Conéctate

Tinta Actual

Cambio climático: Por qué el informe de la ONU ha generado alarma y cómo puede afectar al país

Tras examinar alrededor de 14.000 artículos científicos, El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) asegura que el planeta está en alerta roja

Para el secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, los datos que incluye el informe son “una alerta roja para la humanidad”.

Las luces de alarma que enciende el informe se deben a las revelaciones que el documento hace sobre la realidad del cambio climático, pues según el mismo, si las emisiones de gases de efecto invernadero continúan como en la actualidad, en poco más de una década, se podría quebrar límites clave de la temperatura.

El documento es considerado por los expertos como el más importante realizado hasta la fecha sobre el tema. En él, se habla de diferentes impactos del cambio climático, aunque sin duda, el calentamiento global es uno de los más alarmantes, pues según el estudio, la tierra podría llegar a calentarse 1,5 °C antes del 2040.

Aunque los objetivos del acuerdo climático de París de 2015 contemplan el mantenerel aumento de las temperaturas globales por debajo de los 2 °C en este siglo, y continuar los esfuerzos para mantenerlo por debajo de los 1,5 °C, el  planeta podría llegar a calentarse 1,5 °C antes del 2040.

Pero, ¿cómo un cambio tan ‘leve’ en la temperatura puede ser tan preocupante?

Para Marcelo Moscoso Pantoja, consultor medioambiental y fundador de Natura-Medioambiental, el escenario sería “catastrófico” en ambos casos, es decir, ya sea con un aumento del 1,5 o de 2 grados en la temperatura.

Natura-Medioambiental es una de las plataformas de información ambiental más importantes de la región.

“Con un incremento de 1,5°C, respecto al acceso al agua, aproximadamente 350 millones de personas estarían expuestas a sequías y falta de agua para el 2100. Si el aumento es de 2°C, serían 400 millones de personas”, ejemplifica el experto sobre las consecuencias.

En caso de que el aumento de temperatura fuera de 1,5°C, el nivel del mar subiría 40 centímetros para el año 2100, el 4% de los vertebrados perderían al menos la mitad de su población, el 8% de las plantas sufrirían la misma pérdida y el 6% de los insectos también. En caso de que el aumento fuese superior, alcanzando los 2°C, esas cifras podrían duplicarse.

“En un escenario de 1,5 °C, habría una reducción de cosechas de maíz en los trópicos del 3% y del 7% con 2°C”, acota el experto, quien señala que los animales marinos tampoco quedarían exentos de las consecuencias, pues se perderían entre 1,5 millones de toneladas de peces y 3 millones de toneladas.

Todos estos fenómenos se traducirían en escasez para el abastecimiento de la población, sequías e inundaciones, entre otras consecuencias, lo cual derivaría en lo que el experto denomina como una “crisis de refugiados ambientales”.

“Al verse inundados, sobretodo en los países en vías de desarrollo, tendrían que migrar a otros lugares. Eso traería otros problemas de orden social económico y cultural”.

En la conferencia de prensa del 11 de agosto, la doctora Carissa F. Etienne, directora de la  Organización Panamericana de la Salud (OPS), expuso que las proyecciones estiman que más de 260 mil personas podrían verse desplazadas de las islas del caribe en el año 2100, como causa del calentamiento global.

En un análisis de la realidad nacional, Moscoso explica que el impacto de estos cambios en la temperatura es importante, porque altera los patrones climáticos en los ciclos productivos y generando “graves consecuencias” para los productores del país, quienes ya se ven afectados por este fenómeno.

Pero las consecuencias no son a largo plazo, algunas de ellas ya las experimentamos, pero sin tomar conciencia de que son fruto del calentamiento global y el cambio climático.

“El lago Poopó, por ejemplo, ha sufrido los embates del cambio climático. Ha perdido su caudal casi hasta quedarse seco”, ejemplifica Moscoso.

Además, el experto explica que los cambios en la temperatura del planeta predisponen, entre otras consecuencias, a que las enfermedades se expandan a otras regiones.

En Bolivia el caso más claro es el que se presenta con dengue; enfermedad viral transmitida por mosquitos infectados y de prevalencia en las áreas tropicales y subtropicales. Aunque hasta algunos años era prevalente en climas como el de Bermejo o Santa Cruz, en la actualidad ya se ha expandido a otras regiones de mayor altura, como Tarija o Chuquisaca, debido al aumento de las temperatura en estas zonas.

Finalmente, Moscoso asegura que el país tampoco quedaría exento de crisis de agua o inundaciones.

Mercedes Bluske

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ultimas Publicaciones

Denuncias de acoso y violencia política contra mujeres aumentaron un 146%  entre 2016 y 2020

Tinta Mujer

Incendio en El Palmar: El jucumari se queda sin casa

Tinta Actual

Guardaparques emiten un pronunciamiento en contra del Sernap

Tinta Actual

Conectar
Lista de Correo