El libro de los cronistas franciscanos

El libro de los cronistas franciscanos

Los pequeños detalles del día a día de la ciudad, fueron reflejados dentro de la colección Presencia Franciscana y Formación Intercultural en el Sudeste de Bolivia Según Documentos del Archivo Franciscano de Tarija.

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske Moscoso y Jesús Vargas Villena

(VerdadconTinta-diciembre2018) “Los tres primeros tomos son dedicados a la parte colonial de la historia de las misiones franciscanas en Bolivia y los otros cuatro tomos son dedicados a la parte republicana”, explica a modo de introducción el administrador del archivo eclesial, Diego Oliva.

Se trata de una colección que para los amantes de la historia podría equipararse con el oro, pues en el interior de sus páginas se devela la intimidad de la ciudad, sus conflictos y su progreso. Todo contado en primera persona desde la profunda mirada del cronista del convento, quien no permitía que se le escapara detalle de todo lo que acontecía, para posteriormente plasmarlo con su pluma, sobre un lienzo de papel.

El tomo VI de esta extensa edición, es el dedicado a las crónicas. “En el convento siempre había un padre que era el cronista, entonces en tenía que llevar un libro donde anotaba todo lo que iba pasando”, relata Oliva, quien vio tomar forma a esta recopilación de crónicas.

El libro de crónicas empieza a finales de 1800 aproximadamente y llega 1936 aproximadamente, recogiendo datos de los sucedido tanto dentro del convento, como fuera, durante más de 100 años.

Por aquel entonces el convento tenía una relación más estrecha con la ciudad, pues ya se habían creado las obras antonianas, las cuales les permitía tener ojos en diferentes regiones del departamento.

El Padre Lorenzo Calzavarini fue quien puso en marcha el proyecto de estos siete tomos denominados Presencia Franciscana y Formación Intercultural en el Sudeste de Bolivia Según Documentos del Archivo Franciscano de Tarija, y quien decidió dedicar todo un número a las crónicas redactadas desde el convento, que resaltaban diferentes aspectos de la vida en la ciudad.

Diego Oliva en entrevista con Verdad con Tinta.

El trabajo de los siete tomos duró 15 años, pues se tuvo que juntar la información, ordenar la estructura y transcribir los documentos, entre otros. La intención del padre Lorenzo era que estos tomos pudieran ser publicados el año 2006, conmemorando los 400 años de la presencia franciscana en Tarija. Y así fue; los tres primeros tomos fueron publicados el año 2006 y los cuatro restantes, pertenecientes a la era republicana, se publicaron el año siguiente.

Desde sus años de estudio sacerdotal, el padre Lorenzo se había interesado por la presencia franciscana en Bolivia, pero más específicamente en Tarija, por lo que años después decidiría trasladarse desde Italia hasta Bolivia, donde finalmente fallecería en el año 2012.

Su llegada a Bolivia fue a Potosí, desde donde por primera vez pudo conocer Tarija, una ciudad que conocía de memoria, pero sólo por los que contaban los libros que tanto había leído.

“No tuve que corregir nada de los innumerables aspectos que había imaginado. Tarija es el polo opuesto de Potosí. Una ciudad situada a 2.000 metros de altura sobre el nivel del mar, tiene un clima templado. Su población es toda hispano-parlante (“castellana”) y, sobre todo, la que ha tenido contactos continuos con el Chaco. Los profesores del colegio San Antonio improvisaron un día de campo que concluyó con un chapuzón en el río”, escribiría en padre Calzavarini, según explica el texto escrito por Manuel Gómez.

Luego de pasar unos años en Potosí y posteriormente unos años en Cochabamba, para finalmente llegar a la “ciudad del espíritu”, como describía a Tarija, en 1993.

Estando en Tarija, creó el Centro Eclesial de Documentación, al que le dedicó largas tardes de café y cigarrillos, y al que vio crecer poco a poco, pero con mucho esfuerzo.

Bolivia en el ojo de la deforestación: el Gran Chaco en peligro

Bolivia en el ojo de la deforestación: el Gran Chaco en peligro

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske Moscoso y Jesús Vargas Villena

(VerdadconTinta-diciembre2018) Bolivia recibió el 2018 siendo protagonista de los titulares de varios medios de la región, así como de varios medios internacionales, a causa de la deforestación.

“Bolivia está entre los 10 países del mundo que más deforestan”, fue el titular del artículo de la Cámara Forestal de Bolivia, el cual explicaba que las principales causas son la quema para ganadería y agricultura.

Según la investigación del Instituto de Estudios Avanzados en Desarrollo, liderada por la doctora en economía Lykke Andersen, Bolivia tiene un puesto ganado en el ranking de los países con más deforestación en el mundo, junto con Botswana, Namibia y Paraguay.

Doce meses después, Bolivia sigue siendo noticia en materia de deforestación, esta vez haciendo hincapié en la región del Gran Chaco. El bosque seco má grande del mundo, está en peligro y las causas siguen siendo las mismas; la transformación del uso del suelo para la ganadería y la agricultura.

