas que ordenadas y entrelazadas forman una gran imagen, generalmente de Evo Morales, marcando un ritmo en toda la página.

Los videos cortos muestran paisajes del altiplano especialmente, mientras que las imágenes grandes que son armadas cuasi como rompecabezas, conforman retratos del presidente en diferentes etapas.

“El gran problema de los candidatos en Instagram es que tratan de adquirir un perfil joven, pero no con seriedad” .

Eduardo Ávila -Comunicador social.

El candidato del oficialismo es el que más seguidores tiene por ahora de los postulantes a la silla presidencial con 37.900.

En Instagram a diferencia de los resultados de tendencias de votos  presentadas por las principales empresas encuestadoras del país como Ipsos o Mercados y Muestras, los puestos varían.

Por ejemplo, aquellos candidatos que no llegaban ni al uno por ciento de apoyo, en Instagram tienen más seguidores que aquellos que los pasan en las encuestas oficiales.

¿Qué relevancia tiene esta comparación? Simple, que gran parte del porcentaje de votantes indecisos está dentro del sector juvenil, con gran preferencia en esta red social.

El segundo en cantidad de seguidores es Carlos Mesa Gisbert de Comunidad Ciudadana (CC), con 6223 seguidores, muy por debajo de Morales, aunque el mismo candidato hizo entrever que esta red no es su fuerte, aunque también empezó a subir publicaciones a la misma.

Acá se puede ver imágenes y videos de su campaña, no tan elaboradas como la cuenta de Evo Morales, pero sí una importante cantidad de publicaciones.

La parte personal también resalta, con su fanatismo por el fútbol, pero especialmente por el club de sus amores, Always Ready, mostrándolo más cercano con el ciudadano común con todos sus defectos, uno de ellos su fanatismo.

Campañas, fútbol e historia, resaltan en la cuenta de Carlos Mesa Gisbert.

Un punto que llama la atención de las cuentas de los candidatos en Instagram, es que tanto Oscar Ortiz Antelo de la alianza Bolivia Dice No, como Virginio Lema Trigo del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR), aparecen con una buena cantidad de seguidores, contrariamente a lo que acontece en las encuestas de intención de voto.

Ambos candidatos citados, creen que estos espacios jugarán un rol vital en estas elecciones, un punto que quizás no está siendo tomado en cuenta por sus demás contrincantes que están más centrados en las tradicionales formas de campaña.

“Hoy día si tú quieres hacer política necesitas las herramientas de tecnología”, acierta el candidato movimientista, Virginio Lema, uno de los más activos en Instagram.

Lema tiene más de 200 publicaciones en su cuenta de Instagram, en la que interactúa con los usuarios y sube videos de sus encuentros con diferentes personas en su recorrido por el país.

Como Mesa, Lema también muestra su lado más humano, en este caso su familia. Incluso, puede verse un video elaborado por sus hijos apoyando sus proyectos.

La actividad de Lema no solo se muestra con la cantidad de publicaciones e interacciones que tiene, sino también con la cantidad de cuentas que él sigue que son más de mil, mientras que Evo Morales o Mesa no siguen a más de 20.

“Hoy día si tú quieres hacer política necesitas las herramientas de tecnología” .

Virginio Lema/Candidato presidencial del MNR.

Candidatos como Víctor Hugo Cárdenas de Unidad Cívica Solidaridad (UCS)  o Jaime Paz Zamora del Partido Demócrata Cristiano (PDC) que vienen de la vieja guardia, están mejor posicionados en las encuestas oficiales, pero en esta red social, el número de seguidores está muy por debajo de los antes mencionados, dándose en este caso un vuelco en la torta.

También aparecen otros candidatos que están dando sus primeros pasos en estas redes sociales como Félix Patzi Paco del Movimiento Tercer Sistema (MTS) e Israel Rodríguez Calle del Frente Para la Victoria (FPV), están dando sus primeros pasos en esta red con una o dos publicaciones.

La única candidata presidencial que todavía no tendría su cuenta habilitada en Instagram es la postulante del Partido de Acción Nacional Boliviano (PAN-Bol), Ruth Nina.

Te mostramos cómo se marca la tendencia en Instagram, la red donde la imagen vale más que mil palabras:

1.- Evo Morales Ayma del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Cuenta: evomoralesayma

Seguidores: 37900 seguidores.

Publicaciones 309.

Seguidos: 7.

