Descubre más sobre las tarijeñas ganadoras del reality de periodismo ‘Primera Plana’

Descubre más sobre las tarijeñas ganadoras del reality de periodismo ‘Primera Plana’

Amantes de la aventura y con el olfato periodístico intacto las estudiantes hicieron un reportaje que caló en lo más hondo del machismo en Tarija

Mercedes Bluske Moscoso

Mercedes Bluske Moscoso

(Verdadcontinta-diciembre/2018)El concurso organizado por la Fundación para el Periodismo tuvo lugar en Tarija y jóvenes de diferentes universidades y ciudades del país, llegaron a esta capital para ser parte de la experiencia.

Los miembros de los ocho grupos empacaron ropa, herramientas de trabajo y el sueño de ejercer el periodismo como un profesional a lo largo de 10 días.

Lourdes Rojas Gutiérrez, Julieta Llave y Roxana Rivera fue el ramillete de mujeres que quedó seleccionado para el concurso, representando a Tarija.

“Nos avisó de la convocatoria la jefa de carrera, Mariela Zenteno”, relata Lourdes contando los detalles sobre cómo se animaron a participar.

“Faltaban dos días para que se venza el plazo”, agrega la joven de ojos grandes y labios carnosos, mientras explica que por la falta de tiempo casi desisten de participar, pues uno de los requisitos de la inscripción era mandar una nota, la que serviría como decantador para finalmente quedar con los ocho participantes.

Las ganadoras sosteniendo su premio en la gala final de Primera Plana.

Pese al escaso tiempo, el equipo decidió organizar sus ideas, mantener la calma y trabajar en una nota. Y la estrategia dio resultado. Pronto recibieron la buena noticia de que habían quedado seleccionadas para ser parte de Primera Plana, y que el concurso sería efectuado una vez más en su tierra: Tarija.

“No podíamos creerlo, teníamos pocas esperanzas”, dice aún sorprendida, aunque intentando mantener la calma en su voz.

Los ochos quipos estuvieron concentrados en el hotel Victoria de la ciudad durante el tiempo de la competencia. Allí dormían, comían y trabajaban. En medio de capacitaciones y retos, la semana parecía tener menos días, y los días menos horas.

Luego de un par de días, y tras enfrentarse a dos difíciles retos, cuatro de los ocho equipos fueron eliminados.

Lourdes, Julieta y Roxana salieron airosas en ambas pruebas, con notas que versaban sobre la situación de las personas de la calle en la época de frío y el Programa Solidario (Prosol), respectivamente.

Para la prueba final las jóvenes tuvieron que escribir un reportaje sobre el machismo en las fiestas más tradicionales de Tarija. Ellas reconocen que fue todo un desafío, sobretodo porque se habían propuesto hacer un reportaje crítico sobre la fiesta de San Roque, pero con mucho sentido del respeto y la responsabilidad.

“Ese día volvimos al hotel a las 9 o 10 de la noche”, continúa Lourdes, ”y nos quedamos escribiendo toda la noche”, agrega.

La larga noche, la falta de sueño y los nervios, hicieron que estuvieran ultimando detalles hasta cinco minutos antes de entregar el reportaje para la prueba final.

Una vez más, la incertidumbre reinaba y no sabían qué esperar, pues no sabrían los resultados hasta la gala final del reality que fue transmitido por la red ATB.

Llegó la noche esperada y los cuatro equipos finalistas estaban asustados y emocionados en iguales proporciones.

La final se debatía entre representantes de la Universidad Católica de La Paz, la Universidad Amazónica de Pando, la Universidad Francisco Xavier de Chuquisaca y la Domingo Savio de Tarija.

Finalmente anunciaron a los ganadores y las tres representantes tarijeñas habían sido las premiadas.

El Premio

 Como parte del premio, las jóvenes pasaron una semana en Buenos Aires, visitando diferentes medios de comunicación y recibiendo capacitaciones de parte del equipo del diario Clarín. Además, tuvieron la oportunidad de conocer lugares icónicos de denominada Ciudad de la Furia.

Su experiencia en Buenos Aires será transmitida en próximas ediciones de Primera Plana.

