Conéctate

En el Tintero

Stream y el auge de los videojuegos durante la cuarentena

Las transmisiones en directo de videojuegos son un fenómeno a nivel mundial, en Tarija son una actividad naciente

La Fundación del Español Urgente -Fundéu- define la palabra stream­ como: “técnica que permite reproducir series, canciones o conferencias, en un navegador u otro programa similar sin necesidad de descargarlas previamente, ya se trate de acontecimientos que suceden en ese momento, con un desfase mínimo o de material pregrabado”.

Todo el contenido de plataformas como Netflix, por ejemplo, se difunde y consume a través del streaming. A la hora de hablar de videojuegos, el stream se entiende más como una actividad transmitida en vivo, en lugar de una pregrabada.

El stream, o transmisión en directo, consiste en compartir en tiempo real el gameplay de un videojuego, es decir, al jugador mientras juega e interactúa con su público.

Las transmisiones se hacen por plataformas de internet como Facebook, YouTube u otras específicas para esta actividad, como Twich.

A nivel mundial, hay personas cuya principal actividad económica es el streaming y otras que han logrado ganar fama y construir toda una comunidad de seguidores.

En Tarija también hay streamers, aunque no profesionales, que sí dedican gran parte de su tiempo a sus transmisiones. Reafirmando que la producción y consumo de stream está naciendo en el departamento.

Verdad Con Tinta entrevistó a dos creadores de contenido y un consumidor, para que cuenten cómo es realizada esta actividad.

Gabogaming 2.0

Sandro Gabriel Ortiz Benítez tiene 22 años y alrededor de 1300 seguidores en su página de Facebook, Gabogaming 2.0.

Todos los días transmite en vivo cuando juega Fortnite, Counter strike, u otros “shooters”; además de los juegos de moda como Fall guys o Among us.

Shooters es un género que engloba diferentes subgéneros que tienen la característica común de permitir controlar un personaje que generalmente dispone de un arma que puede ser disparada a voluntad.

De lunes a viernes se sienta frente a dos monitores durante tres o cuatro horas y juega mientras transmite en Facebook.

Facebook es la plataforma que eligió para sus streams, a pesar de que esta red social no fue diseñada específicamente para esta actividad.

“Es la mejor para empezar. Facebook apoya mucho a los principiantes, además lo tienen todos”, dice Sandro.

“Mi entrada al mundo del streaming fue a base de inspiración. Todos tienen su youtuber/streamer favorito. Hace un año y medio más o menos veía jugar mucho a jugadores competitivos”.

Cuenta que por ese entonces,  ahorraba para comprar una computadora y, al consumir tanto este tipo de contenido se dijo: “¿Por qué yo no?”.

“¿Quién no quiere imitar a sus ídolos? ¿poder jugar cómo ellos? Quién no quiere tener esa vivencia…”, dice ahora.

Recuerda que el inicio fue un poco duro. “Crees que no lo vas a lograr, nadie te ve y te bajoneas”.

Para Sandro, la principal motivación no es la fama ni nada parecido. Para él es un pasatiempo que disfruta mucho. Su motivación: divertirse.

Los streams le han traído sorpresas muy gratas. Tener seguidores y amigos de otros países es una de ellas.

Sandro en su estación de juego y transmisión

“Tengo amigos streamers en todas partes del país, además en México, Argentina y Chile. Se ha generado una gran amistad”.

La primera página de Sandro se llamaba Gabogaming, pero Facebook se la cerró “hace unos meses” por motivos que desconoce.

No recibe hasta ahora una respuesta de la plataforma .“Ni yo sé por qué el ban”, dice sobre este tipo de censura.

Este incidente significó un traspié importante para él. “Casi me rindo, pero abrí la nueva página -Gabogaming 2.0- y empecé casi desde cero”.

En cuanto a su familia, dice que lo apoyan; sus padres “siempre” lo ven mientras transmite en vivo.

Cuando hacía sus primeros directos, recuerda que su familia no entendía mucho de la actividad. Así, un día su madre le comenta a su tía, “Sandro se está volviendo streamer”. La tía, al no estar relacionada con los términos, escuchó “stripper” y, hasta que le explicaron, se preocupó bastante por esa nueva actividad de su sobrino.