Descripción: La cuenta es la más seguida de los candidatos presidenciales, al mismo tiempo es la más trabajada por el tipo de imágenes, como la calidad en los artes que son publicados.

La cuenta resalta las diferentes etapas de la vida de Evo Morales, en diferentes rompecabezas, donde cada pieza forma un corto video de paisajes nacionales, especialmente del altiplano.

 El contenido es más visual, pero siempre apuntando especialmente a la temática indígena, acá no se ve posturas muy marcadas del presidente como sí lo hace en Facebook y Twitter.

Si bien tiene una importante cantidad de seguidores, son pocas las cuentas que sigue, solo siete.  Los afortunados seguidos por el presidente Morales son el papa Francisco, la expresidente de Argentina, Cristina Fernández, la expresidente de Brasil  Dilma Rousseff, el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, el expresidente de Ecuador, Rafael Correa, la empresa estatal Mi Teleférico y su hija Evaliz.

2.- Carlos Mesa Gisbert  de Comunidad Ciudadana (CC).

Cuenta: carlosdmesag

Seguidores: 6228.

Publicaciones: 58.

Seguidos: 20.

Descripción: En esta cuenta resaltan especialmente los videos donde el candidato da a conocer su postura en diferentes temáticas, aunque por los seguidores de Instagram, los mismos suelen ser pesados para este tipo de plataformas.

También aparecen imágenes de su campaña.

Lo que más resalta en la cuenta es la aparición de textos cortos incluidos en las fotografías, algo muy acorde a este tipo de aplicación digital, siendo fácil de comprender para el usuario de esta red.

Su afición por el fútbol y especialmente su club, Always Ready muestran un poco más de la persona que está detrás de la candidatura.

Solo 20 usuarios son seguidos por este candidato presidencial, la mayoría medios de comunicación internacionales como BBC Mundo, RTVE, The Economist, New York Times, CNN, medios nacionales  como Los Tiempos, La Razón, Página 7, El Deber y aliados políticos.

Las actualizaciones de estados son sobretodo de sus diferentes visitas en su recorrido por el país.

3.- Oscar Ortiz Antelo de la alianza Bolivia Dice No.   

La cuenta de Oscar Ortiz con una serie de videos con mensajes cortos y bien elaborados.

Cuenta: oscarortizantelo

Seguidores: 2916.

Publicaciones: 165.

Seguidos: 67.

Descripción: La tercera con más seguidores de los postulantes a la silla presidencial. Una cuenta que tiene sobretodo videos del candidato en su recorrido por el país como en diferentes facetas, tratando de mostrar una imagen más juvenil. Un ejemplo de aquello es una fotografía subida en la que se lo ve de traje con unas vistosas medias infantiles con dibujitos que aparecen por debajo del pantalón.

Esta es una de las cuentas más elaboradas de los candidatos. Como Evo Morales, Ortiz también aplica  Instagram puzzle feed o el rompecabezas de imágenes, una técnica por demás llamativa de esta plataforma.

Lo que se muestra son grandes imágenes divididas en otras pequeñas en las que puede verse cortos videos, la mayoría de ellos referente a las políticas de gobierno que plantea.

En menor cantidad, el candidato también muestra un poco de su familia en actos religiosos o compartiendo en espacios verdes, enviando de igual forma un mensaje de equilibrio a sus seguidores.

Entre las cuentas seguidas por Ortiz aparecen medios de comunicación nacionales e internacionales, periodistas nacionales, analistas políticos, políticos internacionales y organizaciones internacionales entre otras.

4.- Virginio Lema Trigo del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR)

Historias de personas, actividades familiares, videos cortos e imágenes con mensajes concretos del contexto nacional muestran la cuenta del candidato del MNR.

Cuenta: lematrigovirginio

Seguidores: 1954.

Publicaciones: 205.

Seguidos: 1783.

Descripción: Uno de los más activos en esta plataforma digital y que más se adapta a la misma.

Usa videos cortos con mensajes enmarcados de sus encuentros con personas de diferentes lugares en su recorrido por el país.

Una buena combinación de colores donde obviamente resalta el rosado característico del MNR, videos de conversaciones casuales donde toca problemáticas como pago de impuestos, muestran un manejo adecuado del área audiovisual.

Es uno de los candidatos que más interactúa con los usuarios en esta red, además de ser el que más cuentas sigue, por encima de mil, repartiendo una gran cantidad de “corazones”, característicos de Instagram.