Feminismo, la frontera final hacia la igualdad

Feminismo, la frontera final hacia la igualdad

Dos activistas suecas resumen que el feminismo no es algo que esté vinculado a un modelo único o a estereotipos, como un patrón definido de apariencia física,  por ejemplo,  o de un discurso repetitivo, sino más bien  es una lucha constante

Por  Horacio Rivero Guerrero

(Verdadcontinta/diciembre/2018) Los años 60 y 70, marcaron a fuego  la historia contemporánea de la vida de las mujeres en el mundo respecto a  sus derechos, por aquel entonces surgían en Europa y Norteamérica grupos organizados de mujeres promoviendo la igualdad de condiciones laborales.

Estos grupos fueron el germen revolucionario, de una lucha que habría de romper los paradigmas, hasta ese entonces establecidos en las sociedades de cada país, la suma de estos esfuerzos dio como resultado el inicio de lo que vino a ser  una fuerte corriente ideológica y social denominada feminismo.

Uno de los países que ha sido pionero en estas luchas y transformaciones en el mundo es Suecia. Este país escandinavo busca compartir sus experiencias “exitosas”, en lo referido a la búsqueda de igualdad de condiciones para la mujer a través de sus embajadas, con diversos programas que han conseguido generar espacios donde se habla y se trabaja en todo lo concerniente a la igualdad de género. Bolivia es uno de los  beneficiarios de este tipo de iniciativas.

Eva  Louise Bäckemo, una voluntaria sueca que transmite los valores del feminismo por el mundo.

Transcurrieron tres meses ya, desde la llegada a Tarija de Anna Bokinge de 25 años y Eva Bäkemo de 22,  dos ciudadanas suecas que viajan por el mundo como voluntarias, con la consigna de transmitir y practicar la esencia del feminismo, ambas pertenecen a una organización denominada Svalorna, que tiene como misión, fortalecer los derechos de las mujeres y ayudar a personas en situación de vulnerabilidad.  El significado de Svalorna es golondrina.

Ambas coinciden en que el feminismo es una lucha en todo el mundo y que cada vez cobra más fuerza.

“Quiero decir  que mi lucha no es que yo voy a ser una mujer perfecta, esta no es la lucha, sino es cambiar la sociedad, todas las cosas que yo hago a favor de la equidad de  género, clases y razas, ¡esto es feminismo!”, declaró.

Acotó que es una lucha colectiva, “no se trata sobre que yo me voy a llamar feminista”, resalta Ana, para fijar su posición respecto a su experiencia personal, mientras comparten un café con Eva Louise, en un conocido local del centro de la ciudad.

Uno de los principales objetivos del feminismo, es cambiar los rígidos esquemas sociales que han relegado a la mujer a cumplir dentro de la familia y sociedad,  ciertos roles determinados, como los trabajos en el hogar, el cuidado de los hijos o de los ancianos, algo que es a simple vista evidente en el entorno local.

Si bien Suecia y Bolivia son países distintos, las voluntarias han podido observar durante  su estadía en el país,  que existen factores tanto en Europa como en Latinoamérica, que juegan un papel determinante a la hora de establecer parámetros para que se genere una igualdad o desigualdad de condiciones, entre ellos citan a  la religión y el Estado, como los más relevantes. Consideran que en Bolivia la religión tiene una tendencia altamente patriarcal, donde el hombre debe ser la cabeza del hogar de acuerdo a la religión, lo que implícitamente causa una ruptura en la igualdad de derechos y obligaciones, por otro lado cuestionan, que  las políticas públicas  brinden menos oportunidades para la mujer, ya que en Suecia existen programas gubernamentales  como guarderías de niños y centros para el cuidado de ancianos, esto ha permitido que las suecas dispongan de más tiempo para estudiar, trabajar o realizar otras actividades que permitan su desarrollo personal.

Ana Bokinge, una voluntaria sueca que se encuentra en Bolivia, con el fin de ampliar las fronteras de la igualdad de género.