La organización Nativa, junto con autoridades de Argentina y Paraguay, realizó  una actualización de la evaluación eco regional del Gran Chaco Sudamericano, puesto que el estudio no se realizaba desde 2005.

Porcentaje del Chaco perteneciente a cada país.Foto gentileza Nativa.

“Decidimos hacer el estudio nosotros y no esperar a que un ente internacional tenga que hacerlo”, dice sujetando el extenso documento, Iván Arnoldt, director ejecutivo de la organización Naturaleza, Tierra y Vida- Nativa-.

“Casi 10 millones de hectáreas han sido deforestadas en el Gran Chaco”, explica  haciendo énfasis en que esto sucedió en los últimos 10 ó 12 años. “ Estamos hablando de que en estos últimos años, hemos perdido alrededor de 5 mil millones de árboles”.

Desde los años 70, el Chaco Sudamericano perdió en total 18 mil millones de hectáreas de bosques a causa de la deforestación. Entre 2005 y 2017, se talaron 10 mil hectáreas Esto significa que en 10 años, se taló más del doble.

Los índices de deforestación en los tres países son dispares, pero sin duda alguna, Paraguay es el líder en la deforestación, seguido por Argentina y luego Bolivia.

Sin embargo, teniendo en cuenta que Bolivia es el país con menor extensión territorial dentro del Chaco, la creciente deforestación en motivo de alerta para el país.

El Dato

El Gran Chaco muestra una de las tasas más elevadas de deforestación a nivel global, continental y nacional.

Deforestación en el Gran Chaco en 2002. Foto gentileza Nativa.
Deforestación en el Gran Chaco en 2017. Foto gentileza Nativa

Mientras en 2010 se deforestaban 2.715 hectáreas en el Chaco boliviano, en 2017 se llegaron a talar 66.284 hectáreas. Por su parte en Argentina, el país con mayor extensión territorial del Chaco sudamericano, pasaron de talar 30.454 hectáreas en 2010, a 87.972 en 2017. Sin embargo, el líder en deforestación continúa siendo Paraguay.

El creciente fenómeno llevó a que los expertos determinaran 38 áreas prioritarias, las cuales se deben preservar con urgencia debido a su importancia para el ecosistema, por su diversidad. Algunas de las áreas prioritarias también son áreas protegidas, como el parque nacional Kaa Iya, cuya superficie es de 34.411 km2.

En el Chaco boliviano hay 6 áreas prioritarias, que aunque no son muchas, representan un porcentaje significativo en cuanto a superficie.

“Se ha visto que en 2005 habían 2.2 millones de hectáreas deforestadas en esas áreas prioritarias, ahora hay 5.5 millones de hectáreas”, dice Arnold respecto a los resultados del estudio.

Ante la inminente deforestación en una de las regiones más afectadas por esta causa en el país, otra de las estrategias de preservación es la creación de corredores ecológicos, para evitar que las áreas prioritarias queden como islas,  sin tener conexión entre sí, impidiendo que las diferentes especies que las habiten puedan desplazarse.

El Dato

En 10 años se talaron más de 10 mil hectáreas, que representan más del doble del total de superficies taladas desde los años 70.

¡La revolución de los millennials!

¡La revolución de los millennials!

Su principal arma es la creatividad, su defensa son las redes y su legado la democracia

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske Moscoso y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta-diciembre/2018) “Éramos muy activos los jóvenes”, recuerda Juan del Granado Cosío de 65 años, quien en la época de los 70 y los 80 se movilizaba en contra de la dictadura, siendo encarcelado, torturado y exiliado.

Como él, cientos de jóvenes en esa época no temían a nada ni a nadie, se organizaban y salían a las calles a marchar enfrentándose con los paramilitares. Gloria Ardaya Salinas, fue otra de las jóvenes activas, quien estuvo en la masacre de la calle Harrington de 1981, donde fue la única sobreviviente.

Ella fue presa y torturada para ser posteriormente exiliada ante una fuerte presión internacional para que sea liberada. El costo para recuperarse psicológicamente fue demasiado alto, según contó a Verdad con Tinta, pero el beneficio se llama hoy libertad, traducida en un sistema democrático, del que jóvenes de la época como los mencionados son los grandes responsables.

Los tiempos cambiaron, entre los 90, el ingreso del 2000 y el primer decenio del 2010 pareciera que la juventud estaría dormida y en parte, reemplazada por los denominados movimientos sociales, por lo menos en Bolivia.

Pero los nuevos acontecimientos en el plano político, empiezan a sacar del letargo a esa generación que está a un paso de la madurez…los denominados millennials.

Esta generación constaría de los nacidos entre 1980 y 2000, aunque no hay un rango exacto del año de inicio como del que finaliza, pero los parámetros no varían mucho del citado.