Tarija-Gamer: viajes en flota desde casa

Franz Rearte empezó a transmitir sus partidas de Euro truck simulator 2 en abril de este año. Este juego es distinto a los más populares del stream, porque consiste en un simulador de manejar flotas.

Cada jueves y domingo por la noche,  Franz maneja sus flotas virtuales por el departamento de Tarija. El juego permite crear escenarios y buses, por ello él intenta simular las carreteras del departamento y diseña las flotas con los nombres y estilos de las empresas tarijeñas.

Lo que destaca de las transmisiones de Franz es que las hace bajo la modalidad del roleplay, que en español significa juego de roles.

Él se comporta como si fuera el chofer de la flota, y sus espectadores como si fuesen los pasajeros. Ellos se comunican con él por los comentarios.

“¡Hace frío, mi ventana no cierra!” o “¡pare, tengo que ir al baño!” son parte de los cómicos comentarios escritos que le hace su público cuando entran en la dinámica del roleplay.

Por lo tanto, Franz los debe tratar como  auténticos pasajeros. “Cuando paso por Padcaya paro a comprar empanadas y les pongo una foto para que se las imaginen. En otros lugares compro bebidas”. “Al público le gusta sentir que está viajando”.

Sus directos duran alrededor de dos horas. “Cuando termina el viaje, acaba la transmisión”. Franz habla como si se tratara de viajes reales, no mide el tiempo por horas, sino por las distancias que sabe que recorrerá.

Además, no maneja la flota con el teclado de la computadora,  usa un volante para hacerlo; uno diseñado para videojuegos.

Franz tiene 6500 seguidores en su página Tarija-Gamer, la mayoría del departamento, pero también hay de todo el país , así como de Argentina, Chile y Perú.

Mientras que para ganar seguidores algunos streamers pagan por publicidad en redes sociales, Franz prefiere sortear tarjetas de saldo telefónico entre los seguidores que comparten sus directos. Cada noche sortea tres tarjetas de diez bolivianos. Así, su dinero beneficia directamente a sus seguidores.

Así se ve un stream de Franz en Tarija-Gamer

Los diseños que hace para los buses del juego han llamado la atención de las empresas de transporte tarijeñas, quienes le han llegado a solicitar diseños para sus flotas, a cambio, Franz pide que donen tarjetas para los sorteos.

El que se las da, se convierte en el auspiciador del stream y su nombre es mencionado al final.

Por ahora Franz no muestra su cara durante los viajes, pues está esperando comprarse una cámara, pues para mostrar la imagen propia durante los directos, hace falta una inversión extra.

Conocimientos y ahorros

Emitir videojuegos le resulta muy entretenido a los dos entrevistados, pero hacerlo requiere de ciertos conocimientos técnicos y una inversión que no todos pueden permitirse.

Empezando por lo primero, los conocimientos técnicos son elementales, tanto a nivel de software como de hardware.

Se requiere del manejo de programas específicos para hacer los directos. Así, tienen que acomodar en la pantalla del espectador: el juego, anuncios de donaciones o suscripciones y su propia imagen, como en el caso de Sandro.

Si juegan desde una consola de videojuegos, deben “pasar” la imagen a su computadora para transmitirla.

“Es complicado, pero todo se aprende”, dice Sandro.

En el caso de Franz, su carrera va de la mano. “Estudio Sistemas Informáticos, así que no me costó tanto”, dice.

En cuanto a la inversión, Verdad Con Tinta investigó los precios actuales de los equipos gamer en el departamento.

Una computadora gamer puede costar desde 1200 dólares ,si es portátil, hasta 5000 dólares si es de escritorio.

Los teclados y mouses se pueden comprar entre Bs 160 a Bs 200 si son genéricos, pero los de marcas fabricantes de productos gamer tienen un precio que ronda los 250 dólares para teclados y 150 dólares para mouses.

Un monitor curvo de 22 pulgadas cuesta aproximadamente Bs 1900.