Virginio se muestra querendón de su familia en esta plataforma, con imágenes de sus hijos, de su pareja, como de sus hermanos, primos y demás allegados, también enviando un mensaje

“¡Hablemos!”, es una de sus campañas más fuertes en la que interactúa personalmente con los usuarios.

5.  Félix Patzi Conde Movimiento Tercer Sistema (MTS).

Una sola actualización tiene la cuenta del candidato por Movimiento Tercer Sistema (MTS).

Cuenta: felixpatzi

Seguidores: 1014 seguidores.

Publicaciones: 1

Seguidos: 362 seguidos.

Descripción: La cuenta del actual gobernador de La Paz, es la quinta en número de seguidores entre los candidatos presidenciales en Instagram.

En esta plataforma, Patzi aparece por debajo de Ortiz y Lema, a quienes supera en las encuestas formales.

Una sola publicación aparece en su cuenta, en la que se ve al candidato en una proclamación, la misma no está acompañada de texto alguno. Pese a una casi nula interacción en esta plataforma, el candidato cuenta con un importante número de seguidores.

6.- Jaime Paz Zamora del Partido Demócrata Cristiano (PDC)

Cuenta: jaimepazzamora

Un Jaime Paz alejado de la campaña política en su cuenta de Instagram, mostrando pasajes de su querido Picacho y del amor a su familia.

Seguidores: 834

Publicaciones: 10.

Seguidos: 927.

Descripción: Jaime Paz apuesta un poco más por la política tradicional, estando en crecida en las encuestas oficiales, pero casi estancado en las redes sociales.

A diferencia de su amplia experiencia en política, podría decirse que Paz Zamora está en pañales en las plataformas digitales.

Cuenta con apenas 10 publicaciones, la mayoría relacionados con momentos personales, como parajes de su casa en El Picacho del municipio de San Lorenzo o por ejemplo, una visita a la tumba de su madre en el Cementerio Jardín de la ciudad de La Paz.

Su foto de perfil muestra a un Jaime Paz cuando era presidente de la República entre 1989-1993.

7.- Israel Rodríguez Calle del Frente Para la Victoria (FPV)

Con una sola publicación, el candidato de FPV hace una presentación de su propuesta de Gobierno en Instagram con la imagen de un pequeño boceto.

Cuenta: fpvisrael

Seguidores: 68.

Publicaciones: 1.

Seguidos: 331.

Descripción: El más joven de los candidatos, pero todavía inactivo en esta red. Solo cuenta con una publicación en la que se ve una foto de un boceto en el que aparece parte de su propuesta de gestión.

8.- Víctor Hugo Cárdenas Conde de Unidad Cívica Solidaridad (UCS)

Imágenes de su campaña, visitas a medios de comunicación y mensajes largos para este tipo de red social, aparecen en la cuenta del candidato de UCS.

Cuenta: vhcardenassc

Seguidores: 67.

Publicaciones: 14.

Seguidos: 0.

Descripción: El exvicepresidente, Víctor Hugo Cárdenas inició una fuerte campaña mediática con propuestas que movieron cimientos en los estrados sociales bolivianos, aunque en las redes sociales todavía se muestra muy débil, tal es el caso de Instagram, donde todavía no le ha encontrado la maña.

La cuenta muestra algunas imágenes  de la campaña, como de entrevistas realizadas en diferentes medios de comunicación. También resalta en su cuenta una imagen con un texto adjunto en apoyo al presidente brasileño, Jair Messias Bolsonaro, haciendo entrever la línea que sigue.

9.-  Ruth Nina del Partido de Acción Nacional Boliviano (Pan-Bol).

Sin cuenta habilitada oficialmente.

La candidata de Pan Bol todavía se muestra inactiva en las redes sociales, especialmente en Instagram, donde ya empezó a dar ventaja a sus competidores.

La basura no suele ser fuente de inspiración para los escritores, pero para este reportaje, decidimos inspirarnos en la historia de Rob Greenfield, un defensor del medio ambiente que en 2016 decidió demostrar cuánta basura produce un estadounidense promedio cada día.

Para lograr su cometido, Rob decidió salir a la calle con bolsas de basura amarradas por todo su cuerpo, mostrando cuánta basura había logrado acumular a los largo de dos semanas. Aunque el americano promedio genera hasta 2 kilos de basura al día, En 15 días Rob  llegó a generar 22 kilos. El resultado de su experimento fue visualmente impactante y las imágenes recorrieron el mundo hasta llegar a nuestra redacción.