Sin embargo, la  concepción del feminismo, no se queda ahí, abarca más que lo anteriormente mencionado, la violencia y el maltrato  hacia la mujer es uno de los puntos más álgidos o preocupantes para las personas que están en esta lucha, sino el más crítico, las cifras arrojan resultados  preocupantes, sobre todo en el país, donde de acuerdo a estadísticas, un 75% de la población femenina de Bolivia ha sufrido algún tipo de violencia, datos que dejan perplejos a propios y extraños, eso sin contar con el numero de feminicidios.

Una de las manifestaciones de  violencia más frecuentes hacia la mujer, es el acoso.  “Algo que es muy obvio para mí al estar aquí, es el acoso callejero, eso casi no hay en Suecia, casi nunca he escuchado” sostiene Eva, haciendo notoria  la preocupación en su rostro, por la cotidianidad de este tipo de violencia de la que ella misma es víctima a diario, al caminar en diferentes calles de la ciudad de Tarija.

Llama la atención que este  es un fenómeno tan arraigado en la idiosincrasia boliviana, por no decir algo normal o cotidiano, considerando desde su experiencia que es necesaria la implementación en Bolivia  de programas de gobierno,  que puedan a través de la información y educación,  frenar estos  comportamientos que sean de tipo violento hacia la mujer.

Aunque han logrado una serie de conquistas para las mujeres en estos últimos 40 años, la situación para este sector,  aún está  lejos de posicionarse en el ideal  desde la corriente feminista, incluso en Europa, donde gran parte de los países poseen una legislación bastante amplia y efectiva, todavía queda por hacer.

Una de las luchas más fuertes  de esta colectividad,  es de alcanzar la igualdad en el plano laboral. “En Suecia todavía no están pagadas en su salarió como los hombres,  una mujer gana un 83 % de lo que es el pago de un hombre”, indica  Eva Louise, aludiendo la situación de su país.

En Bolivia, la situación no es muy distante de esa realidad,  porque de acuerdo a una publicación del Instituto de Investigaciones Socio- Económicas  de la Universidad Católica Boliviana (IISEC), la mujer recibe aproximadamente hasta un 28% menos en su remuneración laboral en relación al hombre, esta variable se modifica de acuerdo a la formación académica, lo que ha generado  una brecha significativa en este ámbito, este es otro vector de desigualdad de género, en el que  poco o nada se ha trabajado para solucionarlo desde las instancias gubernamentales en Bolivia.

Feminismo y su visión pragmática

Diariamente cientos de protestas, tienen lugar alrededor del mundo, protagonizadas por colectivos feministas, lo que ha generado críticas por parte de muchos sectores conservadores de la sociedad, incluso en algunas ocasiones los mismos han llegado a las  agresiones físicas y verbales en contra de estas mujeres. Para las jóvenes suecas la protesta y la expresión es algo fundamental para la lucha por el feminismo, sin embargo no apoyan los actos violentos, “yo creo que hay diferentes contextos  en diferentes rincones del mundo y diferentes contextos necesitan diferentes acciones para  cambiar la sociedad” dice Eva, “por ejemplo en arabia saudita es una manifestación grande que una  mujer este  manejando un carro” acota Ana, haciendo notar que este es un acto feminista en el contexto de ese país y que ese mismo acto en Suecia sería algo normal,  siendo cada manifestación importante de acuerdo a la  realidad que se vive en cada lugar.

Para las dos voluntarias, el feminismo no es algo que este vinculado a un modelo único o a estereotipos , como un patrón definido de apariencia física  por ejemplo  o de un discurso repetitivo, sino más bien  es una lucha constante de cada día, tanto de hombres y mujeres para buscar la igualdad en diversos ámbitos de las sociedades, consideran que el feminismo debe ser algo práctico del día a día, “de hacer más que de ser”, de una búsqueda constante e insaciable hacia la meta, que no es otra que hacer  prevalecer los derechos de todos los seres humanos por igual, esto en  búsqueda de un mundo justo  y más humano, con un especial énfasis en la reivindicación de los derechos de la mujer que en muchos lugares aun son vulnerados.