“Esta es la revolución de los millennials”, dice Luciana Campero Chávez, una activista de unos 24 años, quien se encuentra a la cabeza de diferentes plataformas ciudadanas, cuyo fin común es la defensa de la democracia, aquella conseguida por esos jóvenes que dieron su vida en los 70 y en los 80.

“Los jóvenes están ahora bien informados, eso es bueno, nos hace más fuertes”, dice “Lu”, como le apodan sus amigos.

Con una camisa roja y el pelo recogido hacia atrás, la simpática joven luce serena, se pide un café que le sirva como el primer estímulo no de una, sino de largas noches que se le vienen por delante. Para la noche, el atuendo cambiará por una calza, zapatillas y chamarra.

Es un lunes de mañana y ella se presta para una charla con Verdad con Tinta en la tranquilidad de un bodegón de uno de los cafés más conocidos de Tarija. La serenidad es la antesala a todo lo que se viene para ella entre gritos, bocinas o campanazos.

“Esta noche tenemos la primera vigilia”, cuenta para ingresar a la conversación. Esta generación no se caracteriza tanto por las violentas marchas en las que los jóvenes se enfrentaban a los paramilitares, pero sí buscan lo mismo: la libertad traducida en la democracia.

Como la mayoría de los jóvenes, ella se encontraba dentro de ese letargo, hasta que vio cómo tres de sus amigos fueron arrestados mientras cantaban el himno nacional en la plaza principal en una protesta pacífica.

La activista Luciana Campero Chávez.

La protesta fue en rechazo a la sentencia del Tribunal Constitucional Plurinacional (TCP) por la repostulación sin límites.

Los arrestados en esa oportunidad fueron: Marco Gutiérrez, Daniela Ivón Rojas y Horacio Aramayo Gonzáles de Prada.

Este episodio la motivó a ella y a sus amigos a crear una plataforma ciudadana en defensa de la democracia. Tarija Democrática es el nombre de la plataforma que surgió en el momento.

Sus principales armas son las palabras y la creatividad, cuyos vehículos de difusión vienen a ser las redes sociales de internet.

Las campañas en las redes sociales o “challenge” son los principales motores de estas movilizaciones. #llenemoslaplaza es una de las etiquetas o   “hashtag” utilizadas por la plataforma Tarija Democrática.

Por medio de esta plataforma digital de Tarija Democrática, los jóvenes fueron generando nuevos grupos y contactos no solo en esta ciudad, sino en el plano departamental y nacional.

Su alcance cada vez fue más importante, tanto así, que en algún momento pesó más que las mismas dirigencias cívicas, últimamente etiquetadas con los partidos políticos.

“Este tipo de movilizaciones son más genuinas y más ciudadanas”, acota Lu tras beber un sorbo de un café bien cargado.

Precisamente, recuerda que en el paro cívico por el “21F”, estas plataformas fueron las negociadoras para que sectores como el autotransporte se sumen.

También consiguieron el apoyo de las diferentes cuerdas o agrupaciones de Tarija que se activaron en los diferentes barrios de la ciudad.

“De las redes a las calles”, es el lema de esta generación que actúa no solo con la protesta tradicional de la marcha, el bloqueo o la huelga, sino que combina con una serie de acciones creativas que incitan a una cultura más de paz que de violencia.

“Ellos quieren provocarte y que reacciones violentamente y así les das un argumento para que te reprendan”, reflexiona el cruceño Federico Morón Encinas, conocido popularmente como el “Gato Negro”, por su particular máscara que lleva puesta en el rostro.

Morón es uno de los activistas ciudadanos más conocidos del país, quien lideró una serie de campañas en pro de una mejor calidad de vida en la ciudad de Santa Cruz. Es conocido por ejemplo por encabezar la Revolución Jigote.

La Revolución Jigote es una campaña de formación ciudadana impulsada desde el Centro de Estudios para el Desarrollo y Regional, como por la ciudadanía de Santa Cruz de la Sierra, con el fin de elevar el nivel de cultura en sus habitantes e incidir en la gestión pública.

Este tipo de activismo tiene la creatividad como su principal aliada, lejos de manifestaciones agresivas, efectúan movimientos temáticos que inciten a que cualquier ciudadano pueda expresarse.

El campanazo, la noche ambientalista, la noche de cuerdas, son parte de las actividades previstas por estos jóvenes para la vigilia que emprendieron en las afueras del Tribunal Electoral Departamental (TED), esperando el fallo para la habilitación o inhabilitación del binomio oficialista de Evo Morales Ayma y Álvaro García Linera.

La espera no fue tan larga, sorpresivamente, los vocales del Tribunal Supremo Electoral (TSE) en La Paz, dieron su veredicto habilitando al cuestionado binomio, por eso los activistas decidieron mantener las medidas y fortalecer su agenda de actividades en defensa de la democracia.

Más allá de las movilizaciones, también efectúan talleres de capacitación con profesionales en diferentes áreas, un ejemplo es el Domo 2018, que fue el primer encuentro nacional de plataformas y activistas.