Frente al teclado, un sinfín de preguntas inundaron nuestra mente respecto a lo que sucede con la basura en nuestra realidad local. ¿Cuánta basura podemos generar al día? ¿Qué pasa con los deshechos una vez que los dejamos en el basurero? ¿Existe el reciclaje en Tarija? La lista fue larga, pero estas fueron algunos de los disparadores que intentamos abarcar.

La ciudad de Tarija produce alrededor de 175 toneladas de basura por día.

Así, la redacción de Verdad con Tinta decidió hacer su propio experimento durante un fin de semana y ver cuánta basura inorgánica generaba una persona. Para el final del segundo día, habíamos logrado colectar 0,87 kilogramos y 1,20 kg respectivamente, entre residuos plásticos, papel, cartón y aluminio.

Las bolsas plásticas, papeles y botellas, habían obtenido el oro en medio de una competencia del hombre contra el hombre, el la que la basura tenía todas las de ganar.

Desde nuestra lógica todo resultaba simple. Si el hombre es quien la limpia y el medio ambiente el que paga los platos rotos, ¿porqué no evitar generar residuos? Pronto el consumismo nos dio una bofetada a través de góndolas de supermercados repletas de productos embolsados, y  hasta doblemente embolsados y la industria de lo “desechable” llegó para reforzar la idea a través de platos plásticos, vasos plásticos y bombillas regadas por doquier.

Datos del Banco Mundial revelan que una persona promedio en Bolivia genera de 0,50 a 0,99 kilogramos de basura al día, lo que equivale a 361 kilogramos al año. Bolivia está dentro de la media de generadores de basura, frente a países como Estados Unidos y Canadá, con 2 kilos diarios por persona.

Según Richard Bravo, director de la Entidad Municipal de Aseo de Tarija- Emat- la ciudad de Tarija produce alrededor de 175 toneladas de basura por día, pero durante fin de año, por las fiestas, la cifra puede llegar a aumentar a 200 toneladas por día.

Tomar conciencia sobre la generación de basura llevó a que la viéramos en todas partes y a que la clasificáramos mentalmente. En medio del putrefacto olor de la impotencia, los lugares de mayor producción de basura  fueron saltando a la vista.

Los mercados y los patios de comidas de los centros de entretenimiento de la ciudad, son una fuente inagotable de basura, especialmente de residuos plásticos. Bolsas plásticas, platos plásticos y cubiertos plásticos, son parte de una pesadilla medioambiental en nombre de la comodidad de lo descartable.

Lo siguiente fue saber qué pasa luego de que despedimos a la basura en el portal de casa, como si se tratara de un mal novio al que no se quiere volver a ver. Las 11 hectáreas de Pampa Galana fueron la respuesta la pregunta.

En medio de la llanura, pequeñas montañas de residuos sin seleccionar, se erigen como un monumento a la inmundicia, pese a que muchos centros educativos, edificios, oficinas y familias, se toman la molestia de separar los residuos para que sean reciclados.

Una planta industrializadora necesita aproximadamente 2 hectáreas de terreno para tratar la basura, un botadero de relleno sanitario necesita alrededor de 15 hectáreas para una ciudad de las características y dimensiones de Tarija.

Pese a lo sombrío del panorama, se espera que hasta abril pueda empezar el funcionamiento de la cinta separadora que permitirá reciclar la basura, abriendo la posibilidad del compostaje y de la creación de postes para viñas, entre otros, a través de la separación de materiales como el plástico y el metal. Otros residuos que se separen, como el papel, podrían ser vendidos a industriar recicladoras.

La separación de residuos podría prolongar un tanto la vida del botadero que funciona desde 1995 y al que le quedan un par de años de utilidad, en el mejor de los casos.

Pese a esto, los estudios para un nuevo botadero o para la implementación de una planta industrializadora deben continuar ante una muerte lenta, pero inminente, de Pampa Galana.

El viernes se firmó un convenio con el Japón, a través del cual se dotará de equipamiento para el compostaje, lo cual ayudará a tratar los residuos orgánicos. “Los residuos orgánicos ya no entrarán al vertedero, se convertirán en compost, en abono”, explicó Richard Bravo, quien ejerce como director de Emat desde hace tres semanas aproximadamente.

Se espera que este abono sea vendido a los sectores agrícolas de la ciudad.