Uno de los mejores hombres que he conocido

Veronica Ormachea Gutierrez

Verónica Ormachea Gutiérrez.

Si los bolivianos debemos estar agradecidos con alguien, es con José Gramunt de Moragas, sacerdote jesuita y periodista español. Personalmente me considero la más afortunada de haberlo conocido.

Tuve la oportunidad de acompañarlo y darle el doloroso último adiós junto a mis colegas y amigos Clemencia Siles y Juan Cristóbal Soruco, así como con los miembros de su congregación y un centenar de amigos.

Cuando lo vi de reojo a través de ese vidrio del cajón sin aire donde yacía su cuerpo, me pareció que sólo dormía, al menos eso quise creer, porque vivirá siempre en mí. Y, como fiel católico, resucitará.

Tuvo una vida plena y se mantuvo lúcido hasta cerrar los ojos para siempre tras el agotamiento de vivir casi un siglo.

Fue mi profesor, mi confesor, mi consejero, pero principalmente un amigo entrañable y leal así como de mi familia. Tuve el agrado de conocer a la suya en la Masía de Moragas en Tarragona.

Después de recibirse como abogado, decidió ofrecer su vida al Señor que cumplió con abnegación. Sacrificó casarse y tener una familia para servir a los demás, nada deleznables.

Llegó a Bolivia en 1952 y se convirtió en un boliviano más. Consideraba a nuestro país como el suyo, y era querido y apreciado por todos.

Llegó a vivir a Sucre e iba a trabajar manejando una motoneta y su sotana volaba por los aires como si tuviera alas.

Luego aterrizó en La Paz y la familia de Carlo de Leonardis y Julia Krutzfeldt lo adoptó. Ambos eran caballeros de la Orden de Malta en Bolivia. En aquella casa de Obrajes tuve la oportunidad de compartir momentos felices junto a ellos. Recuerdo que llegaba manejando un jeep de la compañía.

Era de personalidad resuelta e íntegra, señorío natural, exquisita conversación, paladar refinado y bebedor del buen whisky.

Trabajador compulsivo, fue director de radio Fides, de propiedad de la Compañía de Jesús y luego fundó, junto a mi amigo y colega Juan Carlos Salazar, la Agencia de Noticias Fides –ANF-, la primera en Bolivia.

Maestro del lenguaje, obligaba a más de uno a consultar el diccionario de la Real Academia Española. La sutileza de su pluma demostraba su destreza en el manejo del humor y la ironía. Fue un humanista cargado de cultura que dejó más de lo que la vida y él se exigieron.

Escribió a favor de la verdad y fue un ferviente defensor de los derechos del hombre. Escribía sobre la actualidad política y social del país. Aparte de ser director, redactaba una editorial diaria titulada ¿Es o no es verdad? y un boletín semanal de análisis político titulado NOTAS. Llegó a redactar 15.000 columnas, algunas de las cuales fueron publicadas en un libro. Fue autor de varios.

Durante su vida, no le tembló la mano para denunciar la corrupción, el narcotráfico y los abusos del poder político ni a los crueles golpistas militares que dejaron tan mala huella en Bolivia y el continente.

Aquello lo convirtió en una referencia indiscutible. En el más influyente líder de opinión. Incluso los gobiernos de turno y miembros de los partidos lo leían y respetaban. Su palabra orientadora, muchas veces fue definitoria para la toma de decisiones.

Sembró tanto que cosechó varias generaciones de periodistas. Enseñó periodismo (el mejor que ha existido en Bolivia) cuando aún no existía la carrera.

Nos dio la oportunidad de trabajar y hacer prácticas en la radio y la agencia.

Trabajador incansable, bordeando los 90 años, decidió modernizar la ANF junto al cofundador Juan Carlos Salazar.

Terminó sus días en Cochabamba en la residencia de los jesuitas La Esperanza junto a sus compañeros sacerdotes.

Su recuerdo y legado serán imperecederos.