Los jóvenes también consiguieron participar en actividades como el Congreso Iberoamericano de Comunicación Política, realizado en Santa Cruz, con fin de capacitarse en esta área.

Una guitarreada en son de protesta, otra de las originales medidas que buscan que el ciudadano no se calle, que reclame, pero sin necesidad de generar violencia.

El tiempo ya se corta, Lu debe organizarse con sus compañeros para las actividades de la semana, regala una última sonrisa para la última foto y responde apresurada a la última pregunta.

¿Cómo se financian? “Nos autofinanciamos”, responde. La joven dice que las personas deben entender que este tipo de activismo requiere tiempo, fuerzas y también dinero, mismo que sale de los mismos bolsillos de los jóvenes.

“Hay personas que te critican y no saben que tus momentos libres del trabajo los usas para estas actividades, que usas tu propio dinero”, cuenta. Lo cierto, antes de salir por la puerta, dice que esta lucha no es solo por una persona, sino por la sociedad en su conjunto “que corre el riesgo de perder la democracia”, advierte.

Si bien las redes sociales son un buen vehículo para organizarse, comunicarse o protestar, la activista piensa que la comodidad de una computadora no les devolverá sus derechos en casos de perderlos, por ende, a su parecer, hay que dar ese paso…de las redes a las calles y unirse a la revolución millennial.

“¡Soy ciudadana y estoy declarada en rebeldía!”, se manifiesta mediante sus redes al llegar su punto de vigilia, esperando que más personas se sumen no solo desde una pantalla, también físicamente.

 

Los frentes con más tradición histórica en la política para las primarias

Los frentes con más tradición histórica en la política para las primarias

Elecciones primarias

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske Moscoso y Jesús Vargas Villena

Desde la Revolución del 52 hasta el denominado “Proceso de Cambio”, el MNR y el MAS son los partidos que más años gobernaron el país en diferentes contextos en la era democrática, ambos pretenden llegar a lo más alto el 2019

De los nueve partidos políticos habilitados por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) para las elecciones primarias de enero de 2019, hay frentes que tienen una importante historia de vida que se conjuga con la del país.

A continuación te mostramos los partidos de mayor tradición política que participan de estas elecciones primarias.

Movimiento Al Socialismo (MAS)

Si bien su accionar político es conocido públicamente por el ascenso de la figura de Evo Morales Ayma, desde el año 2000, saliendo segundo en las justas presidenciales del 2002 con esta sigla, la historia del MAS se remonta a 1987, siendo actualmente uno de los partidos tradicionales que participen de estas primarias.

El Movimiento al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP) fue fundado el año 1987 por una línea de izquierda de Falange Socialista Boliviana (FSB), uno de los partidos políticos más activos entre los 50 y los 80.

El líder histórico de FSB fue Óscar Únzaga de la Vega(1916-1959+), quien fuese asesinado en La Paz por el entonces Gobierno del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) a la cabeza de Hernán Siles Suazo (1913-1996+). Los falangistas también culpan de este asesinato a Víctor Paz Estenssoro (1907-2001+) como uno de los autores intelectuales.

Con la muerte de Únzaga de la Vega, Falange se dividió, precisamente una de sus ramas a la cabeza de David Añez Pedraza (1931-2010+), que fue la que terminó por fundar en 1987 al Movimiento Al Socialismo-Unzaguista (MAS-U), siendo un partido de apoyo a los movimientos cocaleros e indígenas que se oponía a los gobiernos tradicionales de turno.

Ya en el año 1995 es fundado el MAS como se conoce en la actualidad. Por motivos prácticos la sigla “U” de unzaguista, fue quitada, desmarcándose así de su pasado falangista.

Entre los fundadores de este partido estaban Román Loayza, Lino Villca y Dionisio Núñez, el ideólogo Filemón Escóbar (1934-2017+) y el indigenista socialista Félix Patzi Paco.

David Añez Pedraza, fundador del MAS.

Como legado de la Falange, quedó el azul como el principal color de este partido.

El liderazgo de Evo Morales Ayma, en este partido aparece recién en 1997 con la refundación de este frente al aliarse con movimientos indigenistas y cocaleros. Es ahí que se aumenta   Instrumento de Soberanía Popular a la sigla: MAS-ISP. En ese entonces Morales era presidente de la Confederación de Trabajadores del Trópico Cochabambino.

El proyecto del MAS se fue trabajando con fuerza mediante diferentes organismos internacionales, hasta llegar a las elecciones presidenciales del año 2002, donde su candidato presidencial, Evo Morales, sorprendió con el segundo lugar con el 20.9% de apoyo, solo superado por el MNR de Gonzalo Sánchez de Lozada que obtuvo el 22.5%.

El candidato a la vicepresidencia que acompañó a Morales en esa primera experiencia fue el periodista y escritor Antonio Peredo Leigue (1936-2012+).