La tarde va llegando a su fin, la entrevista a terminado, Eva y Ana se despiden con una sonrisa y un hasta pronto, su permanencia en nuestro país ha llegado a su fin, nuevamente emprenden su viaje, con su consigna y sus  mochilas llenas de sueños, llevando la semilla del feminismo hasta nuevos horizontes….

Dulce Campo, productos con alma de mujer

Dulce Campo, productos con alma de mujer

Lleva dos años en el mercado local y poco a poco se ganaron un lugar en el corazón y en la mesa de los tarijeños.

Mercedes Bluske Moscoso

Mercedes Bluske Moscoso

Empezar un emprendimiento siempre es desafiante, más aún cuando tienes que combinar el trabajo con la maternidad, pero para la joven Sara Oldopp no hubo obstáculo que sea insuperable.

Todo empezó hace cinco años con una lechería. “Empezamos elaboramos nuestra materia prima, que es la leche”, dice la esbelta mujer con una dulce sonrisa, mientras explica que la idea de transformar la leche en halados y yogures surgió ante la necesidad de darle un valor agregado a la materia prima.

“La leche tiene un precio demasiado bajo y nuestro costo de producción por litro es muy alto”, dice reflejando la realidad del mercado.

Sara Oldopp en la pequeña fábrica de helados, con sus productos.

El camino estaba más o menos claro, pues la oferta de quesos tarijeños es grande y Sara buscaba un segmento nuevo. Luego de varias pruebas y de mucha reflexión, decidió apostar por helados y yogures con la característica calidad de los lácteos tarijeños.

El resultado fue un helado cremoso, familiar, nutritivo. con un sabor inigualable y hecho con manos de mujer a lo largo de todo el proceso, pues todo el equipo de Dulce Campo está compuesto por mujeres, desde el ordeñe hasta el embazado.

“Nuestro helado es de pura leche, no agregamos nada de agua a ninguno de nuestros productos”, dice Sara, asegurando que eso lo aporta un sabor y una textura única.

Con el yogurt sucede algo similar. Es un producto hecho con pura leche, rico en pro bióticos naturales y puro, lo cual hizo que sea aceptado fácilmente por los consumidores quienes al margen del sabor, cada vez son más exigentes con la calidad y pureza de los productos que compran. Especialmente para los millenials la regla dice que mientras menos químicos, mejor.

Tanto el yogurt como los helados son pasteurizados, por lo que la inocuidad está garantizada.

El nombre Dulce Campo, fue una forma de englobar el amor y la dulzura que Sara, su familia y las mujeres que trabajan con ella, le ponen a todo el proceso; desde el ordeñe hasta el envasado.

“Para todos nosotros en la familia el campo tiene un valor importante”, dice Sara mientras mira por la ventana a los cinco perros que hacen travesuras en el patio.

“Cuidamos que hasta la leche sea producida de una forma dulce”, agrega explicando que las vacas tienen un espacio amigable y están en óptimas condiciones, con los mejores cuidados.

Aparte de contar con todos los registros sanitarios, Dulce Campo está certificado por la marca Tarija Aromas y Sabores, que avala su calidad. Pese a eso, Sara cuenta que al principio fue difícil entrar al mercado.

“Iba y personalmente y rogaba para dejar aunque sea un conservadorita”, cuenta sosteniendo la sonrisa en su rostro. Luego de mucho esfuerzo, constancia y de kilos de helados destinados a la degustación, finalmente pudo introducir su producto al mercado local de manera exitosa.

“Ahora estamos en los supermercados más grandes”.

Con nueve sabores de helado y tres de yogurt, Dulce Campo apuesta por expandir su mercado a otras ciudades e innovar con nuevos productos.

“Estoy trabajando en un helado para diabéticos”, expresa al respecto, pues desea que tanto las personas que sufren esta enfermedad, así como las personas que desean evitar consumir azúcar, puedan disfrutar de un helado sin sentirse culpables y sin que esto afecte a su salud.

Con nuevos proyectos en mente y con la satisfacción del emprendedurismo y la maternidad, Sara continúa apostando por el crecimiento de su empresa.