El costo de los principales elementos para ser chuncho

El costo de los principales elementos para ser chuncho

Los trajes todos apilados unos a otros se encuentran mayoritariamente en las diferentes casas de artesanías ubicadas sobre las calles General Trigo y Corrado

Jesus Vargas Villena

Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta-agosto/2018) Una lluvia de contrastes puede encontrarse en las pequeñas tiendas de ropa tradicional que se encuentran en el barrio San Roque, donde los trajes de chunchos son lo que más ofertan por la temporada.

Turbantes, velos, pañoletas, ponchillos, coderas, pollerines entre otros están todos apretujados unos a otros, los hay hasta en los techos, en una inundación de colores que se contrasta con la oscuridad de los pequeños locales.

Entre los ornamentos para el traje que están acomodados en diferentes mesitas improvisadas, aparecen también los vinos pateros, muy cotizados por los turistas nacionales.

Los estudiantes del segundo semestre de la Carrera de Comunicación Social de la Universidad Católica Boliviana (UCB), visitaron los diferentes puestos de venta, sacando una relación de los precios de los diferentes implementos que te mostramos a continuación.

Turbante

Hay desde Bs 580 los más baratos hasta de Bs 800.

Es colocado encima de un pañuelo grande de seda que cubre la cabeza del chuncho. Las plumas blancas del turbante significan la pureza del alma de los que hacen la promesa de bailar al patrono San Roque.

Los turbantes pequeños para niños tienen un precio relativo de Bs 400.

El velo

Puede encontrarse desde Bs 25.

El velo representaría la máscara del soldado español, va delante del turbante tapando la cara del chuncho.

La pañoleta

Puede encontrarse desde los Bs 20.

La pañoleta es un pañuelo grande de tela de seda que cubre la cabeza del chuncho para colocar encima el velo y el turbante.

El ponchillo y pollerín

Todo el conjunto puede encontrarse desde Bs 280 en talla 10 hasta Bs 480.

El ponchillo representaría el peto o coraza del soldado español, está hecho de tela brillante y vistosa, lo cubre al chuncho hasta los codos y la cintura, adornado con randas como flecos de diferentes colores. Va encima de una camisa blanca manga larga. La pollera o pollerín representaría los jubones del soldado español, hecho de tela brillante, cuelga de su cintura hasta las rodillas con randas, flecos y un pañuelo en la cadera derecha.

Hay quienes compran aparte la camisa bordada, cuyo costo unitario estaría a Bs 165.

La flecha

Uno de los principales elementos del promesante chuncho, puede encontrarse desde los Bs 15 hasta Bs 30.

La flecha se lleva en la mano izquierda, es una tablita de madera adornada con un mazo de plumas coloreadas que tiene atadas cañitas planas. Al levantar las cañitas con los dedos y soltarlas contra la tablita produce un sonido con ritmo acompasado al tambor que marca el compás de su danza.

Las medias

Pueden encontrarse desde los Bs 20.

Las medias que se pone el chuncho son largas, de color carne o canela y cubren sus piernas hasta las rodillas.

Cartera

La cartera del chuncho tiene un costo de Bs 80 aproximadamente, por los adornos e implementos que lleva.

Coderas

Las coderas pueden encontrarse desde los Bs 35.

De los codos del chuncho cuelgan las coderas o manojos de cintas de seda de colores que sobresalen con el movimiento de los brazos del chuncho al pulsar la flecha.

La caja

La caja de madera en la que el chuncho pone toda su indumentaria, dependiendo el tamaño los precios varían desde los Bs 60 hasta los Bs 80.

Traje completo

El traje completo de chuncho con todos los implementos puede encontrarse desde los Bs 1500 hasta 1800, dependiendo el tamaño como los implementos. El traje para niño puede llegar a costar unos Bs 1200.

Los datos del uso de cada elemento del traje del chuncho fueron obtenidos del libro Documentos reveladores de los chunchos y la Fiesta de San Roque de Tarija de José Paz Garzón y Milton Ramos Díaz.

 

 

Masas típicas, una herramienta para revalorizar las tradiciones chapacas

Masas típicas, una herramienta para revalorizar las tradiciones chapacas

Mariana Ramallo, es la mujer tras las creativas propuestas

Mercedes Bluske Moscoso

Mercedes Bluske Moscoso

(Verdadcontinta-agosto/2018) Tradición, fondant y mucha creatividad, son la mezcla perfecta para crear nuevas propuestas gastronómicas que enamoren a turistas y locales, revalorizando no solo los sabores más característicos de nuestra tierra, sino también una de las fiestas religiosas más arraigadas en el imaginario tarijeño.

Gracias al taller organizado por el Servicio Departamental de Empleo, las vendedoras de masas típicas que están apostadas en los alrededores de San Roque, pudieron aprender nuevas técnicas y creativas propuestas, de la mano de la chef Mariana Ramallo.

“La idea era hacer algo para San Roque, con la pastelería tradicional”, cuenta Mariana, mientras disfruta una copa de vino con su esposo, en su día libre.

La chef Mariana Ramallo.

La joven chef es conocida por los creativos y originales diseños que elabora en materia de pastelería; tortas de cumpleaños con sofisticadas decoraciones en fondant, cupcakes de todo tipo y gallegas decoradas, son parte de su especialidad. Su cuenta de Facebook está llena de fotos en las que se aprecian sus creaciones.

Así, a lo largo del taller, Mariana potenció su talento y creatividad, utilizando las técnicas de decoración que utiliza en pastelería, para darle un giro creativo a los rosquetes, empanadas blanqueadas y hojarascas.

El resultado fue fabuloso. Turbantes de chuncho hechos con rosquetes de colores y alfajores de lacayote, hojarascas decoradas con motivo de perrito e instrumentos típicos y cupcakes alusivos a la fiesta, fueron el resultado del taller que duró 10 días

Algunas de las propuestas elaboradas en el taller

La experiencia fue grata tanto para las alumnas como para Mariana, aunque reconoce que las participantes jóvenes se mostraban más dispuestas a incluir las técnicas en su día a día, pues la decoración implica dedicar más tiempo. Además fue un intercambio de conocimiento y enriquecimiento mutuo. “Yo compartía mis técnicas y ellas las suyas”, resalta.

“Hemos tratado que sea colorido y atractivo”, agrega, explicando que el fin es presentar una propuesta que resulte atractiva no solo durante la fiesta de San Roque, sino a lo largo del año.

Mariana espera que las vendedoras incluyan estos elementos decorativos en sus puestos de venta, ya que podría agregarle un valor extra a la pastelería regional.

Las vendedoras de San Roque con sus nuevas propuestas.
UCB presenta estudio de niveles de toxicidad en quebrada Cabeza de Toro

UCB presenta estudio de niveles de toxicidad en quebrada Cabeza de Toro

Espumeante y rojiza así luce el agua que corre por este afluente que desemboca en el río Guadalquivir

Jesus Vargas Villena

Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta-agosto/2018) “No existe ninguna sustancia que sea inocua o inofensiva, es la dosis lo que hace al veneno”, comienza la entrevista con esta reflexión la ingeniera ambiental, Rosalba Angulo Reyes, quien es docente de la Universidad Católica Boliviana (UCB), de la Dirección de Ciencias Exactas.

Rosalba encabeza una investigación que inició el año 2014 a la quebrada Cabeza de Toro, quizás la más contaminada de la ciudad de Tarija que desemboca en el río Guadalquivir.

A esta quebrada, desembocan las aguas residuales de las curtiembres instaladas a sus alrededores, del Matadero Municipal como de las viviendas contiguas, siendo el resultado un color rojizo y espumeante. También puede sentirse desagradables olores.

Lejos de este espacio, Rosalba recibe al equipo de Verdad con Tinta en su segunda casa, el laboratorio científico de la UCB-Tarija, donde muestra partículas microscópicas de una cebolla a sus alumnos.

En letras no impresiona mucho, pero al acercar el ojo al microscopio, emociona ver la cantidad de partículas que se encuentran en un pedazo tan pequeño e insignificante al tacto humano.

Rosalba trabajando con los equipos donados mediante un convenio con las universidades flamencas de Bélgica.

Ella mientras pone el ojo en el microscopio explica un poco de qué es lo que uno tiene a la vista, mientras sobresalen sus llamativos rulos.

Rosalba es especializada en ingeniería ambiental, sus últimos años de estudio los dedicó a la calidad de aguas, y la ecotoxicología… ¿eco qué? Es la inevitable pregunta del periodista.

Con la calma que la caracteriza como docente, Rosalba explica que esta rama se ocupa del estudio del efecto de los contaminantes cuando estos se encuentran en el ambiente.

La cara del periodista refleja que todavía no le queda del todo claro, así que ella sin pregunta previa complementa la explicación. “En toxicología, la suma de uno más uno… no me da dos”, refiere.

Lo que pasa que no son solo los resultados concretos los que estudia esta rama, sino que tiene una serie de variables.

“Hay factores que son aditivos y otros que son antagónicos, o sinérgicos, hay otros que más bien se potencian, si a eso sumas que en el agua tienes organismos vivos, microorganismos que pueden hacer que estos compuestos se transformen, tienes una mezcla muy compleja”, acota.

En base a esta explicación, refiere que el análisis físico químico del agua, te da una mirada simplemente puntual. Con los estudios toxicológicos, no solo se muestra lo que ocurre con el agua, sino con el entorno ambiental en el que se encuentra el afluente, qué efectos producen esos contaminantes en el aire, en la tierra o en las plantas, entre otros.

Indicó que la legislación boliviana tiene parámetros establecidos para regular el vertido de aguas residuales; sin embargo, los mismos fueron realizados en base a estudios efectuados solo al líquido, pero no existe una medición o un nivel que incluya los efectos que puedan causar al entorno ambiental.

“Con los ensayos ecotoxicológicos, nosotros vemos el efecto de los contaminantes que ya están en el medio ambiente”.

La quebrada que es objeto de estudio.

Precisamente, los estudios realizados en la quebrada Cabeza de Toro de la ciudad de Tarija, servirán para demostrar que los parámetros de medición en Bolivia, deben ser modificados con el fin de tener un mejor manejo del agua.

El trabajo será presentado este jueves 30 de agosto en la ciudad de Cochabamba en el marco del Congreso Bolivariano de Ingeniería Sanitaria y Ambiental, estando como una de las ponencias más esperadas.

Los resultados refieren que hay niveles de toxicidad que ameritan realizar estudios posteriores, trabajo con el que la ingeniera espera también obtener su doctorado.

“La idea además de hacer los estudios sobre los vertidos químicos, es tener criterios toxicológicos que nos sirvan para evaluar el riesgo ambiental”, complementó al referir que existirían niveles altos de contaminación, pero que deben contrastarlos.

Para hacer este tipo de trabajo, se requieren equipos de última tecnología que no son encontrados en cualquier centro comercial o tienda especializada del país, por ende la UCB contó con el apoyo de las universidades flamencas de Bélgica, mediante el proyecto VLIR-USO.

Mediante este convenio, el equipo de investigación que encabeza Rosalba, tiene equipos de última tecnología para efectuar el análisis ambiental preciso como toxicológico.

El equipo que realiza estos estudios está conformado por ingenieros ambientales que se graduaron de la UCB, además de estudiantes de los últimos años de esta carrera.

Los equipos con los que trabaja el equipo científico de la UCB para hacer el estudio de la quebrada Cabeza de Toro de la ciudad de Tarija.

¿Cuál el alcance de este tipo de trabajos?

La científica refiere que los mismos sirven para que las instituciones estatales tengan parámetros más adecuados para normar los permisos con las industrias, además que las mismas empresas puedan hacer un mejor manejo de sus aguas residuales.

“Buscamos hacer una propuesta final con criterios como los que existen en la Unión Europea que tienen una escala para medir la toxicidad de los afluentes”, argumentó.

Al tener parámetros de este tipo, si se encuentra un riesgo, esas aguas deben ser tratadas antes de ser vertidas.

“La idea no es castigar a nadie, sino sugerir medidas que nos lleven a un mejor tratamiento de las aguas”, aclara al culminar la entrevista, mientras muestra los equipos con los que están trabajando, mismos que están guardados como lo que son…un gran tesoro…por lo menos para el futuro del medio ambiente.

 

Plogging: El deporte que cuida el medioambiente llega a Tarija

Plogging: El deporte que cuida el medioambiente llega a Tarija

Esta nueva modalidad deportiva permite reducir el impacto ambiental producto del arrojo de basura, concientizar sobre el cuidado de espacios públicos y enseñar la importancia de la práctica de deportes

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta-agosto/2018) Una de las ventajas de las redes sociales es que generalmente pueden servir como fuente de inspiración para replicar actividades que son realizadas en otros lugares del mundo.

Y aunque generalmente se imitan los denominados ‘challenges’ o retos, que no tienen otro fin más que divertir a los cibernautas, en otros casos se pone en práctica actividades que tienen un trasfondo más profundo.El plogging pertenece a los segundos.

En Bolivia, como en otros países, ha entrado la fiebre “running”; cada vez más personas optan por ponerse las zapatillas y entrenar su cuerpo al aire libre, convirtiendo la ciudad en una gran sala de entrenamiento cardiovascular.

Fruto de esta tendencia, empresas y organizaciones aprovecharon el envión para realizar maratones; algunas con fines comerciales y otras con fines sociales.

Sea cual fuera el caso, no faltan oportunidades para que los “runners”, maratonistas, o como quieran denominarse, tengan una nueva excusa para calzarse los zapatos deportivos.

Gracias a las redes sociales y al creciente amor por el running, una nueva forma de hacer ejercicio se va apoderando poco a poco de las ciudades alrededor del mundo, con una característica en particular: el cuidado del medio ambiente.

Se trata del plogging, el deporte que propone levantar basura mientras corres. Y aunque pueda parecer un poco loco, el deporte pega con éxito en diferentes países de Europa, en Estados Unidos y ahora llega a Bolivia gracias a la iniciativa del club Chaski Runners.

basura recogida durante una jornada de plogging.

La plogging tiene origen en la fusión entre la palabra inglesa ‘running’, que significa correr, y la expresión sueca ‘plock up’, que significa recoger.

Este deporte nació hace dos años en Suecia, cuando un grupo de personas del país escandinavo decidieron salir a correr incorporando a su atuendo deportivo algunos utensilios que pudieran ayudarlos a recoger la basura que encontraban en su camino.

Poco a poco la noticia se empezó a esparcir por toda Suecia y a practicar el deporte en todas las ciudades. El plogging rápidamente fue abrazado en España, donde se realizaron inclusive maratones de plogging y pronto llegó a Norteamérica.

En Bolivia, el club Chaskis Runners propone incorporar el deporte como una práctica para generar más conciencia respecto al cuidado del medioambiente, pues mantener limpia la ciudad debería ser labor de los ciudadanos, no solo de las autoridades de turno o de las personas que trabajan en la entidad responsable de la limpieza.

Con este fin, el 9 de septiembre a las 8:00, será realizada una carrera ecológica en la que podrán participar todas las personas que deseen salir a hacer plogging.

“Este evento se realizará en La Paz, Caranavi, Uyuni, Cochabamba, Santa Cruz y Tarija”, cuenta Elizabeth Paredes Ramírez, quien es miembro del club que organiza la actividad.

Elizabeth Paredes, coordinadora del evento en Tarija.

El evento será realizado el mismo día y a la misma hora en todas las ciudades con una ruta establecida.

Si bien el plogging es una especie de carrera, no se trata de una prueba de tiempo, sino de levantar la mayor cantidad de basura posible. Es por eso que en la ciudad de Tarija, el plogging será realizado desde las oficinas de Radio Aclo, en la zona de Morros Blancos, hasta la rotonda de la nueva terminal de buses.

“La idea es salir del centro de la ciudad”, explicó, pues no solo desean hacer el recorrido en una zona en la que verdaderamente sea de utilidad el recogido de basura, sino que quieren mostrar a la población que no todo se mueve en el centro de la ciudad, sino que hay otras zonas que también necesitan cuidado.

A lo largo de tres kilómetros y medio, los participantes podrán mostrar su compromiso con su cuidado personal y, sobretodo, con el medio ambiente.

Gracias al apoyo de la Secretaría de Medio Ambiente, la Entidad Municipal de Aseo de Tarija (Emat) y otras entidades, les facilitarán a los participantes bolsas para recolectar la basura.

Una vez que las bolsas estén llenas con los deshechos que los ploggers recogerán en el camino, deberán dejarlas a un costado de la ruta, para que posteriormente el carro basurero proceda a levantarlas.