En su segunda elección presidencial, el MAS ganó el año 2005 con un 53.7 %, una votación histórica para sus candidatos Evo Morales y Álvaro García Linera. De ahí en adelante este partido con dicho binomio ganó en los comicios de 2009 y 2014.

También se le atribuyen las victorias del referendo revocatorio del año 2008 y del referendo constitucional del 2009.

Las derrotas de este frente se acentúan más en las regiones en diferentes etapas. Pero la derrota más representativa del MAS se da en el referendo constitucional del 2016, cuando la mayoría opta por no permitir un cambio en la Constitución que dé lugar a una nueva reelección.

El MAS lleva gobernando el país 12 años, pretendiendo ganar nuevamente el año 2019.

Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR)

El más tradicional de todos los participantes. Fue fundado el 7 de junio de 1942. por Víctor Paz Estenssoro, Hernán Siles Zuazo, Walter Guevara Arze, Carlos Montenegro, Augusto Céspedes, Fernando Iturralde Chinel, Armando Arce Arce, Javier del Granado, Rafael Otazo Vargas-Bozo, Jorge T. Lavadenz, Alfonso Montaño Lino, José Camacho Arancivia, José Cuadros Quiroga, Germán Monroy Block, Rodolfo Costas, Raúl Molina Gutiérrez, Rigoberto Armaza Lopera y Claudio del Castillo Vásquez.

El MNR y el MAS son los partidos políticos que más años gobernaron en el país. El MNR gobernó por más de 21 años de forma discontinua, en distintos periodos y con diferentes presidentes.

Los gobiernos del MNR estuvieron encabezados por Víctor Paz Estenssoro, Hernán Siles Suazo y Gonzalo Sánchez de Lozada.

Además, los presidentes Walter Guevara Arze (1912-1996+) y Lidia Gueiler Tejada (1921-2011+) empezaron sus carreras en esta tienda política, quienes luego se separaron por disidencias con las dirigencias del partido.

Víctor Paz encabezó su primer gobierno entre 1952 y 1956 tras la revolución que lideró este partido. El vicepresidente fue Hernán Siles Suazo.

Fue electo para gobernar entre 1960 y 1964, donde Juan Lechín Oquendo (1914-2001+) fue el vicepresidente. También asumió en agosto de 1964, pero fue víctima de un golpe liderado por su propio vicepresidente, René Barrientos Ortuño (1919-1969+) en noviembre de ese mismo año.

Después de los golpes militares y la superinflación de los 80, el MNR nuevamente ganó las elecciones con Víctor Paz en 1985, siendo presidente hasta 1989. Su vicepresidente fue Julio Garrett Ayllón (1923-2018+).

El segundo presidente del MNR fue Hernán Siles Suazo que gobernó entre 1956 y 1960. Fue nuevamente electo presidente en 1980, para gobernar entre 1982 y 1985, pero en ese entonces como líder de la Unidad Democrática y Popular (UDP).

Siles Suazo es uno de los fundadores del Movimiento Nacionalista Revolucionario de Izquierda (MNR-I), que se separó del MNR que lideraba Víctor Paz, por diferencias ideológicas entre ambos líderes.

Gonzalo Sánchez de Lozada, gobernó en dos oportunidades. La primera entre 1993 y 1997 tras ganar la elección presidencial, siendo en ese entonces su acompañante de fórmula el líder indígena, Víctor Hugo Cárdenas como vicepresidente.

Su segundo mandato con el MNR fue en el año 2002 tras ganar la elección, mismo que duró hasta el año 2003, siendo interrumpido abruptamente por una fuerte agitación social.Su acompañante en esa oportunidad fue el periodista Carlos Mesa Gisbert, quien lo reemplazó en el cargo tras su salida.

El último gobierno del MNR se dio precisamente con Sánchez de Lozada, pues su sucesor, Carlos Mesa no era militante activo, sino invitado de este partido. Tras la renuncia de Mesa, hubo la oportunidad en el año 2005 que nuevamente un emenerrista culmine esa gestión, pero el entonces presidente de la Cámara de Diputados, Mario Cossío Cortez, rechazó el cargo, cediendo el puesto a Eduardo Rodríguez Veltzé, quien era presidente de la Corte Suprema de Justicia.

Esta fuerza política participa en justas electorales en el país desde el año 1944. La última vez que participó con una candidatura a la presidencia fue en el 2005 con el binomio de Michiaki Nagatani Morishita y  Guillermo Bedregal Gutiérrez, cuando obtuvo apenas el 6,46% de apoyo, quedando relegado en el cuarto puesto.

Conocido como el frente que propició la Revolución de 1952 que generó grandes cambios en la sociedad boliviana como el voto universal o la reforma agraria siendo hasta principios de los años 2000, la principal fuerza política del país.

Tuvo un duro revés en el último gobierno de Sánchez de Lozada con las denominadas guerras del gas y del agua o de Octubre Negro, que debilitaron la imagen de este partido político.

Para este 2019, pretende volver a ocupar los primeros casilleros en el orden político nacional.

Frente Revolucionario de Izquierda (FRI)

El Frente Revolucionario de Izquierda (FRI) fue fundado en la ciudad de La Paz el 23 de abril del año 1978. Desde el principio su líder fue el tarijeño, Oscar Zamora Medinacelli (1934-2017+), más conocido como “Motete”.

Esta fuerza política contó con personajes que marcaron la historia del país como la única mujer que fue presidente del país, Lidia Gueiler Tejada, quien fue una de sus fundadoras. Gueiler fue la primera vicepresidente del FRI.

Al encabezar  en 1979 la Cámara de Diputados, Gueiler tras la salida forzada del militar Alberto Natusch Buschdel gobierno, fue elegida presidente. Gobernó desde 1979 hasta 1980 cuando fue derrocada por un golpe militar.

Cabe aclarar que si bien Gueiler era una de las fundadoras y dirigentes del FRI desde 1978, fue electa como diputada por La Paz con la sigla del MNR, frente con el que había surgido.

Otro personaje destacado del FRI fue Domitila Chungara(1917-2015+), que fue candidata a vicepresidente con este frente en las elecciones de 1978.

Su figura destaca en el plano nacional por su lucha contra la dictadura militar de Hugo Banzer Suarez (1926-2002+)y la recuperación de la democracia en el país.

El primer candidato a la presidencia del FRI fue el dirigente campesino cochabambino, Casiano AmurrioRocha, que obtuvo apenas el 1,2% de la votación a nivel nacional ocupando un sexto lugar. El frente ganador en esa oportunidad fue la Unión Nacionalista del Pueblo que obtuvo el 50.9%, con el candidato Juan Pereda Asbún, aunque dicha elección fue anulada por la Corte Electoral al detectar un fraude.

Del 78 para adelante, el FRI empezó a formar parte de diferentes alianzas y coaliciones. En 1979 estuvo junto al Movimiento Nacionalista Revolucionario-Alianza, apoyando la candidatura de Víctor Paz Estenssoro, teniendo a Lidia Gueiler como candidata a la vicepresidencia.

En esa elección no hubo ganadores, al no conseguir ningún frente la mayoría, por lo que el congreso designó en el cargo a Walter Guevara Arze, con el fin de que convoque a nuevas elecciones.

En las elecciones de 1980 y 1985, participó en alianza con el MNR, apoyando la candidatura de Víctor Paz Estenssoro; en la primera obtuvo un segundo lugar, en la siguiente ganó.

En la elección de 1989 apoyó al Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR), que consolidó a Jaime Paz Zamora como presidente del país.

Ya para la elección de 1993, el FRI formó parte del Acuerdo Patriótico (AP), una alianza en la que estaban inmersos partidos como Acción Democrática Nacionalista y el MIR, entre los principales.

Su principal líder político, Oscar Zamora fue candidato a la vicepresidencia por el AP, acompañando a Hugo BánzerSuárez. En esa elección el AP obtuvo el segundo lugar con el 20% de apoyo, por debajo del 33.8% que había conseguido el MNR con la candidatura de Gonzalo Sánchez de Lozada.

Para la elección de 1997, el FRI acompañó en alianza con el MIR la candidatura de Jaime Paz Zamora, obteniendo el cuarto lugar con el 16,77%, por debajo del 22,26% que consiguió ADN con la candidatura de Hugo BánzerSuarez.

La última participación a nivel nacional del FRI en las presidenciales fue en alianza con Unidad Nacional (UN) de Samuel Doria Medina, en las elecciones de 2014. En esa oportunidad, esta alianza obtuvo el 24.23% de los votos, llegando al segundo lugar, muy por debajo del primero que fue el MAS de Evo Morales que tuvo un 61.36%.

Donde mejor le fue al FRI, fue en las elecciones municipales, especialmente en los departamentos de Cochabamba y Tarija.

Oscar Zamora Medinaceli fue alcalde de Tarija en los periodos 1987-1989, 1994-1996 y 1996-1997, ganando todas estas elecciones con el FRI.

La única elección que el FRI perdió con Oscar Zamora en Tarija fue la del año 1999, cuando Oscar Montes Barzón del MIR obtuvo el primer lugar, relegando a Motete al tercer puesto, detrás de Mario Cossío Cortez del MNR.

Zamora también fue prefecto de Tarija durante el Gobierno de Jaime Paz como parte del Acuerdo Patriótico entre el FRI y el MIR.

El FRI concentró todas sus fuerzas desde el 2014 a la fecha en las regiones con alianzas departamentales o municipales. Un ejemplo es el acuerdo que tiene con la agrupación Todos que lidera el gobernador de Tarija, Adrián Oliva Alcázar.

Tras la muerte de Motete, el tarijeño Edgar Guzmán Jauregui, asumió la presidencia de este frente.

DATOS CURIOSOS PARA DESTACAR

Te damos tres datos curiosos de los orígenes de estos partidos políticos tradicionales.

