Las nuevas tecnologías en las próximas elecciones de Bolivia

Las nuevas tecnologías en las próximas elecciones de Bolivia

Las redes sociales marcarán el inicio de nuevas formas de realizar campañas en la política boliviana

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta-octubre/2018) La ineludible presencia de las nuevas tecnologías en nuestra vida es evidente. Es inevitable notar que estas herramientas cada vez van ganando más terreno en diferentes ámbitos profesionales y ciudadanos, pues ya no solo son las grandes empresas de comunicación o marketing que hacen uso de las redes sociales para publicitar a sus clientes, sino que la ciudadanía se ha apropiado de las redes para participar en la vida política y civil de su ciudad y país.

En este marco, los movimientos ciudadanos cobraron especial fuerza gracias a la capacidad de difusión y convocatoria que consiguen en las redes.

Finalmente, los políticos y organismos públicos también empezaron a realizar especial énfasis en las nuevas plataformas sociales, tanto para difundir su mensaje, como para apropiarlas como herramientas de gestión pública, aunque lo segundo aún no está tan desarrollado en Bolivia.

Las redes sociales han logrado que las relaciones de poder sean horizontales, posibilitando que un ciudadano común esté a un ‘click’ de su alcalde, gobernador, presidente o de cualquier otro representante. Hace 10 o 12 años, para poder hacerle llegar una crítica o sugerencia a un gobernante, era necesario pedir una audiencia que llegaba tarde, mal, o nunca.

Escenarios rumbo al 2019

El próximo año será importante para los bolivianos no solo por la coyuntura política, sino porque serán las primeras elecciones en las que se utilicen campañas multimedia. El expresidente estadounidense, Barack Obama fue el primero en introducir las nuevas tecnologías en su campaña presidencial en 2008, no solo como herramientas de difusión, sino como plataformas de organización y gestión. Sobra decir que el resultado fue favorecedor para el candidato demócrata.

“En 2019 viviremos una explosión de la personalización de las candidaturas”, explica el politólogo Gonzalo Ávila Sánchez, quien asegura que se empezarán a debatir los personajes en torno a cada una de las candidaturas. Se trata de una política “cortoplacista de activaciones constantes”, según palabras de Ávila.

Dado el escenario, los votantes, ¿Están preparados para la política en la era digital?

Gonzalo Ávila Sánchez, como consultor político, desarrolló estudios, estrategias y campañas políticas a nivel municipal, regional y nacional en Paraguay y en Argentina, en la provincia de Misiones.

Un ensayo escrito por Verónica Rocha Fuentes, evidencia que el 69,25% de los ciudadanos prefiere informarse a través de la televisión, mientras que solo el 22,83% utiliza las redes sociales con fines informativos. Aunque las redes sociales sobrepasaron a los diarios o revistas impresas, aún no logra competir con otros medios tradicionales como la radio o la tv.

Sin embargo, el fenómeno de las plataformas ciudadanas que van saltando de la calle a la red, darán mucho material para debatir en las redes en las próximas elecciones. Basta con tomar el ejemplo de la plataforma 21F, que logró un nivel de organización de generación de contenido y de engagement o grado de implicación emocional, que otros políticos no logran alcanzar.

La otra cara de la moneda de la realidad digital, es que más del 55% de los habitantes continúan siendo ‘analfabetos digitales’, ya sea por falta de conectividad a internet, o por desconocimiento del uso de las redes sociales.

Pero aunque las campañas se ganan con votos y no con ‘likes’ o ‘me gusta’, no puede negarse que el número de usuarios es lo suficientemente representativo de la pulsión social y que cada vez hay más internautas, y por ende las plataformas serán cada vez más representativas.

Si hay algo que merece la pena resaltar, es que en los últimos años se puede apreciar una participación creciente de los jóvenes en la política a través de las redes sociales, pues es un espacio en el que se sienten más cómodos para dar su punto de vista, ejercer su ciudadanía y hasta fiscalizar a sus gobernantes. No por nada el 40% del padrón electoral está compuesto por millenials, la generación comprendida por los nacidos entre 1980 y 2000.

El desafío, para este 2019, sin duda alguna, será lograr hablarle a esta generación en su propio lenguaje digital.

“Deben apuntar a la escucha y la interacción”, dice Gonzalo Ávila, respecto a las metas que se deben plantear los políticos a la hora de encarar una estrategia en redes sociales, más aún si hablamos que el grueso de los usuarios, son millenials.

Un estudio realizado por WE, la consultora estratégica a la cabeza del politólogo, evidencia que la interacción del municipio de Tarija en septiembre, fue baja. “Solo el 4%, del 100% de interacciones de los usuarios, obtuvieron una respuesta”, explica Gonzalo, reflejando que las instituciones aún no lograr entablar conversaciones con la población o el electorado. “No hay una lógica de conversación en las redes”, acota.

Lo anterior nos lleva realizar el siguiente cuestionamiento: ¿Realmente las redes permiten aumentar la participación ciudadana? Para la investigadora y activista Eliana Quiroz Gutiérrez, “si hay voluntad de participación se encontrará lugar para ella, dentro o fuera de las tecnologías de información y comunicación. Por tanto, el incremento de la participación y su calidad no comienza por desarrollar una plataforma, sino por captar si es que ya se están dando procesos participativos y promoverlos”.

Sin embargo, si no hay respuesta, es difícil dar lugar a los mencionados procesos de participación ciudadana, pese a que en las redes, los movimientos ciudadanos buscan el debate y la conversación con sus políticos.

La lucha digital

Si bien en 2014 se empezaron a usar las redes sociales como una herramienta más de difusión para las campañas políticas, el escenario era diferente al actual. El ecosistema digital era más ‘puro’, si vale el término, pues aún eran escasos los trolls, bots y noticias falsas; tres componentes que hoy en día abundan en la red. Sin embargo, según explicó Gonzalo Ávila al equipo de Verdad con Tinta, empresas como Facebook y Twitter están asumiendo el desafío de controlar la proliferación de las denominadas “fake news”, o noticias falsas.

Los bots son cuentas masivas en redes sociales que se venden por lotes y que son usadas para simular popularidad o tirar temas de tendencia.

Los trolls son acosadores digitales, cuyo objetivo es sacar de sus casillas a otros usuarios. Tienen una actitud sociópata que encuentran en el compartimiento agresivo una forma de diversión.

Foto crédito, Púrpura.

Sin embargo las redes sociales, especialmente Facebook, ofrecen un potencial que en 2014 no hubiéramos podido ni siquiera imaginar. Hoy en día Facebook no solo te permite publicitar tus anuncios para llegar a un público más amplio y diverso, sino que también te permite micro segmentar el alcance.

Es decir, los candidatos hoy tienen la posibilidad de elegir, la edad, el sexo y la ubicación del público al que se quieren dirigir con cada uno de sus mensajes.

Esta posibilidad permite tener un alcance más efectivo, si se sabe sacarle partida. Además, se puede hacer un monitoreo del alcance en tiempo real, lo que te permite cambiar de estrategia en el acto, en caso de no obtener el alcance deseado.

A esto se suman otras herramientas como Whatsapp, que permite administrar campañas y enviar mensajes de forma masiva.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *