Gabriel Mariaca y la comunicación visual en Bolivia

Gabriel Mariaca y la comunicación visual en Bolivia

Creó la identidad visual del transporte Pumakatari en la ciudad de La Paz

Mercedes Bluske Moscoso

Mercedes Bluske Moscoso

(Verdadcontinta-julio/2018) Los últimos 10 años el mundo del diseño gráfico, uno de los pilares de la comunicación visual, vivió un crecimiento exponencial gracias a la inclusión de este oficio dentro de la oferta académica de las casas de estudio, entre otros factores. Gabriel Mariaca, con 31 años de experiencia en comunicación visual, hace un análisis del rubro en el país.

“El diseño ha ido transformándose, y muy rápido, en nuestro país”, relata Mariaca recordando que cuando él se inició en la profesión, eran muy pocos los que se dedicaban al diseño gráfico o comunicación visual y la demanda laboral era escasa.

“Yo soy periodista de profesión y autodidacta en el diseño gráfico”, aclara Mariaca, quien estudió periodismo en la universidad de Berkeley en California, y haciendo una práctica en un medio de comunicación se dio cuenta que lo que realmente le apasionaba era lo visual.

El valor que hoy en día tienen los profesionales dentro de los equipos institucionales, para poder comunicar ideas y mensajes a través de imágenes sencillas e integrales, no se compara con la escasa presencia que tenía en el pasado.“Ahora las instituciones y las empresas pueden entender el rol del diseñador gráfico”.

Grabriel Mariaca estuvo en Tarija dictando un módulo de invierno gracias al programa de movilidad de profesores de la UCB.

Según su lectura de la realidad, los avances en el sector se deben, entre otros factores, gracias a la profesionalización de la publicidad, especialmente desde 1984, cuando la televisión privada incursionó en el país.

“Ahí hubo una mayor demanda de publicidad gráfica”- agrega- “pues las empresas empezaron a publicitar y necesitaban replicar esos mensajes en otros medios”.

El rol del comunicador gráfico estaba definido: solucionar un problema de comunicación visual; y el mercado estaba listo para abrazar sus conocimientos en aquella era que prometía despuntar su potencial en el país. Y así fue.

Las marcas querían una identidad visual con un sólido concepto, mensajes coherentes y de ser necesario, empaques que reforzaran aquellas características que se querían atribuir.

Desde entonces, el diseño gráfico fue creciendo y la creación de una carrera fue de gran ayuda para continuar impulsando ese desarrollo con profesionales capacitados para satisfacer la demanda.

El caso de la Universidad Católica, es un claro ejemplo del impulso que mostró tener el sector, con la incorporación de la carrera hace 15 años, en 2003.

El desarrollo de las tecnologías fue acompañando la evolución de la comunicación visual no solo con mayor calidad gráfica, sino con la incorporación de nuevas técnicas y herramientas para transmitir los mensajes. “Hoy podemos imprimir en plástico, piedra”, dice el profesional a modo de ejemplo.

La diversificación de la industria nacional también ha significado una evolución en cuanto al diseño de empaques y editorial. Pero no todo es crecimiento. Aún hay aspectos que impiden que el sector se desarrolle al máximo, y uno de ellos es la falta de estudios o agencias de diseño gráfico “súper” profesionales.

El Dato

Gabriel Mariaca es propietario de Lúmina, la primera galería de reproducción profesional de imágenes y fotografía artística en Bolivia; un espacio que acerca el arte de la comunicación visual como la cultura, a la sociedad.

Fotografía de David Lanza, en una de las exposiciones realizadas en Lúmina.

“Todavía hay industrias como el caso de los vinos de Tarija, que recurren a la Argentina para hacer sus etiquetas”, menciona evidenciando la carencia y tal vez la falta de oportunidades a los diseñadores locales.

Una de las ventajas del diseño gráfico es que es muy amplio y hay profesionales bolivianos que brillan en diferentes áreas. Los carteles son una de ellas. “Hay cartelistas que hay ganado concursos internacionales”, resalta. Como en los carteles, hay quienes triunfan a nivel internacional vendiendo sus tipografías o siendo estas publicadas en revistas especializadas. Todos con el particular sello de “made in Bolivia”.

“Hoy podemos decir que tenemos un piecito en un escenario global, que antes no lo teníamos”.

En Bolivia se empezó a generar una fuerte movida dentro del diseño gráfico gracias a la Bienal del Cartel, un evento de carácter internacional apoyado por los diseñadores gráficos de Bolivia.

El evento logró traer al país a los máximos exponentes del diseño, así como poner a Bolivia y sus diseñadores en el radar internacional.

Pese a las conquistas, el mundo del diseño, según Gabriel Mariaca, tiene una “deuda pendiente” con el diseño de indumentaria y el diseño industrial, pero asegura que hay el potencial como un futuro prometedor en estos dos sectores.

Pumakatari, una marca creada por Grabriel Mariaca y estudiantes de la UCB

 La define como una de las campañas más importantes de su vida, no solo por la importancia y aceptación que tuvo la marca en la ciudad de La Paz, sino por haber tenido la oportunidad de trabajarla junto a los alumnos de la Carrera de Diseño Gráfico de la Universidad Católica de La Paz.

“Hemos armado un equipo de cinco personas, y hemos ido creando algo que era único en Bolivia”, dice respecto a la creación de la marca del transporte público de La Paz.

La creación de la marca y la imagen institucional, fueron parte del trabajo de este equipo, que logró un producto que tuvo un fuerte impacto en la sociedad.

“Recuperamos iconografía tiwanakoca”, cuenta Gabriel Mariaca sobre algunos de los componentes que incorporaron dentro del diseño gráfico.

Gracias al éxito de la primera etapa, hace dos días cerraron un acuerdo para el diseño de la segunda fase, en la que Mariaca también estará presente.