El rosado del  MNR

“El rojo asusta, mejor algo más suave como el rosado”, recuerdan algunos militantes de las palabras de Víctor Paz Estenssoro, por la decisión de escoger el color rosado como representativo de este partido, para mostrar a un frente social, nacionalista, pero no comunista.

El puño del FRI

El FRI en sus inicios tuvo un fuerte apoyo en el Partido Comunista, de ahí que su símbolo aparece un puño izquierdo levantado agarrando un kantuta, flor nacional del país. Con el pasar de los años el FRI pasó a ser un partido de izquierda a uno de centro izquierda.

El azul del MAS

El origen del color que identifica a esta fuerza política, debe a que su creación tiene que ver con una franja que se dividió de Falange Socialista Boliviana (FSB), partido político tradicional con vida activa desde 1937 hasta los 90. El color característico de FSB es el azul, mismo tono que utilizó el MAS.

 

 

 

 

Virginio Lema: Quiero ser presidente

Virginio Lema: Quiero ser presidente

No tiene un partido político, pero cree que el cambio de modelo de Estado es un factor determinante para postularse al ver que las candidaturas no cambiaron con respecto a las últimas elecciones

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske Moscoso y Jesús Vargas Villena

(VerdadconTinta/noviembre2018) “No hay que preocuparse de ganarle a Evo, creo que ya ha perdido, la preocupación es de qué pasará después como Estado”, dice a modo de introducción, Virginio Lema Trigo, un tarijeño carismático como su padre, José Antonio Lema Molina (1944-2008+), más conocido como el “Gringo Limón”.

Con un buen desayuno en su domicilio ubicado en la zona de Senac, Virginio, apodado por sus conocidos como “Amarillo”, presume a los invitados de los sándwiches que acaba de preparar, “son los mejores del mundo”, dice con su tono cantado, y bueno…tiene un buen legado del padre, que fue uno de los cocineros más reconocidos del país.

“Rojo, amarillo y verde”, decía Gringo Limón al culminar sus programas televisivos de recetas de comidas, siempre terminaba con ajíes o pimentones con esos colores que para él, simbolizaban el amor que tenía por el país.

Virginio en la misma línea de su padre, dice sentir ese amor por su país, por el que cree que pueda dar más, si es necesario desde la silla presidencial.

Virginio Lema Trigo en conversación con Verdad con Tinta.

Es abogado de profesión, pero ligado por casi 20 años a los medios de comunicación, fungiendo actualmente como director del periódico El Chaqueño que es impreso en Yacuiba, además dirigió medios en la ciudad de Tarija.

También es director de la fundación Rincón de la Victoria que se encarga de tratar temas medioambientales, específicamente el cuidado del agua en el valle central de Tarija, siendo Sama su punto de concentración.

De una familia de larga tradición en la vida política y cultural de Tarija, al interior de su casa cuenta precisamente con una de las bibliotecas privadas más imponentes de la región.

Este singular personaje, confirmó su intención de participar en las próximas elecciones presidenciales del año 2019.

¿Vas a ser candidato? Es la pregunta de uno de los periodistas de Verdad con Tinta y la respuesta se da con su característica chispa…”Seré presidente”.

En eso se le vuelve a recalcar la pregunta…

“Falta un año para eso, pero sí quiero ser presidente”…dice ya serio. “Quiero ser candidato”.

Al hacerle la pregunta de qué partido político es con el que iría, respondió que no tiene, aunque no descartó que pueda ser invitado por alguno. “Hay la posibilidad todavía abierta de poder participar”.

“No tengo un partido como la gran mayoría de los bolivianos, más del 90% no pertenece a un partido político”, aseguró.

Un presidente chapaco más…dice uno de los periodistas…y su respuesta es enfática al decir que podría ser el cuarto.

Recordando rápidamente a los expresidentes, Aniceto Arce Ruiz (1824-1906+), que gobernó entre 1888 hasta 1892, Narciso Campero Leyes (1813-1896+) que gobernó entre 1880 y 1884 y Víctor Paz Estenssoro (1907-2001+) que gobernó en cuatro periodos: 1952-1956, 1960-1964, 1964-1964 y 1985-1989.

Virginio es director de la Fundación Rincón de la Victoria.

Al agregarle el nombre de Jaime Paz Zamora, que gobernó entre 1989 y 1993, respondió irónicamente que sería un presidente entre Cochabamba y Tarija, pues si bien es de familia tarijeña, nació en la capital valluna.

Volviendo al tema electoral, refirió que esta postulación responde a una necesidad de cambio, pero real, pues la mayoría de los candidatos que se presentan para esta elección, estuvieron participando por lo menos en los últimos 20 años de la política boliviana, incluyendo Evo Morales Ayma del Movimiento Al Socialismo (MAS), a quien lo pone junto al banco de los antiguos políticos.

“Todos han hablado de que las plataformas deberían participar, debería haber renovación, etcétera… pero ¿no hay nada no?”, pregunta irónicamente.