5 mujeres que conquistaron el mundo con la literatura

5 mujeres que conquistaron el mundo con la literatura

Mercedes Bluske Moscoso

Mercedes Bluske Moscoso

La tinta y el papel fueron los elementos clave para que un puñado de mujeres hicieran escuchar su voz, dejaran volar su imaginación y se ganaran los corazones y el respeto de una gran audiencia, aunque eso muchas veces supuso enfrentar los mandatos sociales que imponían un rol doméstico a la mujer.

Con los años, su vida sería un ejemplo para millones de mujeres y sus letras las volverían inmortales, dejando su legado de utopías hechas realidad en cada uno de sus libros, para las generaciones venideras.

Aunque la lista de mujeres que conquistaron el mundo con sus palabras hechas libros, estas son las 10 favoritas del ranking de Verdad con Tinta.

Virginia Woolf

Su nombre de nacimiento es Adeline Virginia Stephen es considerada una de las escritoras más importantes, debido a que fue una de las autoras que renovó la novela moderna y perfeccionó muchas técnicas narrativas. Su nombre se encuentra al lado de grandes escritores como James Joyce, Thomas Mann y Franz Kafka. Algunas de sus obras más famosas son Las olasLa señora Dalloway y Alfaro, todas con fuerte lenguaje narrativo. Hoy en día es considerada un referente del feminismo para muchas mujeres, pues fue pionera en la reflexión sobre la feminidad.

Virginia no fue a la escuela, fue educada por sus padres en un acogedor ambiente literario de su hogar en Kensington.

 

Jane Austen
Fue una gran novelista británica de la época gregoriana . Su padre se encargó de su educación y le dio las herramientas para desarrollar su carrera literaria sin ninguna preocupación.  La ironía que usa para dotar de comicidad a sus novelas hace que Jane Austen sea considerada entre los clásicos de la novela inglesa.

La importancia de su obra no se basa en el clímax máximo de las novelas, sino en la psicología de sus personajes.

Orgullo y prejuicioSentido y sensibilidad y La abadía de Northanger son algunas de sus grandes novelas y tardaron 15 años en editarse.

Rosario Castellanos

Fue una narradora y poeta mexicana. Estudió letras en la Universidad Nacional Autónoma de México y después se trasladó a Madrid para continuar sus estudios. Siempre mostró preocupación por la vida indígena y las mujeres.

Ella se quedó huérfana y con pocos recursos, lo que la hizo sentir una gran necesidad de expresar todo lo que sentía. Así se convirtió en la primer mujer escritora de la región de Chiapas, en México.

Su obra trata de temas políticos, ya que concebía al mundo como “lugar de lucha en el que uno está comprometido”, como lo expresó en su poemario Lívida luz. Consideraba la poesía “un intento de llegar a la raíz de los objetos”

Gabriela Mistral

Su nombre real es Lucila Godoy;  fue una de las poetas más reconocidas de Chile y Latinoamérica . A los 15 años publicó sus poemas en la prensa y comenzó estudios como maestra. Ganó fama con sus versos “Los sonetos de la muerte de su libro Desolación, en 1922.

Se la considera una de las grandes referentes de la poesía femenina universal. En 1945 fue Premio Nobel de Literatura, recibiendo el primer galardón para un autor latinoamericano.

Sus escritos se caracterizan por la ausencia de retórica y lenguaje coloquial. Los temas más utilizados en su poesía son el amor, la comunión con la naturaleza, la maternidad y la muerte. Algunas de sus obras esenciales son Ternura, Mujeres destinadas a la enseñanza del lenguaje, Tala, Poemas de las madres Lagar.

Siempre tuvo un rol activo dentro de la política de su país. En 1932 inició su carrera consular en Génova, Italia, pero que finalmente no logró ejercer al declararse abiertamente en oposición al fascismo.

Las obras de Gabriela Mistral están traducidas a 20 idiomas.

Isabel Allende

La autora chilena con nacionalidad estadounidense ganó el reconocimiento público después de su primera novela La casa de los espíritus en 1982. Ha escrito cerca de 20 obras como De amor y de sombra, Eva Luna, El plan infinito, La isla bajo el mar El cuaderno maya.