Para mejorar la productividad, ver al juego y los comentarios del público al mismo tiempo, hay streamers que usan mínimo dos monitores.

Una computadora se puede actualizar con el tiempo por partes, sobre todo si es de escritorio.

Cada año salen al mercado nuevas tarjetas de video, monitores o procesadores; tomando en cuenta que los juegos exigen más de estos elementos también.

Una tarjeta de video puede costar hasta 700 dólares.

Esto representaría solo la computadora, pero hay accesorios extra que se necesitan dependiendo del tipo de stream.

Un buen sistema de audio de parlantes o audífonos, una cámara, un micrófono, controles para ciertos juegos, equipos de captura de video, entre otros, son productos no esenciales, pero que mejoran la experiencia del jugador como del espectador. 

Pero no termina ahí. Una buena conexión a internet es esencial. La calidad del audio y la imagen que ve el espectador depende de ello.

Un stream sin una buena imagen o con un audio desfasado, simplemente aburrirá a los espectadores y no permitirá captar nuevos.

Además, si se quiere utilizar una cámara para mostrase durante el juego, habrá que pensar en otros detalles importantes, como la iluminación o el decorado del fondo, lo que también suma a la inversión.

Monetización

Las plataformas de streaming permiten a sus usuarios generar ganancias una vez cumplan ciertas metas. Estas dependen de la plataforma.

Tanto Sandro como Franz no perciben ingresos aún. Ambos entrevistados transmiten sus directos en la plataforma de Facebook. La monetización funciona de la siguiente manera:

El usuario espectador recibe de regalo cierto número de “estrellas”, esta sería la “moneda” de los streams de Facebook.

El regalo se recibe cuando se mira por un determinado tiempo a un jugador, entonces se le puede donar esas estrellas, que tienen un valor económico real.

25 estrellas equivalen a Bs 2.45 bolivianos, mientras que 100 estrellas son casi Bs 10.

Las donaciones que reciben son, por lo general, de 10 a 20 estrellas. Facebook les dará su “primer pago” cuando alcancen 100 dólares. A partir de ese punto, cada donación va sus bolsillos.

A Sandro le faltan 7 dólares para lograrlo. Franz no lo sabe, pero está seguro de que invertirá esos 100 dólares en regalos y sorteos para sus seguidores.

Del otro lado de la pantalla

“En Tarija se consume el stream ahora, por la cuarentena más que nunca”, resalta Sandro.

Rafael Olivares Flores ve streams todos los días alrededor de 30 minutos.

“Veo media hora, depende de cuánto juegan”, especifica que, si el streamer deja el juego y hace otra cosa, él deja de verlo, pues está interesado solo en los juegos.

Desde el 2016 que consume este tipo de contenido, por entretenimiento especialmente, pero también para aprender cómo juegan los profesionales.

Los juegos que más ve son Counter strike, League of Legends y Brawl stars.

Sus streamers favoritos son de nacionalidad mexicana: “Atraen con su forma  de hablar”, confiesa.

En un futuro…

La profesionalización de streamers hoy es posible, y una realidad en diferentes lugares. Sandro no piensa en el stream como actividad principal de momento.

Su prioridad es continuar estudiando.

“Es muy difícil dedicarse solo a esto, es otro nivel. Pero si me dieran la oportunidad, lo haría”.

Franz, por su lado, se encuentra explorando otras maneras de hacer “viajar” a su público. Está aprendiendo a pilotar aviones en un simulador parecido al que usa para las flotas.

“Ya sé algunas cosas, pero todavía tengo que aprender lo que es aterrizar”, dice. Cuando lo haga, sus viajes en flota seguirán siendo dentro de Tarija, pero en avión,  llevará a sus espectadores alrededor del mundo.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ultimas Publicaciones

Ocho meses sin desayuno: las trabas de la canasta alimentaria

Tinta Actual

Volver a rodar

Tinta Empresarial

Claves de redacción para escribir sobre la pandemia

En el Tintero

De las hermanas Mirabal, a la lucha contra la violencia contemporánea

Tinta Mujer

Copyright © 2020 Verdad con Tinta, Diseño y Alojamiento Piensahost

Conectar
Lista de Correo