Para Lema, la democracia es una renovación permanente, “si no entendemos eso, entonces deja de ser democracia”.

Para él, la aparición cada vez de más candidatos en la oposición con un objetivo fijo de vencer a Evo Morales es previsible y equivocado.

Para él, deben aparecer nuevas perspectivas en la política, de forma que el objetivo no sea en sí vencer a Evo, sino qué tipo de Estado es el que se quiere construir, porque a su percepción el Movimiento Al Socialismo (MAS) ya perdió, algo que pudo ser palpable en el referendo del 21 de febrero de 2016.

Su principal argumento es que la mayoría de los candidatos ya cumplieron algún cargo de jerarquía en la función pública, o ya fueron presidentes o vicepresidentes, no existe una verdadera renovación. Siendo él un nuevo rostro con nuevas perspectivas.

Su propuesta se basaría en un cambio radical del modelo de Estado “¿Cómo pretendemos cambiar la justicia, si los que nombran a los miembros del Tribunal Supremo de Justicia son los políticos, si los que nombran al fiscal general son los miembros del Parlamento?

Refiere que esos son cambios son fundamentales, debiendo realizarse en el Estado, de forma que la toma de decisiones desde el poder central no afecten directamente en todo el entorno, generando menos dependencia del Gobierno Nacional como la existente en la actualidad.

 

El Guadalquivir desangrado en piedra

El Guadalquivir desangrado en piedra

Camiones cargados de piedra, convierten a los ríos de Tarija en lugares de minería a cielo abierto a los que nadie quiere mirar

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske Moscoso y Jesús Vargas Villena

(VerdadconTinta-Noviembre2018) De madrugada el río ruge. Temprano, cuando aún no salen las luces del alba, el río retumba y llora llevando su eco a diferentes partes de la ciudad. Río abajo, su sangre es cargada en camiones que poco a poco le roban tiempo a su vida y cause a su lecho.

En época de la colonia, la ciudad de Tarija fue fundada por Luis de Fuentes y Vargas a orillas del río, ya que el poder de su caudal significaría vida para la región. Aquel mismo fundador denominó al río como Guadalquivir, porque su frondosa capa de agua lo remontaba al río Guadalquivir de su Andalucía natal. Si el fundador hoy estuviera vivo, seguramente cambiaría su nombre por Sahara.

La extracción de áridos está fuera de contro no sólo en el Guadalquivir, sino en otros ríos que lo alimentan, haciendo que el daño al medio ambiente sea severo y la ansiada recuperación del otrora majestuoso río, sea imposible.

Punto de extracción de áridos al margen de la avenida integración. Imagen tomada por Google Earth el 26 de junio de 2018.

Los áridos sirven para alimentar las construcciones urbanísticas de la ciudad, pues la piedra y la arena extraída del río son utilizadas principalmente en este rubro. Y aunque en el departamento existen canteras naturales en la zona de Iscayachi, los constructores no están dispuestos pagar la diferencia de precio que implicaría transportar el material desde la región altiplánica de Tarija, que se encuentra a escasas horas de la ciudad.

Eso sin mencionar que el altiplano tarijeño es una de las zonas más pobres y llevar esta industria allí, significaría generar movimiento económico para los pobladores. Pero una vez más, tanto las constructoras como los ciudadanos y el propio transporte, no están dispuestos a pagar el precio, por lo que hacer la vista gorda a lo que sucede bajo el puente Bolívar, resulta más fácil.

De madrugada se escucha cómo las piedras van cayendo a los camiones como si no hubiera mañana. Las piedras golpean contra el camión produciendo el sonido de un bombo metálico que resuena en diferentes zonas de la ciudad, como Miraflores y San Luis.

Entre los efectos más fuertes de la extracción de áridos se encuentra la erosión y la impermeabilidad de los ríos, según explicó el ingeniero de la Universidad Católica Boliviana, Jaime Villena.

El mismo punto de extracción de áridos capturado por Google Earth en 2009 y 2018.

“Al volverse los suelos impermeables, se imposibilita la recarga de algunos acuíferos que están bajo el río”, explicó Villena, respecto a algunos de los efectos que tiene la extracción de áridos. La maquinaria pesada utilizada para la extracción, sumado al movimiento de las piedras de las profundidades, hace que el río pierda su porosidad, impidiendo que el agua pase a las profundidades y haciendo que el río pierda su caudal más rápido.

“Antes la llegada del río duraba varios días. Ahora, como la cuenca hidrográfica está degradada, no existe una retención”, acotó el ingeniero Marcelo Moscoso, docente de la Universidad Católica, quien aseguró que la extracción de áridos es el tiro de gracia del río Guadalquivir, pues las piedras harían que su caudal sea más lento, permitiendo la percolación que recarga los acuíferos que proveen de agua al valle de Tarija.

Por su parte, la erosión de los suelos del río puede traer problemas infraestructurales en los puentes a lo largo de su trayecto ocasionando su desmoronamiento, pues la erosión puede afectar a los cimientos de los mismos.