En sus historias aborda el contexto histórico y social donde retrata temas de la historia chilena, la fiebre de oro de California, el movimiento guerrillero de Venezuela o la Guerra de Vietnam. Es un referente de la novela realista.

Fue prima de Salvador Allende, uno de los luchadores sociales más importantes, por lo que tuvo que huir de su país en 1975 y trasladarse a Venezuela. En 1981 se enteró que su abuelo estaba gravemente convaleciente y le escribió su primera obra.

LA FOTO.- Virginia no fue a la escuela, fue educada por sus padres en un acogedor ambiente literario de su hogar en Kensington.

 

Foto2.- las obras de Gabriela Mistral están traducidas a 20 idiomas.

Adrián Trigo y un libro que busca develar los secretos para una mujer extraordinaria

Adrián Trigo y un libro que busca develar los secretos para una mujer extraordinaria

La paternidad, Dios y su propósito de vida, se entrelazaron para dar vida a un entrenamiento y a un libro guía para la mujer.

Mercedes Bluske Moscoso

Mercedes Bluske Moscoso

(VerdadconTinta/noviembre2018) “En una conversación con mi hija ella me dice: ‘Pa, me encanta cómo vos me enseñas los principios de Dios’”, cuenta Adrián sobre uno de los momentos que lo marcaron y lo impulsaron a emprender la aventura de escribir un libro para la mujer.

Aquel momento con su hija Victoria, fue suficiente para que el joven de 39 años se diera cuenta de que tiene un don que le permite explicar de forma diferente la biblia, haciendo que los demás comprendan los preceptos de forma más fácil. Tomar conciencia de aquella virtud lo motivó a buscar una manera en la que su mensaje pudiera llegar a más personas, por lo que decidió crear un coaching o entrenamiento orientado hacia la mujer, el cual posteriormente se convertirá en un libro motivacional.

“Durante 12 semanas yo voy colocando las bases sobre qué es la biblia y las perlas que hay ahí para vivir en el ahora”, dice respecto al entrenamiento en el que al margen de los tips, también da ejercicios para incorporar los conocimientos adquiridos a lo largo del curso.

La foto. Adrián Trigo junto a Catherine Villarroel, en una de las jornadas de entrevistas que realizó el autor y entrenador.

Tras las 12 semanas de coacing hay dos años de arduo trabajo de investigación y recopilación de datos, en los que el autor entrevistó a aproximadamente 300 mujeres de diferentes partes del mundo para conocer sus inquietudes y preocupaciones.

Curiosamente, entre las preocupaciones que más aqueja a la mujer, se encuentra el sobrepeso. “Les preocupa el sobrepeso y la presión que hay en lo social a través de las redes sociales”, agrega.

Para Adrián, la presión de las redes es un fenómeno nuevo, pero real. Las mujeres entrevistadas aseguran que en las redes la gente muestra una vida de fantasía, llena de cuerpos perfectos, peinados perfectos y sitios perfectos, con los que no hay forma que una persona común pueda competir.

“Es una realidad con la que me encontré”, dice aún sorprendido el entrenador, pues no esperaba que las redes sociales tuvieran ese impacto en al vida de las mujeres.

El machismo y las preocupaciones financieras también ocupan un lugar importante dentro de las inquietudes del común de las mujeres.

Las lecciones, reflexiones y aprendizajes adquiridos ayudan a las mujeres a poner a Dios por delante y a superar las limitaciones y miedos que no les permite avanzar.

“Aprendí la importancia del ayuno y del perdón, de cómo nos libera perdonar”, dice el testimonio María Florencia Gonzales, de Argentina, quien realizó el coaching online. Ella asegura que luego del entrenamiento logró perdonar a sus padres, y solo con el perdón pudo darse cuenta del peso que cargaba en sus hombros y liberarse de el.

Tras el éxito del entrenamiento, se viene una proyecto un tanto más ambicioso, con el lanzamiento del libro motivacional basado en los principios cristianos ‘Secretos de ara una mujer extraordinaria’, previsto para el 2019.