“Nuestra intención es concientizar a la gente sobre el impacto que genera la basura y sobre el cuidado de los espacios públicos”, resaltó Paredes, quien asegura que la limpieza es una responsabilidad compartida entre todos.

Y aunque los beneficios de este deporte son evidentes para el medioambiente, los resultados en la salud y en la estética también son importantes, pues los ‘ploggers’ de otros países aseguran que pueden llegar a quemar hasta 300 calorías por cada 30 minutos de actividad.

Para formar parte de la actividad, puedes inscribirte a través del formulario digital que está disponible en la página de Facebook de Chaskis Runners. En caso de que no puedas acceder al formulario, puedes inscribirte en el lugar de partida, el día de la carrera.

Miembros del club Chaski Runners, luego de realizar plogging.

¿Qué necesito llevar si quiero hacer plogging?

Los requisitos son simples. Aparte de llevar mucha energía y ganas de hacer ejercicio y recoger basura, debes llevar guantes, pues no todos los deshechos son plásticos y puedes cortarte si es que encuentras vidrio o metal en los residuos. Los guantes deben ser de trabajo, preferentemente de cuero. También se les pide llevar su propia botella de agua.

Quienes deseen sumarse a esta actividad, deben acudir con ropa deportiva.

 

 

La foto:

Miembros del club Chaski Runners, luego de realizar plogging.

 

Lafoto 2:

Elizabeth Paredes, la coordinadora del evento en Tarija.

 

Foto 3.-

Bolsas recogidas durante el plogging en otras ciudades del país.

Tarija genera más de 160 toneladas de basura al día

Tarija genera más de 160 toneladas de basura al día

Una bomba de tiempo crece aceleradamente en la zona de Pampa Galana

Mercedes Bluske Moscoso Jesus Vargas Villena

Mercedes Bluske y Jesús Vargas Villena

(Verdadcontinta-agosto/2018) Los camiones de la Empresa Municipal de Aseo de Tarija (EMAT), con sus características campanitas llegan en fila al botadero ubicado en la zona de Pampa Galana, donde sin tratamiento alguno, levantan sus carrocerías para botar los desechos colectados de diferentes sectores de la ciudad.

Este botadero va convirtiéndose con los años en una bomba de tiempo, situación de la que es consiente el mismo alcalde, Rodrigo Paz Pereira.

Paz aseguró que la Alcaldía está trabajando en un proyecto que facilite la construcción de otro botadero municipal y al mismo tiempo, están buscando a la empresa adecuada que proceda a realizar el “cerramiento ambiental”, del actual vertedero.

Según el ejecutivo municipal, el botadero de Pampa Galana tiene tres años más de vida útil.

La basura colectada a diario en la ciudad de Tarija llega a las 160 toneladas, número que puede llegar a duplicarse en épocas altas de turismo como fin de año y carnavales.

La cifra sólo abarca la cantidad de basura que es recolectada por la entidad municipal, pero existen más deshechos que quedan desperdigados en las calles, áreas verdes, zonas rurales de Cercado y especialmente en los márgenes de quebradas como ríos.

A continuación te presentamos datos básicos de lo que se genera en cuanto a basura en la ciudad de Tarija, así como de la capacidad de la entidad que se encarga del tratado de la misma.

La basura en números

En Tarija se recolectan 160 toneladas de basura al día

EMAT tiene 10 camiones compactadores, 4 de carga lateral, 4 que son para la carga de contendores y otro número similar para el transporte del personal.

EMAT cuenta con 236 funcionarios, 97 destinados al barrido, limpieza de calles y vías públicas, 74 a la recolección y transporte de basura.

La empresa de recojo de residuos sólidos fue creada en 1995.

26 hectáreas de extensión tiene el botadero municipal de Pampa Galana.

El botadero municipal supera las 700 toneladas de basura por día.

La planta separadora de basura de EMAT trata unas 80 toneladas de basura por día, pero su capacidad no es suficiente, por lo que la mayoría de los residuos pasa sin tratamiento al botadero.

11 ferias callejeras son realizadas en Tarija, mismas que duplican la cantidad colectada de desechos.