Conéctate

En el Tintero

Yao Ming, el hombre detrás del meme

Mercedes Bluske Moscoso

Jesús Vargas Villena

Con él la frase “de tal palo, tal astilla” se aplica a la perfección. Hijo de jugadores de básquet, Yao Ming, nacido en Shanghái, China en 1980, no solo es alto como sus padres, mide 2.29 metros, sino que brilló por su talento en el mismo deporte en su país como en los Estados Unidos, como jugador en ocho temporadas  de la National Basketball Association o NBA, por sus siglas en inglés.

Retirado del juego profesional, Ming aún está vigente, pero no como deportista, sino como fenómeno de internet.  Jugó profesionalmente hasta el año 2011.

Todo se remonta al año 2009, cuando en una conferencia de prensa de la NBA, como jugador de Houston Rockets se ríe, como cualquier persona, pero ese momento quedó para la posteridad.

El preciso momento en el que muestra los dientes y cierra los ojos, quedó eternizado como un símbolo de burla ante cualquier situación.

El 1 de mayo de 2005, la República Popular China lo condecoró con el título de «trabajador modelo».

Como indica Know Your Meme, la fama llega cuando el 11 de agosto del 2010, un usuario de la web Reddit de marcadores sociales,  difundió la antes mencionada imagen, pero con un texto humorístico. Allí empezó todo, es el momento en que Yao Ming se hizo “meme”: el mensaje de su rostro, preciso, fue replicado y su popularidad ha ido en aumento.

La imagen del basquetbolista sonriendo en una conferencia de prensa de la NBA que se inmortalizó como meme.

Mercedes Bluske Moscoso

Mercedes Bluske

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ultimas Publicaciones

Bélgica a puro fútbol y “yerba mate”

Tinta Empresarial

Autoridades desconocen impacto ambiental de la construcción de represa El Carrizal

Portada

Por qué el impuesto digital lo pagarán los usuarios

Tinta Actual

En Bolivia el 40% de los jóvenes no ha regresado a los institutos técnicos

Tinta Actual

Conectar
Lista de Correo