Según explicó el autor, el libro tendrá las mismas llaves que el coaching, pero girará en torno a una mujer que sufre una serie de problemas en su vida, pero logra superarlos gracias un hombre amigo que le va develando cada una de las claves para vencer las vicisitudes.

“Yo pienso que toda mujer es extraordinaria, el problema es que no lo saben”, dice Adrián, quien espera que tanto el coaching como el libro sean herramientas para que puedan descubrir a Dios en su vida y con ello, encontrar los dones y talentos que hay dentro de cada una de ellas.

 

 

 

Lorena Paravicini, la boliviana que se llevó el oro en la WFF

Lorena Paravicini, la boliviana que se llevó el oro en la WFF

Hace 16 años que entrena y hace 3 años y medio empezó a competir

Mercedes Bluske Moscoso

Mercedes Bluske Moscoso

(VerdadconTinta-Noviembre2018) Aunque diferente a las coronaciones que se suelen realizar en su Santa Cruz natal, Lorena se coronó como la mejor del mundo en su categoría, en el campeonato de la World Fitness Federation- WFF realizado el pasado 3 y 4 de noviembre en Los Ángeles, Estados Unidos.

Tras un arduo proceso de preparación Lorena participó en la categoría Sport Modeling, en la que obtuvo el primer lugar, venciendo a competidoras de todas partes del mundo.

“Es necesario tener un cuerpo bien tonificado y marcado, pero femenino y con buena simetría”, dice con voz cálida respecto a lo que buscan los jueces a la hora de calificar a las participantes de esta categoría, en el concurso Fitness más importante del mundo.

Lorena en el Campeonato Mundial WFF 2018.

Los requisitos no son fáciles de lograr. Tras cada pulgada de su tonificado cuerpo, hay un sacrificio inconmensurable. Entrenamiento, dieta, pero sobretodo mucha disciplina, son los elementos indispensables para cualquier atleta que quiera incursionar en el mundo de la competencia fitnnes. Lorena sigue cada paso al pie de la letra, aunque reconoce que le cuesta. “Sobre todo la dieta”, dice entre risas.

Pese a que lleva toda una vida en el mundo de la preparación física, Lorena reconoce que lo que más le cuesta es mantener una alimentación indicada, sobretodo en época del competencia.

Ella empezó a entrenar en el gimnasio a sus 15 años aproximadamente y luego de pasar por varias carreras en la época universitaria, decidió hacer del mundo fitness su profesión.

Ahora, con 31 años, la risueña cruceña dedica su día a entrenar, a dar clases en el gimnasio, al bar de comida saludable que tienen en el mismo lugar y a la escuela de entrenamiento personalizado que tiene junto a su hermano, denominada Paravicini Team. Sus días son complejos, pero a juzgar por su actitud, ella siempre se mantiene positiva.

En un mundo altamente competitivo, la cruceña aprendió que la única contrincante que le interesa es ella misma y lograr permanentemente su mejor versión.  “Aprendí a fijarme sólo en lo que yo hago, nunca entro a mirar a mi competencia, porque yo compito conmigo misma”, asegura; y en el Campeonato Mundial de la WFF mostró su mejor versión, obteniendo el primer lugar.

La Boliviana sorprendió llevándose el primer lugar en la categoría Sport Modeling.

Aparte de la grata sorpresa de coronarse como la mejor de su categoría, Lorena recibió su carnet de atleta profesional otorgado por la WFF, por lo que a partir de ahora, competirá como profesional en los concursos venideros y podrá representar a la Federación Mundial.

Respecto a representar a Bolivia en otros concursos , Lorena reconoce que tras la prohibición  del uso del nombre de Bolivia en competencias internacionales a las federaciones deportivas que no están debidamente acreditadas ante el Ministerio de Deportes, si se le presenta la oportunidad de representar a otro país, lo hará.

Su determinación no resulta sorprendente, pues ante la falta de apoyo e incentivos, otros atletas bolivianos, como los raquetbolistas María José Vargas Y Mario Mercado, quienes representan a Argentina y Colombia respectivamente.

Sin embargo, ella espera poder seguir llevando a la tricolor, dejando el nombre de Bolivia en alto, como lo hizo hasta ahora.